Iberdrola es el principal generador con agua

Las abundantes lluvias en 2018 anticipan una fuerte mejora de los resultados de Iberdrola

La producción hidráulica casi se dobla en la primera mitad de 2018 respecto al mismo periodo del año anterior, lo que se traducirá en una sustancial mejora en las cuentas que presentará la eléctrica

Foto: Las lluvias generan en la cuenca del Duero energía para 42.000 personas en un año. (EFE)
Las lluvias generan en la cuenca del Duero energía para 42.000 personas en un año. (EFE)

Novia mojada, novia afortunada. Así puede sentirse Iberdrola al término de los primeros seis meses de 2018. La producción hidráulica casi se ha duplicado en España respecto al mismo periodo del año anterior. Esto se traducirá, según estiman los expertos, en una sustancial mejora sobre el área de Generación y Clientes de la compañía en España, que cayó a su mínimo en lo que va de siglo en 2017.

Esto ya se empezó a percibir en el primer trimestre de 2018, cuando la compañía reportó una mejora del ebitda en la actividad no regulada en España de un 46,4% respecto al tramo enero-marzo de 2017. Pero el repunte es mucho más acusado en el segundo trimestre, con lo que este efecto se acelerará.

¿Por qué? La compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán es la principal productora de electricidad a partir de centrales hidráulicas de España. En total, suma una potencia de casi 10.000 MW. Esto es más de la mitad de los 17.000 MW que hay instalados en territorio nacional.

Además, la energía hidráulica es la más rentable de todas, dado que sus costes de operación son prácticamente nulos. Esto quiere decir que una gran parte del precio que ingresan por cada megavatio va directamente a beneficio, ya que tiene muy pocos gastos, en unas centrales construidas hace varias décadas.

Además, este año el precio de mercado mayorista prácticamente se ha mantenido en los primeros seis meses del año con respecto al año pasado (el efecto es más destacado entre abril y junio), cuando una gran parte de la energía tuvo que ser producida con otras tecnologías mucho más costosas para la compañía. En la primera mitad del año pasado, Iberdrola tuvo que abastecer en una medida mucho mayor a sus clientes con electricidad procedente de ciclos combinados de gas y carbón, en los que se requiere gastar en las materias primas así como otros costes por derechos de emisiones como el CO2.


De hecho, la compañía apuntó a la sequía como un factor que redujo considerablemente su ebitda. Ahora, sustituir generación con gas o carbón por hidráulica tendrá un efecto operativo en sus cuentas.

Este efecto positivo se verá mitigado, sin embargo, por una menor producción nuclear, aunque este efecto será más acusado en el caso de Endesa, que tiene mucha más presencia en las plantas atómicas que han parado en estos meses. De hecho, la producción procedente del uranio ha registrado su dato más bajo este primer semestre de 2018 desde 2009, único año con una producción aún menor en este siglo XXI.

Aun así, Endesa también se beneficiará de la alta pluviosidad de España, ya que controla 4.657 MW en varias centrales hidroeléctricas. La ventaja de esta tecnología renovable con respecto a otras como la eólica o la fotovoltaica es que las grandes centrales de los embalses tienen capacidad de gestión. Es decir, pueden decidir cuándo es el mejor momento para producir electricidad. Así, mientras otras tecnologías dependen del viento o del sol, la gran hidráulica desembalsa agua a su criterio.

Esto le permite aprovechar los momentos de mayor demanda, donde el precio mayorista es más elevado para producir. Los márgenes que logran con la generación hidráulica no se conocen con exactitud. No obstante, en 2017 el Gobierno elevó el canon hidráulico, una tasa que pagan por el aprovechamiento de aguas para generación eléctrica, del 22% al 25,5% sobre el valor económico de la electricidad producida. Esto quiere decir que el Estado también se beneficia de la mayor producción de luz con agua gracias a este canon.

Desde 2017 y hasta 2023 caducan una buena parte de las concesiones hidráulicas que tienen las eléctricas. El nuevo Gobierno de Pedro Sánchez tendrá que decidir qué hace con las mismas al término del derecho del explotación.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios