por la mayor competencia

El BdE apunta que la banca está suavizando los criterios de crédito por la competencia

La presión de la competencia suaviza los criterios de concesión de préstamos y las condiciones. Las entidades pierden poder de negociación frente al cliente

Foto: Foto: Corbis.
Foto: Corbis.

La banca endurece la guerra de precios para ganar cuota de mercado en el crédito, lo que suaviza tanto los criterios de concesión como las condiciones aplicadas. Después de años de desapalancamiento de la economía y reducción del negocio de los bancos españoles, las entidades ya han vuelto a la carga para crecer y poder recuperar sus cifras en España, pese a que los tipos de interés al 0% aún comprimen los márgenes que obtienen con estas operaciones. La demanda no se queda atrás, con crecimientos de dos dígitos en las hipotecas constituidas en 2018 que reafirman la vuelta de la cultura de la vivienda en propiedad, en un contexto de encarecimiento del alquiler.

Esta realidad hace que los bancos tengan que acelerar la velocidad de crecimiento en clientes y cuantías prestadas para defender sus márgenes. El margen de intereses, que refleja los ingresos en la actividad tradicional de prestar y captar dinero, alcanzó los 4.826 millones de euros en España en el segundo trimestre en los ocho bancos cotizados. Esta cifra supone un incremento de algo más de 2.000 millones o un 5% respecto al mismo periodo del año anterior.

Pero este aumento está lejos del crecimiento a ritmos de dos dígitos en el crédito al consumo, que sobrepasa el 20% en Bankia, Bankinter y BBVA. Mientras que las entidades ambicionan crecer en el segmento de empresas y el ‘stock’ de hipotecas se ha estabilizado, según los datos del Banco de España, gracias a la ofensiva comercial del sector.

Las jugosas ofertas que han lanzado en los últimos meses todos los bancos para captar clientes en hipotecas tienen el objetivo de vincularlos y hacer venta cruzada. Así, la estrategia se basa en ofrecer préstamos para la adquisición de una vivienda a tipo fijo, con intereses por encima del coste de financiación para los bancos, o a tipo variable, esperando rentabilizar el crédito cuando se normalice el precio del dinero, algo que ocurrirá previsiblemente a partir del verano de 2019.

La clave de estas ofertas hipotecarias es que llevan aparejadas condiciones como la contratación de un seguro de hogar, la aportación a planes de pensiones o la suscripción de fondos de inversión, productos fuera de balance que elevan la rentabilidad que da el cliente al banco. Además, vincula a este durante un periodo largo de tiempo, a menudo durante décadas. Por eso, en cuanto los bancos han saneado su balance, han reactivado la guerra por crecer en activo, ante la facilidad que tienen para obtener liquidez con la política ultraexpansiva del Banco Central Europeo (BCE) y la penalización al dinero que no fluye hacia la economía —y que depositan en el balance de la autoridad monetaria, con el tipo marginal del -0,4%—.

En este contexto, los últimos informes del Banco de España constatan que el aumento de la competencia mejora las facilidades para que haya una concesión de préstamos, algo que está ocurriendo de forma generalizada en Europa, pero en mayor medida en España. “Los criterios de aprobación de préstamos se relajaron ligeramente en todos los segmentos”, señala la encuesta sobre préstamos bancarios del organismo que gobierna Pablo Hernández de Cos. Además, añade, “para el trimestre en curso, tanto las entidades españolas como las de la Unión Económica Monetaria preveían que los criterios de concesión de créditos continuarían relajándose ligeramente en todas las modalidades”.

Crédito más fácil y barato

Es decir, es más fácil que la banca conceda un crédito y más barato. “Las condiciones generales aplicadas a los créditos se suavizaron también de forma generalizada en ambas áreas, aunque con mayor intensidad en España, especialmente en el caso de la financiación a las familias para consumo y otros fines y en el de los préstamos a empresas”, asegura el BdE tras la encuesta a las entidades. El abaratamiento se explica “principalmente por el aumento de las presiones competitivas y, en menor medida, por los menores costes de financiación”, arguye el informe del Banco de España, con una mayor disponibilidad de fondos, descenso de los riesgos percibidos y una mayor tolerancia a los mismos desde la banca.

Los bancos han abierto el grifo, y la demanda tampoco se queda atrás, según la encuesta. “En el segundo trimestre de 2018, la demanda de préstamos habría crecido en los dos segmentos de hogares, tanto en España como en la eurozona, siendo el ascenso significativamente más intenso en España en el caso de los fondos destinados a consumo y otros fines distintos de la adquisición de vivienda”, señala el BdE, mientras que el crédito a las empresas permanece estancado.

En general, la primera mitad del año es más proclive al aumento del crédito al consumo que la segunda, señala Antonio Gallardo, economista de iAhorro, mientras que cree que está habiendo “mayor demanda de hipotecas y la concesión crece”, aunque aún hay un desequilibrio entre lo primero y lo segundo. “Es cierto que los bancos conceden algo más, pero siguen siendo estrictos, mucho más que en los préstamos al consumo”, añade.

Aun así, el fuerte crecimiento de los préstamos al consumo y la recuperación del mercado hipotecario han permitido que, descontando amortizaciones y formalizaciones, el 'stock' de crédito vivo se incrementó un 0,1% en mayo, para después subir un 0,1% interanual en junio y situarse en los 712.000 millones. Lo relevante de este dato es que se acabó con una racha de nueve años con caídas interanuales consecutivas cada mes.

Para llegar a este frenazo del descenso en el apalancamiento de las familias, hay dos fenómenos. Por una parte, el repunte inmobiliario, ya que, según datos del INE, el número de viviendas hipotecadas crece a un 10% anual este año, mientras que el capital prestado se incrementa un 17%, hasta los 3.648 millones en 2018, según las estadísticas publicadas este viernes, que alcanzan hasta mayo. “Los datos muestran cómo se mantiene el dinamismo residencial, en su mayor parte por la compra de vivienda por las familias, reafirmando la cultura de la vivienda en propiedad”, señala José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB).

Se mantiene el dinamismo residencial, en su mayor parte por la compra de vivienda por las familias, reafirmando la cultura de la vivienda en propiedad

En segundo lugar, hay un fuerte tirón del consumo animado por la recuperación económica y las ofertas de la banca, que encuentran en este segmento préstamos con tipos mucho más altos. No en vano, el tipo de interés medio es del 8% en España, según cifras del BCE. Tanto desde el BdE como desde Fráncfort se ha alertado acerca del ritmo de crecimiento de este crédito, poniéndolo en vigilancia, aunque la banca descarta que pueda ocasionar problemas. “Está un 25% por debajo de las cifras previas a la crisis”, recordó este viernes Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank.

¿Recuperación de márgenes?

Para el tercer trimestre, la banca cree que continuará esta tendencia, aunque cuestiona que puedan seguir mejorando las condiciones. En la primera mitad del año, los márgenes se vieron afectados por “la búsqueda de rentabilidad, la presión de la competencia, los costes relacionados con el nivel de capital y la percepción de riesgos”, un cóctel que oprime el diferencial que se queda la banca entre la remuneración del dinero captado y los préstamos. Pero para los próximos meses, prevén “un repunte de los márgenes aplicados a los préstamos en todos los segmentos”.

Esta mejoría de márgenes presumiblemente implicaría peores condiciones en la concesión del crédito que, básicamente, sería más caro. Pero una cosa es que respondan en una encuesta que tienen intención de que así sea y otra es que sean capaces de ello. En un profundo análisis para clientes sobre la banca española, Goldman Sachs señala que hay una “fuerte competencia”, particularmente en “créditos al consumo y corporativos”.

De hecho, entidades que apenas tenían presencia en estos segmentos quieren ganar cuota de mercado, como Liberbank en empresas con la apertura de oficinas especializadas o Bankia en consumo tras el acuerdo con Crédit Agricole, que este miércoles recibió la autorización de la Comisión Europea. Más competencia, que obliga a los bancos a un fuerte crecimiento para defender sus márgenes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios