irán a la huelga hoy y mañana

Lo que piden los TPC de Ryanair: igualar condiciones y acogerse a la legislación local

Los tripulantes de cabina (TPC) de Ryanair harán huelga hoy y mañana para reivindicar que la compañía se acoja a la legislación laboral de cada país e iguale las condiciones laborales

Foto: Cabina de un avión de Ryanair | REUTERS
Cabina de un avión de Ryanair | REUTERS

Los tripulantes de cabina (TPC) de Ryanair harán huelga hoy y mañana para reivindicar que la compañía se acoja a la legislación laboral y sindical de cada país y no a la de Irlanda, como hace hasta el momento, y para luchar por la equiparación de condiciones entre los contratados por la propia compañía de Michel O'Leary y los que llegan como subcontratados de la mano de las agencias Workforce y Crewlink.

Sus paros han provocado ya la cancelación de más de 300 vuelos con salida desde España y a lo largo de las jornadas de hoy y mañana, según apuntan desde Aena, podrían producirse retrasos en los aeropuertos o incluso cancelaciones de última hora derivados de esta huelga de tripulantes de cabina que ha seguido adelante pese a las negociaciones de los últimos días entre los sindicatos de trabajadores y la compañía irlandesa.

De hecho, Ryanair ha calificado de "innecesarias" las huelgas que se celebran hoy en Europa, y en un intento de censurarlas la empresa hizo públicos ayer contratos de los TPC en los que mostraba el sueldo de estos trabajadores. Eso sí, la entidad irlandesa no distinguía en su comunicado entre contratos directos e indirectos.

Según lo recogido por la agencia EFE, los TPC de Ryanair tienen un sueldo distinto dependiendo de su categoría. En España cobran anualmente 34.067,88 euros brutos al año aquellos que están considerados como de primera categoría y 25.964,64 euros brutos al año aquellos que están catalogados como de segunda.

El sueldo en Portugal aumenta ligeramente. Para los de tripulantes de cabina de primera categoría es de 34.561,80 euros brutos al año y para los de segunda categoría 25.429,80 euros brutos al año.

Según la compañía sus TPC en España cobran entre 26.000 y 34.000 euros brutos al año


Además, la compañía ha indicado a la prensa que en ambos países incentiva a los TPC para que eleven sus ingresos a través de una bonificación del 10% por las ventas realizadas a bordo de los aviones y ha resaltado que esta es "la más alta del sector".

Sin embargo, estas cifras no coinciden con las publicadas hace unos días por la Unión Sindical Obrera (USO), desde donde se asegura que un sueldo medio de un tripulante de cabina de Ryanair es de unos 20.000 euros al año y que el sueldo base (sin sumar las horas de vuelo) de gran parte de la plantilla subcontratada es de alrededor de 700 euros al mes.

Tampoco coinciden las informaciones sobre las condiciones laborales. Según apunta la aerolínea sus trabajadores tienen un cuadrante fijo por el que trabajan cinco días a la semana y descansan tres, al tiempo que el límite de horas de vuelo es de 900 horas al año tal y como lo establece la legislación vigente, pero desde USO advierten de que los trabajadores de la aerolínea solo son remunerados cuando están volando y que el pago de estas horas depende del tipo de contrato. Además denuncian que durante los tres días de descanso que les otorga la compañía estos trabajadores no cobran.

Los TPC de este sindicato aseguran el sistema de turnos que establece Ryanair no les garantiza que volarán durante los cinco días en los que tienen que estar disponibles. Así, durante su periodo activo de la semana tienen que estar localizables durante todo el día por si finalmente son requeridos para algún vuelo.

No tienen derecho a seguridad social

Los trabajadores españoles contratados por Ryanair tributan en Irlanda, lo que les desproveé de seguridad social en España y solo les asegura los servicios médicos irlandeses. Además, no tener nómina en España ni pagar las cotizaciones a la seguridad social les convierte en extranjeros a los ojos del sistema sanitario español, que cada vez que atiende a uno de estos empleados, tiene que mandar una factura a Irlanda para que este país abone los costes.

Otros inconvenientes de esta situación pueden ser también la dificultad o imposibilidad de conseguir una hipoteca o la de utilizar su nómina como aval en algún procedimiento administrativo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios