primera caída desde la salida de la crisis

Ralentización: las ventas de El Corte Inglés descienden por primera vez en cinco años

La cifra de negocio del grupo de grandes almacenes baja casi un 1,5% en los seis primeros meses de su ejercicio fiscal, primer retroceso desde la salida de la crisis en 2013-2014

Foto: Fachada del Corte Inglés de Callao (Madrid). (EFE)
Fachada del Corte Inglés de Callao (Madrid). (EFE)

La desaceleración de la economía española ha pasado de los primeros síntomas que marcan los índices macroeconómicos, como la producción industrial, las exportaciones o el empleo, al bolsillo de los ciudadanos. Y El Corte Inglés suele ser un diagnóstico muy aproximado de la salud financiera de los consumidores. Según datos internos, las ventas del grupo de grandes almacenes han caído cerca de un 1,5% en el primer semestre de su ejercicio fiscal, terminado el pasado 31 de agosto, el primer retroceso en cinco años.

Según las mismas fuentes, el 'holding' presidido por Jesús Nuño de la Rosa ha cerrado sus primeros seis meses del año fiscal —que se contabiliza desde el 1 de marzo de 2018 al 28 de febrero de 2019— con una facturación de unos 5.640 millones frente a los 5.730 millones del mismo periodo del ejercicio 2017-2018. Esta cifra incluye las ventas registradas en todos los almacenes de la cadena, ya que en el año precedente aún se diferenciaba entre lo que facturaban las ahora fusionadas El Corte Inglés e Hipercor.

El dato, que podría variar ligeramente a falta del ajuste fino de los números, refleja una disminución de cerca de 90 millones de euros, en torno al 1,5%. Pero, sobre todo, una caída del 3% respecto a lo que había presupuestado el consejero delegado, Víctor del Pozo, y había aprobado el consejo de administración para el curso en marcha. Para encontrar un descenso de las ventas hay que remontarse a 2013, ya que desde 2014, año en el que El Corte Inglés nombró presidente a Dimas Gimeno tras el fallecimiento de Isidoro Álvarez, el grupo había encadenado cuatro ejercicios consecutivos de subidas. O lo que es lo mismo, es el primer retroceso en ocho semestres y el primero desde la salida de la crisis.

El presidente de El Corte Inglés, Jesús Nuño de la Rosa, saluda a una de las empleadas. (EFE)
El presidente de El Corte Inglés, Jesús Nuño de la Rosa, saluda a una de las empleadas. (EFE)

Este frenazo se explica en la casa por varios factores. El primero de ellos ha sido la climatología, caracterizada por un invierno y una primavera muy lluviosos que afectaron a la comercialización de las campañas de moda de cada temporada. Unos meses muy húmedos que afectaron a todo el sector, como reflejan también las caídas de ventas de empresas como Cortefiel, Adolfo Domínguez, Mango y El Ganso, y que ha frustrado incluso operaciones corporativas como el traspaso de Bimba y Lola.

Otro argumento es el descenso de los turistas extranjeros, cuya llegada ha bajado un 4,8% hasta julio por la mayor competencia de otros destinos, como Turquía y el norte de África. Como es sabido, El Corte Inglés tiene una alta cuota de mercado entre los acaudalados ciudadanos de Rusia, China y Oriente Medio, a los que trata con un cuidado especial en sus centros más emblemáticos de Madrid, Barcelona y Marbella, dado su poder adquisitivo.

El grupo controlado por Marta y Cristina Álvarez Guil se ha visto también afectado por la pública batalla entre las hijas herederas de Isidoro Álvarez y Dimas Gimeno, su primo. Gimeno fue relevado como primer ejecutivo en octubre de 2017 en favor del tándem Jesús Nuño de la Rosa-Víctor del Pozo y destituido como presidente el pasado mes de junio.

La campaña de los bonos

Lo cierto es que El Corte Inglés lleva un ejercicio 2018-1019 complicado en cuanto a ventas. Salvo en marzo, cuando la facturación creció un 0,28%, el resto de los meses ha sido un goteo a la baja, pese a los esfuerzos del nuevo equipo gestor por atraer al público joven y reforzar la imagen de marca. En abril, el descenso fue del 1,81%, hasta los 847,57 millones, y en mayo, del 3,88%, hasta los 914,28 millones. La temporada de rebajas de julio y agosto tampoco fue buena.

Desde la compañía, se confía en que ahora la climatología juegue a favor y se consiga dar la vuelta a los números del primer semestre. Precisamente, la bajada de las temperaturas en los primeros días de septiembre y la llegada anticipada de las lluvias pueden acelerar las ventas de la campaña de otoño. Un cambio de tendencia que en El Corte Inglés se espera con ansiedad, debido a que el equipo directivo tiene previsto salir al mercado a colocar 800 millones de euros en bonos sénior la próxima semana para repagar un préstamo puente. Aunque fuentes financieras próximas a la operación no prevén ningún problema de demanda, dada la gran liquidez existente entre los fondos de inversión, unas cifras más o menos halagüeñas influirán sin duda en el interés que la compañía tendrá que abonar a los que compren sus bonos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios