los españoles, pocos dados a reclamar

El negocio de las reclamaciones calienta motores ante un verano de huelgas

Las huelgas anunciadas por los trabajadores de Ryanair e Iberia abren la puerta a indemnizaciones a los consumidores afectados. En España ya existen firmas especializadas en reclamar

Foto: Imagen de archivo del Aeropuerto de El Prat en Barcelona. (EFE)
Imagen de archivo del Aeropuerto de El Prat en Barcelona. (EFE)

Los azafatos españoles, italianos, belgas y portugueses de Ryanair han convocado huelgas para los próximos 25 y 26 de julio en protesta por sus condiciones laborales. En concreto, los empleados piden que se les aplique la legislación laboral de su país base en lugar de la irlandesa.

En España, estos paros está previsto que afecten a unos 300.000 pasajeros, como ya publicó este diario. Julio y agosto son los meses de mayor tráfico aéreo en España y estas huelgas, convocadas por la que es una de las aerolíneas 'low cost' más populares, pueden alterar las vacaciones de más de uno.

Suma y sigue, porque este viernes el comité de empresa de Iberia Barcelona ha convocado paros el 27 y 28 de julio y el 3 y 4 de agosto en el Aeropuerto de El Prat por la "falta de diálogo" con la compañía, según informó UGT en un comunicado. Los trabajadores han convocado estos paros por la sobrecarga de trabajo, la falta de personal y los incumplimientos "sistemáticos" de los acuerdos.

"En caso de cancelación o retraso superior a 5 horas, la aerolínea deberá ofrecer al pasajero la posibilidad de que opte entre el reembolso en 7 días del coste íntegro del billete y un vuelo de vuelta al primer punto de partida (lo más rápidamente posible), o la conducción hasta el destino final en condiciones de transporte comparables a las contratadas inicialmente", explica a este diario Eduardo Rodríguez de Brujón, abogado y profesor del Instituto Superior de Derecho y Economía (ISDE).

En cuanto a las posibles compensaciones, este abogado señala que la cuantía varía en función del tiempo de retraso, la distancia que cubre el vuelo y si es intracomunitario o extracomunitario. "Las indemnizaciones pueden oscilar entre los 250 y 600 euros en el caso de vuelos de más de 3.500 kilómetros, así como el reembolso del importe del billete no disfrutado". En el caso de la huelga de Ryanair, la aerolínea no opera vuelos de larga distancia, porque la cantidad máxima a remunerar ascendería a 400 euros.

Este abogado también recomienda guardar todos los tickets y facturas de hoteles, transporte o comidas que el viajero afectado haya abonado por culpa de un retraso o una cancelación, todo ello de cara a presentar la correspondiente reclamación.

"Debe reclamarse, con el formulario correspondiente de cada compañía, al servicio de reclamaciones de la misma, antes del salir del aeropuerto y antes de que se cierre el vuelo definitivamente", añade Rodríguez de Brujón. "En caso de que la compañía no atienda/responda a nuestra reclamación, habrá de dirigir una nueva reclamación a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), que constituye requisito previo imprescindible antes de acudir a los tribunales".

Imagen de archivo de la huelga de los trabajadores de El Prat el pasado verano. (EFE)
Imagen de archivo de la huelga de los trabajadores de El Prat el pasado verano. (EFE)

Y aquí está el 'quid' de la cuestión, porque el negocio de las reclamaciones en España se ha sofisticado con los años y ya existen firmas especializadas para canalizar estos procedimientos. Además de Reclamador.es, portal decano en España, existen otras 'startups' como la 'legaltech' Legaline que también han centrado el tiro en el mercado de las reclamaciones.

La firma, que apenas tiene un año de vida, acaba de cerrar la compra de Reclamacionex, un portal especializado en cancelaciones, retrasos de vuelos y pérdidas de equipaje. Tanto Reclamador.es como Legaline siguen una política de 'no win, no fee'. Es decir, solo cobran si el consumidor que ha reclamado gana el pleito.

Pero ¿cómo es el perfil del reclamador en España? Alguien que se queja mucho, pero actúa poco. Al menos así se desprende de un reciente estudio de Reclamador.es sobre el perfil del reclamador español, que pone de relieve que "un 90% de españoles se queja, pero solo una cuarta parte reclama realmente".

El 30,5% no reclama por falta de tiempo y el 24,9% restante, por las dudas sobre si iba a ganar

Sobre los motivos para no hacerlo, el 38,8% de los encuestados señala que no contaba con un asesor que le explicase sus derechos, el 36% aduce falta de ingresos para iniciar el pleito y el 34,1% admite desconocimiento sobre sus derechos como consumidor. Por último, el 30,5% explica que no lo hace por falta de tiempo y el 24,9% restante no lo hizo ante las dudas sobre si iba a ganar.

En cuanto a los sectores que generan más quejas, las empresas de telecomunicaciones encabezan el 'ranking' (66,2%), seguidas de los bancos (55,5%), las aseguradoras (42,2%), las compañías aéreas (40,4%) y las administraciones públicas (20%).

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios