el acuerdo con Wilink fue determinante

Revolución renovable: la energía verde para Madrid se garantiza desde Portugal

Mucho tiempo antes de que el ayuntamiento de Manuela Carmena adjudicara su megacontrato a Holaluz, la comercializadora barcelonesa había trazado un plan que pasaba por el país vecino

Foto: Planta portuguesa de Ourika del grupo WElink, cuya electricidad suministra a Holaluz.
Planta portuguesa de Ourika del grupo WElink, cuya electricidad suministra a Holaluz.

Holaluz ha cerrado un acuerdo para ser el representante de venta de toda la energía solar que sale de Ourika (Portugal), la planta solar fotovoltaica más grande de Europa ya en funcionamiento que no percibe ayudas y es de tittularidad privada. Concretametne, es propiedad del grupo irlandés WElink Energy. La central fotovoltaica ocupa 100 campos de fútbol, tiene una potencia de 46 MW y produce 82 GWh al año.

Esto implica para la empresa que dirige Carlota Pi garantizarse el suministro eléctrico del equivalente a 23.000 hogares, o lo que es lo mismo y más importante para los cálculos que hace la firma: la cantidad de energía renovable suficiente para abastecer la demanda del Ayuntamiento de Madrid, que desde el pasado 2 de julio está a cargo en tres de sus cuatro lotes de la propia Holaluz.

Esta comercializadora ya tenía en mente el proyecto antes de acudir a la puja que ganó en la capital frente a grandes grupos como Acciona, Naturgy (antigua Gas Natural Fenosa) o Villar Mir Energía. De hecho, la planta lusa entró en funcionamiento el pasado mes de junio, casi al mismo tiempo que Holaluz se convirtiera en la suministradora de Madrid.

"Contar con la energía producida en la fotovoltaica portuguesa fue determinante de cara a vencer en Madrid", apuntan fuentes al tanto de la operación. "Tener garantizado el volumen de electricidad suficiente como representante ante el mercado mayorista permite relajar las necesidades de avales bancarios, al margen de asegurarse las garantías de origen renovable (GdO) que exige Madrid y cuyo precio cada vez es más elevado", explican.

A día de hoy las GdO portuguesas no se pueden exportar. Sin embargo, Holaluz confía tras reunirse con los reguladores en que se modifique la legislación lusa con caracter retroactivo antes de que finalice el año para utilizarlas en España. En el peor de los casos, las vendría allí y compraría más aquí.

Planta al atardecer de Ourika, Portugal.
Planta al atardecer de Ourika, Portugal.

Holaluz necesita acompasar su crecimiento de venta de energía verde a sus clientes con la misma cantidad de compra mayorista. De ahí que el aumento de suministro procedente de la planta portuguesa le permitiera acudir con garantías al macroconcurso de luz de Madrid, valorado en 82 millones de euros. "De no haber sido por ello, es probable que no hubiéramos podido participar", señala un implicado.

CTIEC (China Triumph International Engineering) aportara entre 35 y 40 millones de euros para invertir en la construcción de la misma. Grupo Solaer ha llevado a cabo toda la parte administrativa.

La ventaja fiscal, determinante

Aunque Holaluz explica que como representante no obtiene una ventaja de precio de compra, que está indexado al mercado ibérico mayorista, los promotores de la planta sí decidieron impulsar esta infraestructura en territorio luso por la ventaja competitiva que suponía estar a 80 kilómetros de la frontera. En Portugal, no existe el impuesto del 7% a la generación que se estableció en España en 2012 por los hermanos Nadal y Cristóbal Montoro. Un tributo que, no obstante, recientemente avaló el Tribunal Constitucional, tras las dudas que mostró el Supremo por si implicaba una doble imposición.

De hecho, esta es la primera planta en funcionamietno en la península Ibérica de WElink, que tiene en cartera otros proyectos por España.

No tener que pagar el 7% permite a estos generadores aumentar sustancialmente sus márgenes, al vender al mismo precio que lo harían en España pero sin tener que hacer frente a ese gravamen, ya que en ambos países el recurso solar es muy similar. De ahí que, como explican varios expertos, en los últimos años las exportaciones desde Portugal y Francia hayan crecido sustancialmente hacia España.

Para Holaluz hubiera sido mucho más fácil, sobre todo teniendo en cuenta que su base operativa está en Barcelona, buscar acuerdos con una planta en territorio nacional. Sin embargo, la ventaja competitiva de no tener el 7% ha hecho que el acuerdo firmado con la planta portuguesa haya sido mucho más sencillo, pese a la logística algo más complicada del caso.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios