menos coste financiero y menos ajustes

El Corte Inglés saca pecho en el primer ejercicio sin Dimas Gimeno al frente

El gigante de la distribución consigue cerrar su ejercicio más convulso con crecimientos en todas las líneas principales de la cuenta de resultados

Foto: Nuño de la Rosa, presidente ejecutivo de El Corte Inglés. (EFE)
Nuño de la Rosa, presidente ejecutivo de El Corte Inglés. (EFE)

Simbolismo y claves internas en los resultados de El Corte Inglés correspondientes al ejercicio 2017/18. Por primera vez en su historia, la compañía ha informado sobre las cuentas antes de la junta general de accionistas, celebrada siempre en el último fin de semana de agosto. Y no parece casualidad que ese cambio en el guion corresponda a los primeros números que defiende la dupla ejecutiva formada por Jesús Nuño de la Rosa (presidente) y Víctor del Pozo (consejero delegado).

Este año, la foto oficial no ha tenido como protagonista a Dimas Gimeno portando las cuentas del grupo. El sobrino y heredero de Isidoro Álvarez quedó sin poderes ejecutivos y apeado de la presidencia en el transcurso de este ejercicio. Sus primas Marta y Cristina Álvarez confiaron las riendas de la compañía desde el otoño pasado a dos hombres de la casa, Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo, a quienes solo corresponde en realidad el último trimestre (Navidad y rebajas).

Con este mar de fondo, los resultados tienen una lectura especial. Las principales magnitudes mejoran de forma general, tanto las ventas por valor de 15.935 millones de euros (+2,8%) como el ebitda de 1.054 millones (+7,4%). Sin embargo, este incremento del resultado operativo es inferior al 12% que El Corte Inglés prometió al inversor catarí Sheikh Hamad bin Jassim bin Jaber al Thani, lo que ha permitido al jeque hacerse con otro 0,75% adicional a su participación del 10%.

Este contratiempo está contrarrestado con el beneficio alcanzado, que llegó a los 202 millones de euros, fruto de un crecimiento del 24,9% sobre el ejercicio anterior. Este buen resultado ha sido posible, entre otros motivos, por la reducción de los costes financieros del grupo hasta en 15 millones, así como por la reducción de los costes para ajustes de estructura (plan de despidos), que solo en el año fiscal anterior representó un importe de 250 millones. De esta manera, la foto final queda más lucida.

Pese a corregir la hemorragia de los peores años, El Corte Inglés no ha conseguido crecer por encima del 5% desde que cambió la tendencia y sigue por debajo del negocio de hace 10 años. Al tiempo, la compañía carga con una deuda bancaria de 3.650 millones, la cual refinanció a principios de año para cancelar la original de 2013, y convive con un socio catarí desde 2015 tras una inyección de 1.000 millones, cuya entrada con el 10% se materializó hace unos días.

Mientras supera todos estos hitos, El Corte Inglés sigue volcado, como el resto del sector, en la transformación de sus tiendas y la gestión de la venta omnicanal. Para abordar este reto, el pasado ejercicio invirtió 425 millones en proyectos, reformas y acondicionamientos de centros comerciales, así como en mejoras tecnológicas y de instalaciones para reforzar el negocio digital, esfuerzo que permitió al grupo incrementar un 32% el número de pedidos y casi un 26% la facturación.

Por áreas de negocio, las cuentas 2017/18 de El Corte inglés se dividen de la siguiente manera:

Grandes almacenes. Por líneas de actividad, sigue siendo el principal formato, con una cifra de negocio de casi 11.400 millones (+3,2%); mientras que el ebitda se situó en 815,2 millones (+6%).

Viajes. En términos de facturación, es la segunda división más importante, con una cifra de negocio de 2.533 millones (+5,7%) y un ebitda de 54,1 millones (+2,3%).

Seguros. Es la otra cara de la moneda, pues los ingresos cayeron hasta 165,1 millones (-40%) por ausencia de extraordinarios, aunque como hito superaron por primera vez 600.000 nuevas pólizas emitidas en un año.

Supermercados. La división que engloba las enseñas Supercor y Supercor Exprés facturó 641,75 millones (+4,6%) y tuvo un ebitda de 33 millones (+20%).

Sfera / Óptica 2000 / Informática. La cadena de moda tuvo unas ventas de 270,9 millones (+9,4%); mientras que la división de lentes alcanzó una cifra de negocio de 82,8 millones (+1,4%) y la de servicios informáticos facturó 667,4 millones (+2,8%).

Bricor. El principal punto negro corresponde a la cadena de bricolaje, cuyas ventas se han desplomado hasta los 85,24 millones (-23%), con un ebitda negativo en 8,93 millones. Para intentar dar la vuelta a estos números, El Corte Inglés ha iniciado un proceso de reordenación de espacios y traslado de tiendas.

Planes de futuro

De cara a futuro, además de apostar por la omnicanalidad, el grupo quiere reforzar su posición como gran escaparate de las marcas, tanto sellando acuerdos con insignias líderes como desarrollando las propias. En paralelo, la compañía está decidida a dar el salto internacional con sus propias enseñas, tanto de moda como de alimentación, estrategia que quiere abordar con alianzas con operadores extranjeros, como ya ha hecho con el acuerdo con los grandes almacenes Karstadt, en Alemania, para comercializar las marcas propias de deportes Boomerang y Mountain.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios