vende Abertis, se va de Repsol y saldrá de Gas

Fainé rompe con la política en el millonario desarme del imperio La Caixa

El veterano banquero, cansado de ser acusado por independentistas y soberanistas, ha optado por alejarse de los centros de poder donde tanto ha mandado

Foto: Foto de archivo de las oficinas de CaixaBank en Barcelona. (Reuters)
Foto de archivo de las oficinas de CaixaBank en Barcelona. (Reuters)

La crisis financiera, política y social que ha vivido España en la última década ha dejado muchas víctimas por el camino y numerosas heridas, todavía abiertas. Además de la pobreza generalizada que ha provocado, medida tanto por el número de desempleados, la rebaja salarial de los nuevos trabajadores y la fuerte caída del valor de las grandes empresas del Ibex 35, el 'crash' del 2008 ha destrozado el ecosistema del bipartidismo que gobernaba el país y el clan de los adinerados que lo sostenía.

Los fallecimientos de Isidoro Álvarez y Emilio Botín, la salida de César Alierta de Telefónica, la inminente de Francisco González de BBVA y el retiro de Isidre Fainé suponen el final de un época que empezó José María Aznar en 1996. Cuando el líder del PP tomó la Moncloa, lo primero que hizo, como ocurrió en el paraíso comunista de la antigua URSS, fue repartir lo que quedaba de la España pública entre sus amigos, la mayoría hijos de los que mandaban en el franquismo.

Los Alierta, Paco González, Manuel Pizarro o Alfonso Cortina se hicieron con las presidencias a dedo de Tabacalera, Argentaria, Endesa y Repsol, entre otras, al tiempo que los compañeros de clase, como Juan Villalonga, creaban desde la también pública Telefónica un conglomerado de poder mediático. Un grupo encabezado por Antena 3, Onda Cero y Vía Digital para atacar al imperio de Prisa que había cimentado la familia Polanco durante la etapa socialista de Felipe González. No había movimiento corporativo —fusión de BBVA, de Central Hispano, compras fallidas de Endesa por Iberdrola, y de Endesa por Gas Natural, reparto de autopistas, etc...— que no se guisara en las cocinas de Rodrigo Rato, primero, y Pedro Solbes, después, ambos contratados a posteriori como pago de favores.

Isidre Fainé. (EFE)
Isidre Fainé. (EFE)

Estos personajes han mandado en España hasta hace cuatro días, un sistema cuyo engranaje fundamental ha sido Juan Carlos I, origen y final de la estructura. Todos ellos inmunes e impunes ante la ley, hasta que el hambre que provocó la crisis hizo a la tropa salir a la calle a pedir explicaciones. El último intento por dominar el poder, a través del Consejo Empresarial para la Competitividad, acabó en fracaso sonado, debido especialmente a la algarabía generada por la aparición de los partidos de nueva creación y las reclamaciones de los independentistas de la alta burguesía catalana.

Isidre Fainé, presidente 'in pectore' de la todopoderosa La Caixa, sabe bien lo que ha pasado. Tanto en la época en la que no había operación corporativa sobre la que no decidiese, como en la última, la que ha puesto bajo sospecha este entramado político y empresarial. El veterano banquero, que regentó con Botín la banca, que sugirió leyes 'ad hoc' al Banco de España, ya fuese con gobernantes de derechas como de izquierdas, vio hace poco más de un año como, por primera vez desde la coexistencia de este régimen, un partido, el PP, le decía que 'no'.

Fainé se ha ido de Abertis, ha anunciado su salida de Repsol y venderá en cuanto pueda el 20% de Naturgy para desmantelar un entramado montado con el beneplácito de la izquierda y la derecha

'No' a extender el vencimiento de las principales autopistas de España, que gestionaba Abertis, participada en un 22% por la antigua caja catalana. Esa negativa empresarial, basada principalmente en su inacción política ante la avanzada nacionalista en Cataluña de la antigua Convergencia i Unió, llevó a Fainé a acordar la venta de su sociedad a los italianos de Atlantia, los dueños del puente hundido de Génova, los mismos que hace años le dieron con la puerta en las narices cuando Abertis intentó entrar en su país de origen. La decisión no fue, como respuesta a la postura del PP, consensuada con Moncloa, algo impensable en los tiempos en que los intereses empresariales iban de la mano con los del Congreso.

La reacción de Mariano Rajoy fue, además de pedir a Florentino Pérez que hiciese un esfuerzo por quedarse con la concesionaria, romper relaciones con Fainé. El banquero trató de cerrar grietas. Hizo lo posible por convencer al gallego, tiró de contactos reales para hacer ver al gallego de su lealtad a un gobierno central que siempre pensó que desde La Caixa se pudo hacer más por convencer a los nuevos republicanos de la zona noble de Barcelona. El traslado de las sedes de sus empresas a Madrid, Valencia y Mallorca una vez perpetrado el referéndum ilegal y la declaración de independencia no fue visto más como una medida para defender su dinero que como un ejercicio de fidelidad institucional.

El veterano banquero quiere montar un nuevo 'holding' sin que sus inversiones tengan que pasar por el filtro de Moncloa o la Generalitat

Esa lección la tiene Fainé muy grabada. Criticado desde la Ciudad Condal por no apoyar al 'país català' y desde la capital española por no parar los pies a sus vecinos insurrectos de Pedralbes, el financiero ha decidido alejarse de cualquier negocio en el que pueda ser señalado por cualquier de los frentes. Especialmente ahora que tiene en Criteria, el brazo inversor de la Fundación Bancaria La Caixa, los 3.900 millones ingresados por la venta de Abertis y en CaixaBank, los 2.500 millones que obtendrá por desprenderse de Repsol. El escarmiento es tal que, sin olvidar sus profundas diferencias con Antonio Brufau, venidas de lejos, el mayor 'holding inversore' de España ha optado por salirse de la petrolera perdiendo 450 millones. Lo nunca visto. Algo que, en una empresa normal, le hubiera costado el puesto a más de un responsable.

Ahora, su intención es comprar pequeñas participaciones, siempre minoritarias, sin intervenir en la gestión, de tal forma que ni desde la izquierda ni la derecha, ni los 'indepes' ni los constitucionalistas, le pueda acusar de estar con unos o con otros, de pedir o conceder favores.

Porque La Caixa se ha ido en cuestión de meses de Abertis, en la que tenía de asesora a Elena Salgado, de Repsol, cuyo presidente fue designado nada más llegar Zapatero a la Moncloa, y tiene entre ceja y ceja dejar en cuanto pueda el capital de Naturgy, la antigua Gas Natural, en la que estuvo Felipe González. Negocios todos ellos dependientes del Boletín Oficial del Estado (BOE), al que tuvo que dar de comer en contraprestación. Solo le queda Telefónica y veremos. Es, por tanto, desmontar el imperio corporativo que se creó y consolidó en unos tiempos en el que lo político y lo empresarial se confundía intencionadamente para beneficios de una estirpe.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios