La CNMV ha advertido por carta

Abengoa se arriesga a ser excluida de la bolsa si acepta las exigencias de Benjumea

La firma celebrará una junta en octubre, como pidió el expresidente, para tomar medidas contra la reducción del precio mínimo de la acción que promueve BME a instancias de la CNMV

Foto: El expresidente de Abengoa Felipe Benjumea. (EFE)
El expresidente de Abengoa Felipe Benjumea. (EFE)

Abengoa afronta una nueva situación de alta tensión al situarse en medio de dos bandos con intereses enfrentados, pero a los que tiene que atender legalmente. Por un lado, su expresidente Felipe Benjumea, y por el otro, el supervisor bursátil, la CNMV. Todo a cuenta de la decisión de Bolsas y Mercados (BME), tomada a instancias de la CNMV, que preside Salvador Albella, de reducir a partir del 28 de septiembre el precio mínimo al que puede cotizar una acción en el Mercado Continuo desde el céntimo (0,01 euros) hasta un 90% menos (0,001 euros) para permitir el normal funcionamiento de las órdenes de compra y venta. Algo que afecta a Abengoa, pero también a Urbas o Vértice 360. Y una decisión a la que se opone radicalmente Benjumea.

El directivo andaluz, en nombre del 3,001% del capital de Abengoa reprentado por Inversión Corporativa (sociedad patrimonial que preside) y por su esposa, Blanca de Porres, ha logrado arrancar a la empresa la celebración de una junta extraordinaria el 2 de octubre. En ella se debatirá la división de sus acciones ('split') para contrarrestar totalmente la rebaja en el precio mínimo de las mismas. En concreto, por cada acción actual se entregarán 10, sean esos títulos de clase A (los que mayoritariamente posee IC) o B, según el primer punto del orden del día. Con ello, se neutralizaría la bajada que promueve BME.

Tras publicar ayer Abengoa la convocatoria de la junta, la CNMV le remitió una carta en la que defiende a capa y espada la medida de BME y amenaza a Abengoa con impugnar los acuerdos de la junta e incluso excluirla de bolsa si la implementa. Paradójicamente, el segundo punto del orden del día de la junta extraordinaria es que Abengoa pida a la CNMV dejar de cotizar en tanto se implementa el 'split'. Misma medida, pero con objetivos opuestos. La CNMV califica como "desordenada" la manera de cotizar de empresas como Abengoa y otras, ya que, "como se viene observando en las últimas semanas", las órdenes de venta apenas se pueden casar con las de compra. Una situación que envía al mercado "señales engañosas sobre la oferta, demanda y precio del valor, fijación de un precio a un nivel artificial y reducción de su liquidez".

En medio de ambas partes, la compañía que preside y dirige Gonzalo Urquijo. Empresa cuyo accionariado es un galimatías desde que la reestructuración financiera dejó el 95% de su capital en manos de fondos de inversión, bonistas y entidades financieras que apoyaron el salvamento del grupo. Legalmente, una junta tiene que reunir un quórum mínimo del 25% del capital, y al menos dos tercios de esos asistentes deben votar afirmativamente para que los puntos del orden del día se aprueben. Fuentes de IC aseguran que, con independencia de lo que se apruebe o no, "discutir las medidas con el consejo de administración y analizar qué se puede o no se puede hacer ante la decisión de BME es lo que perseguíamos, y eso se ha logrado y nos sentimos satisfechos".

Sebastián Albella, presidente de la CNMV, en Santander este junio pasado. (EFE)
Sebastián Albella, presidente de la CNMV, en Santander este junio pasado. (EFE)

Menos alegría trasluce la misiva de la CNMV. El supervisor advierte: "La CNMV valorará la posibilidad de ejercer las competencias que la ley le otorga para garantizar la libre formación de precios y la integridad de la negociación, entre ellas la suspensión o exclusión de la negociación de los valores correspondientes, así como la impugnación de los pertinentes acuerdos societarios". Y añade que se requiere a la empresa para que adopte las medidas a su alcance "para evitar el desdoblamiento de acciones planteado".

Como trasfondo, las consecuencias que la reestructuración financiera de Abengoa tuvo para IC y sus aproximadamente 300 accionistas, pertenecientes a las cinco ramas familiares que controlaban el 57% de Abengoa. Ahora poseen un 2,99%, representado en su gran mayoría por dos millones de acciones clase A. Estos títulos cotizaban ayer a 0,027 euros, tras caer un 6,86%, lo que supone un valor de 56.000 euros. Si el precio bajara hasta el nuevo suelo que pretende implantar BME, su participación en Abengoa podría hundirse hasta los 2.000 euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios