Es noticia
Menú
El rey de las vaginas de látex (Fleshlight) quiere venderse en las farmacias
  1. Empresas
el mayor fabricante de juguetes sexuales de españa

El rey de las vaginas de látex (Fleshlight) quiere venderse en las farmacias

El fabricante sevillano, filial de un grupo estadounidense, mantiene su pugna con el anterior equipo directivo por competencia desleal mientras busca nuevos productos ligados a la salud sexual

Foto: Juan Ziena, director general, en el expositor de productos en la fábrica de Sevilla. (Foto: C.P.)
Juan Ziena, director general, en el expositor de productos en la fábrica de Sevilla. (Foto: C.P.)

Fleshlight, la empresa estadounidense de dildos masculinos que abrió una fábrica de su producto estrella en Dos Hermanas (Sevilla) hace 8 años, es hoy el primer productor europeo de estas vaginas de látex -exactamente de polímeros, aceites vegetales y colorantes-. Pero también de muchos otros tipos de juguetes sexuales para ellos y ellas. Ligado a las estrellas de cine porno hetero y homosexual, la compañía que dirige en España el informático sevillano Juan Ziena quiere también abrirse a nuevos canales de venta, en especial las farmacias. ¿Cómo?

"Queremos desarrollar algún producto ligado a la salud sexual, que sirva para tratar problemas como la disfunción eréctil, la eyaculación precoz o bien ayude al tratamiento de problemas psicológicos relacionados con el sexo. Hemos tenido contacto con la facultad de Psicología de Sevilla y es una línea en la que queremos ahondar a futuro. Hablar de sexo es hablar de salud", resume Ziena sentado en su despacho y rodeado de una muestra de los diferentes juguetes que comercializan. Producen cinco millones al año y facturan 60 millones de dólares. En EEUU ya tienen una línea de productos ligados a la salud sexual, base de lo que ahora se trata de implementar desde España.

"Queremos desarrollar algún producto ligado a la salud sexual, que sirva para tratar problemas como la disfunción eréctil"

La relación con la Universidad de Sevilla va a más y este año han colaborado en un master sobre Sexología, cuyos alumnos visitaron la fábtica y han utlizado esa experiencia en sus trabajos de fin de master. "Necesitamos además avanzar en la relación con el hospital Virgen del Rocío, con el jefe de servicio de la unidad de Urología", añade Ziena. Hace unos años lanzaron al mercado el Flight Medical Device, que básicamente es un consolador masculino 'fleshlight' estándar pero con una cápsula recolectora de semen indicada para tratamientos de infertilidad u otras disfunciones. "Nuestro objetivo es lanzarlo a medio plazo a través de un canal mainstream, generalista, como son las farmacias y tenemos ahí camino por recorrer".

Abrirse al canal sanitario aportaría una pátina de seriedad, pero también permitiría entrar en un segmento de alto margen y sin apenas competencia. No como en su actividad actual, en la que el primer cliente es Amazon, "que aprieta mucho a los proveedores y que logísticamente nos impone muchas restricciones", resume el joven directivo. En 2017, el gigante del comercio electrónico de Seattle absorbió 4 de los 58 millones que ingresó Fleshlight International, la filial europea con sede en Sevilla. El resto de sus canales hasta ahora son el minorista (vía web), mayorista (a cadenas de tiendas) y a grandes distribuidores (que a su vez suministran a sex shop individualmente). También han hecho pruebas exitosas con vaginas de gran tamaño para facilitar la eyaculación de sementales de caballo, otra vía muy prometedora ante lo rudimentario de los métodos actualmente en uso.

Frente judicial con la excúpula

La ambición de Ziena es darle la vuelta al mix de ventas por canales para acercarlo a lo que ocurre en EEUU: "En Europa, a donde exportamos el 95% de lo que producimos desde Sevilla, la mayoría de las ventas se producen al por mayor, justo al revés que en EEUU. Nuestro producto, afortunadamente, no ha visto caer sus ventas en los años de crisis: la gente veranea menos, pero sí invierte en uno mismo. Y un 'fleshlight' bien cuidado puede durarte toda la vida".

Junto a su actividad como empresa de juguetes sexuales, la firma creada por el matrimonio formado por Steve Shubin y su esposa Kathy en Austin (Texas) tiene abierta una enconada batalla legal con la antigua cúpula de Fleshlight International. La pareja, amante del mundo equino, montó su fábrica en la capital andaluza tras visitarla y entrar en contacto con José Manuel Martín, que se convirtió en su director general. La planta comenzó a producir en mayo de 2010 y en ella trabajaban también dos hermanos, el padre y dos cuñadas de Martín.

placeholder Kathy y Steve Shubin, dueños y fundadores de Fleshlight. (Foto: ILF)
Kathy y Steve Shubin, dueños y fundadores de Fleshlight. (Foto: ILF)

Steve Shubin apreció movimientos raros en la contabilidad y la relación con proveedores, y decidió despedir a final de 2012 a Martín y todos sus familiares, relata Ziena, que en ese momento asumió las riendas de la planta y la distribución. Hay cinco frentes judiciales abiertos, desde casos por la sustracción de una silla de montar caballos, hasta la desaparición de un palé con productos valorado en medio millón de euros. Pasando por otro contra una sociedad intermediaria vinculada a una de las cuñadas del exdirector general que facilitaba lubricante con un sobreprecio a Fleshlight. "Estimamos aquí una mordida de 160.000 euros", señala Ziena.

La más grave es la presentada en 2016, como informó el diario 'ABC', por competencia desleal. En 2013, los directivos expulsados crearon otra fábrica también en Sevilla "y llevan más de cuatro años vendiendo impunemente un producto hecho con el mismo material". Fleshlight analizó la composición de ese producto enviándolo a laboratorios externos, que concluyeron que era exactamente igual excepto por el colorante. "El problema es que la audiencia previa para este caso nos la han dado para febrero de 2020, pero no nos preocupa porque nosotros llevamos 20 años haciendo marca e innovando, y esa es nuestra ventaja", resume el directivo.

La firma mantiene cinco frentes judiciales contra la antigua cúpula que montó Fleshlight en España en 2010, el más grave por competencia desleal

En este terreno de las innovaciones, Ziena muestra sin tapujos en su mesa de despacho la última de ellas: el 'launch'. Se trata de un dispositivo, conectado a una app y a un sistema de realidad virtual desarrollado junto a un socio holandés, que reproduce los movimientos de un acto sexual. ¿Una solución para las parejas a distancia, una forma más 'real' de masturbarse? Que cada cual le dé el uso que estime oportuno: "Como esto no hay nada en el mercado, no se trata solo de vender el aparato sino el contenido, la experiencia", concluye Ziena con una sonrisa en el rostro.

Interactive Life Forms (ILF), la matriz estadounidense de Fleshlight, fue creada por el matrimonio Shubin cuando un embarazo de riesgo les impidió mantener relaciones sexuales. Steve, expolicía, se inspiró en la forma de las linternas de los agentes para crear la carcasa que recubre los dildos y así hacer un artefacto discreto (literalmente, 'linterna de carne'). Las actrices y actores porno cuyas partes íntimas se clonan y firman en cada consolador reciben de media un 12,5% del precio de venta como royaltie, y la firma trabaja sobre todo con las principales productoras de este tipo de cine de EEUU y Francia.

Fleshlight, la empresa estadounidense de dildos masculinos que abrió una fábrica de su producto estrella en Dos Hermanas (Sevilla) hace 8 años, es hoy el primer productor europeo de estas vaginas de látex -exactamente de polímeros, aceites vegetales y colorantes-. Pero también de muchos otros tipos de juguetes sexuales para ellos y ellas. Ligado a las estrellas de cine porno hetero y homosexual, la compañía que dirige en España el informático sevillano Juan Ziena quiere también abrirse a nuevos canales de venta, en especial las farmacias. ¿Cómo?

Juguetes sexuales Farmacia Sevilla Noadex
El redactor recomienda