financia hasta 300 millones

JP Morgan se une a Forestalia para la mayor financiación renovable en España

La firma aragonesa logra un nuevo hito al situar a la entidad más grande del mundo como banco agente del consorcio que aportará más de 600M de deuda para sus 1.200 MW de 51 parques eólicos

Foto: Sede central de JP Morgan en Nueva York. (Reuters)
Sede central de JP Morgan en Nueva York. (Reuters)

Forestalia vuelve a sorprender al sector energético. La firma aragonesa que dio la campanada en la subasta de renovables de 2016 tras ganar la puja sin primas estatales está a punto de cerrar un nuevo hito: JP Morgan actuará como banco agente del consorcio financiero con el que está ultimando la deuda para desarrollar 1.200 MW. No es la primera vez que se codea con los grandes de Wall Street, ya estuvo negociando en el pasado con BlackRock.

Según fuentes presentes en la operación, la firma estadounidense, el mayor banco del mundo, aportará hasta la mitad de la deuda, unos 300 millones de euros. El resto, hasta algo más de 600 millones, lo desembolsarán los principales bancos comerciales españoles: Santander, BBVA, CaixaBank y Sabadell.

La inyeccción de fondos que va a hacer cada uno de los bancos está aún decidiéndose. La idea es que todo esté listo para poner el sello final en el mes de septiembre.

Con esta operación, Forestalia cierra la mayor financiación de renovables en España, después de ser el máximo adjudicatario de la subasta realizada por el Gobierno en 2017. El coste total de este proyecto, Phoenix, que engloba 51 parques a desarrollar en Aragón, se eleva hasta los 1.200 millones de euros. Además de la deuda bancaria, la compañía aporta los otros 600 millones con fondos propios.

La financiación bancaria se aporta como una especie de crédito puente o préstamo a corto plazo, no superior a los cinco años, que se transpondrá pasado ese periodo por una estructura de deuda más a largo plazo, ya que los 'project finances' que se utilizan para proyectos de renovables suelen externderse sobre los 15 años. Esta fórmula se ha utlizado dada la falta de tiempo y la urgencia por echar a andar los proyectos.

Foto de archivo de un parque eólico. (EFE)
Foto de archivo de un parque eólico. (EFE)

El Gobierno obliga a que todos los parques estén funcionando el 1 de enero de 2020, so pena de perder los avales, con lo que Forestalia se juega 72 millones de euros, que fueron financiados en su día por Deutsche Bank.

La idea es que una vez venza este crédito, se puedan introducir instituciones con dinero más barato, como el Banco Europeo de Inversiones (BEI) o el Banco de Desarrollo del Consejo de Europa, que ya están presentes en otros proyectos como Goya o su central de biomasa de Cubilllos de Sil (León).

Los implicados en este proyecto

En estos momentos, también se están decidiendo los porcentajes del proyecto que toma cada implicado. Mirova, un fondo de renovables del grupo francés Natixis, tomará más del 50% del proyecto. El resto aún está por determinar. Una de las incógnitas es si entra Engie, la multinacional francesa de la energía. Los implicados son optimistas y creen que tomará un porcentaje de Phoenix, nombre del proyecto y metáfora del ave que renace de sus cenizas.

La propia subasta en la que se adjudicaron los 1.200 MW ofrece por sí misma un suelo garantizado por el Estado de alrededor de 37,5€ megavatio/hora

Su presencia tiene implicaciones también para la banca. Si participa, también lo hará con contratos de venta de energía de los parques a largo plazo (PPA). Estos suponen una garantía para algunas entidades que se sienten más cómodas para financiar el proyecto. No obstante, la propia subasta en la que se adjudicaron los 1.200 MW ofrece por sí misma un suelo garantizado por el Estado de alrededor de 37,5 euros por megavatio hora, con lo que hay bancos dispuestos a participar aunque no se firmen PPA.

GE sale del capital social

El suelo retributivo es una diferencia fundamental respecto a los primeros 300 MW que financió Forestalia en Goya, nombre otorgado por encontrarse en la tierra de nacimiento del genial pintor. Otra diferencia fundamental entre estos 1.200 MW de eólica y los otros 300 MW de la primera subasta es que General Electric no entrará como socio del proyecto en el capital social, aunque seguirá siendo el tecnólogo y suministrador de los 400 aerogeneradores que tendrán que estar funcionando en menos de año y medio.

La última diferencia sustancial es el porcentaje del proyecto que asumirá la propia Forestalia. La compañía fundada y presidida por Fernando Samper aspira a llegar hasta el 25% del total, cuando anteriormente tuvo que quedarse solo con un 10%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios