cita entre nuño de la rosa y dimas gimeno

Reunión de presidentes de El Corte Inglés para evitar una guerra en la junta

Nuño de la Rosa ha acordado un encuentro con Dimas Gimeno para intentar negociar una paz social que evite una guerra civil en la próxima junta de accionistas

Foto: El presidente de El Corte Inglés, Jesús Nuño de la Rosa, saluda a una de las empleadas de uno de los establecimientos del grupo en Madrid. (EFE)
El presidente de El Corte Inglés, Jesús Nuño de la Rosa, saluda a una de las empleadas de uno de los establecimientos del grupo en Madrid. (EFE)

0El pasado martes, el Juzgado número 12 de lo Mercantil de Madrid admitió a trámite la demanda presentada por Dimas Gimeno en la que este solicita la impugnación del acuerdo adoptado por el consejo de administración de El Corte Inglés en que se aprobó su destitución como presidente, el 14 de junio. En el mismo juzgado, el sobrino de Isidoro Álvarez ha presentado la querella por la presunta corrupción en el área de seguridad, acusación que ha caído en el Juzgado de lo Penal número 46.

Ante esta andanada judicial, Jesús Nuño de la Rosa, el directivo que fue nombrado en su puesto, ha decidido sentarse en los próximos días con Gimeno para intentar alcanzar un acuerdo que facilite la gobernabilidad de El Corte Inglés. Según han confirmado fuentes próximas al nuevo presidente, el responsable del área de viajes y primer ejecutivo de todo el grupo desde hace poco más de un mes ha pedido un encuentro formal con su predecesor con el fin de limar diferencias y definir su rol en el 'holding'.

El expresidente de El Corte Inglés Dimas Gimeno.
El expresidente de El Corte Inglés Dimas Gimeno.

De la Rosa quiere ejercer de pegamento entre las dos familias enfrentadas, la representada por Marta y Cristina Álvarez, las dos hijas de Isidoro, y Gimeno, primo de ellas y sobrino del que fuera ‘alma mater’ de El Corte Inglés hasta su fallecimiento en septiembre de 2014. Un enfrentamiento que ha acabado con la destitución de Dimas hace poco más de un mes y una batalla judicial que ya suma cinco demandas y una querella criminal, que es legalmente imposible ya de parar.

Las dos últimas han sido presentadas por el expulsado directivo, lo que ha tensado la cuerda hasta el punto de que las hermanas quieren, además de quitarle la presidencia, echarlo del consejo de administración y del patronato de la Fundación Ramón Areces, máximo accionista de El Corte Inglés, con el 38% del capital. Gimeno sigue en el consejo en representación de su familia, dueña del 7% de las acciones a través de Cartera de Valores IASA, una sociedad patrimonial, origen de todas las disputas, de la que las hijas controlan el 66% del capital y la madre, el tío y el propio Dimás, el 33% restante.

El responsable del área de viajes y primer ejecutivo de todo el grupo desde hace poco más de un mes ha pedido un encuentro formal con su predecesor

El nuevo presidente quiere que Gimeno continúe en el consejo de administración, pero siempre y cuando acepte unas reglas de juego relativas al gobierno corporativo de El Corte Inglés, al desempeño estricto sobre la normativa interna de cumplimiento y a que desista de una guerra judicial que, en su opinión, no beneficia a nadie y perjudica a todos. En especial, a la propia casa, que está en pleno proceso de obtención del 'rating' o acreditación como empresa recomendable para invertir para poder emitir bonos y devolver un préstamo puente de 1.300 millones de euros a la banca acreedora.

Según ha confesado De la Rosa, además de mejorar los resultados el grupo, uno de sus principales objetivos es velar por los intereses de las dos familias, pero sobre todo de los de las 93.000 familias que trabajan directamente en El Corte Inglés y las más de 20.000 que lo hacen por fuera. Un futuro que se presume complejo por las diferencias internas y la competencia cada vez más feroz de los nuevos ‘retaliers’ mundiales, como Amazon, y locales, como Mercadona.

Gimeno mantiene una buena relación con su sucesor, pero, según otras fuentes, considera que no tiene otra opción que continuar con su andanada judicial para defender los derechos de su familia. Especialmente porque dentro de dos años y medio tiene que empezar a pagar una factura fiscal a la Comunidad de Madrid de casi 40 millones de euros por la herencia que recibió de su tío en forma de acciones —un 3% del capital— de El Corte Inglés. Su madre, María Antonia Álvarez, tiene que abonar 27 millones por el 2%, y su tío, César Álvarez, otros 27 por una participación similar.

Dimas ha conseguido aplazar el pago de esos impuestos durante 10 años, con cinco de carencia. Pero a partir de 2020 tiene que empezar a abonar cuotas por el 20% de su factura. Ante el riesgo de no poder hacerlo, ya que la decisión de cobrar los dividendos de El Corte Inglés depende de lo que decidan sus primas en IASA —controlan el 66%—, el expresidente ha pedido un préstamo al Banco Santander, que se ha comprometido a pagar las tasas por la herencia a cambio de quedarse como garantía las citadas acciones.

De la Rosa quiere convencer a Dimas para que la próxima junta de accionistas, que se celebra el 26 de agosto, dé paso a un periodo de paz entre las sagas y no acabe en guerra civil.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios