entrevista a ROBERTO FERNÁNDEZ HERGUETA

"El regulador debe entender el blockchain para que las empresas hagan negocios"

¿Qué es exactamente el blockchain? ¿Aporta ventajas reales a las empresas? ¿Puede ser un nido de delitos? Resolvemos todas las dudas con Roberto Fernández, director del área digital de Everis

Foto: Roberto Fernández Hergueta, director del área digital de Everis. Fotos: Carmen Castellón.
Roberto Fernández Hergueta, director del área digital de Everis. Fotos: Carmen Castellón.

Es matemático de formación, coautor del libro ‘Blockchain: la revolución industrial de internet’, miembro de Alastria (el consorcio nacional de blockchain) y, en definitiva, uno de los mayores expertos del sector en nuestro país. Se trata de Roberto Fernández Hergueta, actual director del área digital de Everis, donde asume el liderazgo de los negocios digitales emergentes y de la práctica del blockchain dentro del desarrollo de nuevos modelos de negocio.

A día de hoy, el blockchain genera tanto entusiasmo como dudas. Podría ser una gran oportunidad para las empresas, para la generación de nuevos modelos de negocio y para crear un nuevo internet, pero ¿dónde queda la regulación en todo esto? ¿Es el blockchain el terreno idóneo para actividades de dudosa legalidad? Hablamos con él para despejar nuestras dudas.

PREGUNTA. Casi nadie es capaz de explicar brevemente en qué consiste el blockchain. Le proponemos un reto: ¿sabría definirlo en un tuit? Tiene 280 caracteres.

RESPUESTA. El blockchain te permite construir el nuevo internet, y el nuevo internet se basa en poder intercambiar valor en el mundo digital.

P. Ha cabido en un tuit, aunque no sé si habrá quedado claro. Puede ampliarlo.

R. En el internet actual, si yo te mando una foto o un email, tú tienes esa información en destino y yo en origen, pero si a tu compañera le quito la cámara de fotos, la tendré yo y no ella. Lo que hacemos en el mundo digital es replicar la información y distribuirla. Lo que nos permite el blockchain es intercambiar cualquier cosa por internet y sin ningún tipo de intermediario. Además, a todo esto le puedes meter inteligencia: por ejemplo, puedes lanzar un programa de buenos hábitos alimenticios para niños, digitalizar el dinero y hacer que ese dinero solo se lo puedan gastar en alimentos sanos.

"El blockchain debe servir para negocios reales, hay reguladores que aún no permiten hacer determinadas operaciones"

P. Aplicado al ámbito empresarial ¿qué ventajas tiene?

R. Una es que permite agilizar procesos y hacerlos más eficientes. Es como cuando tienes todos los ingredientes para preparar una comida y, en vez de hacerla a mano, pasas los ingredientes por un robot de cocina. Lo mismo que hace ese robot, agilizar el proceso, es lo que te hace el blockchain.

Otra ventaja es la trazabilidad. Hay ocasiones en que una transacción o una gestión implica a varias partes, que pueden tener desconfianza las unas de las otras (un contrato, un pago, etc.). El blockchain deja registro de todos los procesos, así que la información puede ser auditada y comprobada por todos los participantes.

P. ¿Y desventajas?

R. No sé si desventajas, pero sí veo un reto: que el blockchain pueda servir para hacer negocios reales, ya que hay reguladores que aún no permiten hacer determinadas operaciones empresariales. Los reguladores tienen que entender este funcionamiento para que las empresas puedan hacer negocios a través de esta infraestructura. Lo que nos falta es alinear regulación, negocio y tecnología.

Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

P. Imagínese que mañana le llega un CEO del Ibex y le dice: "Roberto, yo quiero usar blockchain, pero es que no sé ni de qué manera puedo aplicarlo". ¿Qué le responde?

R. Lo primero que tienen que saber las empresas es que el blockchain no es la panacea. Estamos en una época en la que parece que todas las empresas tienen que hacer blockchain porque sí, y no debería ser así, hay que bajar eso. Habrá empresas a las que les venga bien y otras que no lo necesiten.

Dicho esto, al aplicar blockchain hay dos salidas claras: la creación de nuevos modelos de negocio y la posibilidad de hacer gestiones de manera más eficiente. En cuanto a nuevos modelos de negocio, hay startups, por ejemplo, que ofrecen 'smart contracts' para la gestión de seguros de vuelo. Ahora, si tu vuelo llega tarde y tu aerolínea se comprometió a pagarte en caso de retraso, tendrás que hablar con ella, discutir, que os pongáis de acuerdo... pero con un smart contract, en el momento exacto en que tu vuelo llegue tarde se ejecutará el contrato y recibirás tu dinero al momento y sin tener que discutir con nadie.

A la mayoría de empresas les puede interesar la segunda salida, la de hacer gestiones de manera más eficiente, ya que el blockchain te permite trabajar de manera más coordinada, más rápida, más eficiente e incluso más barata. Imagínate a una empresa que trabaja en el puerto: ante la llegada de un pedido tiene que movilizar a gente, que esa gente llame a los proveedores, que los proveedores vayan al puerto, que los responsables del puerto auditen la mercancía... Son procesos en los que cada parte depende de la anterior para hacer su trabajo, y se pueden atascar o hacerse más lentos. Con el blockchain puedes hacerlo mucho más rápido y ahorrar costes.

"Tiene dos ventajas claras: la creación de nuevos modelos de negocio y la posibilidad de hacer gestiones de manera más eficiente"

P. Pero para eso no hace falta blockchain; basta con tener todos esos procesos digitalizados...

R. Sí, pero la ventaja del blockchain es que, por tiempos y por tipo de desarrollo, es más rápido y más barato. Usar blockchain puede ser más barato que montar una plataforma digital para gestionar todos esos procesos.

El blockchain también tiene ventajas para los ciudadanos, como en el caso de la identidad digital. Piensa que ahora Facebook tiene tu nombre, correo y móvil; el banco, tu nombre, DNI y datos financieros; tu carnet de identidad, el nombre, dirección y padres; tu seguro, tu nombre, DNI, móvil, datos financieros, dirección... Al final no eres dueño de tu propia información, ya que está repartida por todas las plataformas en las que estás registrado. Sin embargo, con la identidad digital soberana tienes tus datos y los vas cediendo para usos concretos. Y si esa empresa los usa indebidamente, puedes revocarlos. Yo, por ejemplo, puedo darte acceso a mis datos durante la duración de esta entrevista, pero retirártelos en cuanto acabemos.

P. ¿Es blockchain un entorno idóneo para cometer delitos? Vale que no se creó para eso, pero no podemos negar el aumento de las estafas en este entorno...

R. Es un problema de etiquetas, sobre todo si tenemos en cuenta que muchas veces se vincula el blockchain al bitcoin u otras criptomonedas que funcionan sin bancos centrales. ¿Qué ha pasado? Que muchos bancos han buscado estigmatizar todo lo relacionado con bitcoin porque les perjudica.

Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

P. Hombre, tampoco puede ser que en cuanto se critique una tecnología digamos que quien la critica es porque tiene intereses en contra...

R. No, claro, no hay por qué. De todos modos, ¿puede haber delitos? Claro, pero el blockchain no es un facilitador de este tipo de delitos, que pueden darse en cualquier ámbito. Quien haga negocios oscuros puede sacar partido de esta tecnología... o de cualquier otra. Tenemos que quitarle ese estigma en vez de matar al mensajero.

P. Quizá haya ayudado el 'hype'; se ha puesto tan de moda que hay mucha gente ahí metida y eso siempre llama a los estafadores

R. Es que ha habido una ola de especulación de blockchain, y ahí podemos ver el vaso medio vacío, con gente que quiere hacer dinero fácil, o medio lleno, con todas las iniciativas para hacer negocios reales. Necesitamos un regulador y un colectivo político que impulse y que dinamice esto.

"El blockchain no es un facilitador de delitos, quien haga negocios oscuros puede sacar partido de esta tecnología o de cualquier otra"

P. Volviendo a lo de los 'intereses creados', en cuanto se habla de regulación muchos defensores del blockchain tienen un discurso que esgrime argumentos como "el Gobierno quiere quedarse con tu dinero", "ya están los burócratas intentando sacar tajada de esto", etc. Le soy sincero: ese discurso, además de agresivo, me parece muy peligroso, y quizá ayude poco a que muchos desvinculen el blockchain de las prácticas fraudulentas.

R. Sí, es un discurso peligroso. Yo intento quedarme con lo mejor de ambos mundos, creo que hay que crear una blockchain pública, pero con validez legal. Porque, ¿qué es mejor, depender de un banco central o depender de unas empresas chinas o rusas que tienen el monopolio de la minería de bitcoins? Pero sí, teniendo en cuenta que todo esto nació en el movimiento ciberpunk, hay mucho componente ideológico orientado hacia la descentralización y la no dependencia de nadie. Y cuando hay ideología de por medio puede haber fundamentalismo en ambos lados, así que conviene huir de eso.

De todos modos esto es paradójico, porque para toda esa gente que mencionas el blockchain es una tecnología descentralizada que escapa del control público, pero en el caso de las empresas es justo lo contrario: lo que buscan precisamente es controlar y trazar todos sus procesos, sus transacciones, etc.

P. Si tuviera delante a una gran empresa, ¿por qué motivo le diría que tiene que conocer blockchain?

R. Blockchain es la nueva autovía y su empresa es el coche. Puede coger otros caminos, pero tiene que conocer la opción de la nueva autovía y decidir si su coche va a ir mejor por ahí.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios