mesa redonda el confidencial-bankia

"Hay que enseñar al ciudadano a consumir de forma responsable y a elegir entre empresas"

Las empresas deben gestionarse de manera responsable y sostenible, pero ¿cómo se hace eso? Hemos hablado con los principales expertos para que nos cuenten las claves de esta estrategia

De unos años a esta parte, las grandes empresas españolas han empezado a difundir y asumir una serie de conceptos: gestión responsable, gobernanza, sostenibilidad, gobierno corporativo, etc. Pero ¿qué hay detrás de estos términos? Si vamos más allá de las buenas intenciones, ¿de qué manera articulan las empresas españolas este tipo de conceptos dentro de sus organizaciones?

"La gestión responsable va de cómo hacemos las cosas. No se trata de cómo nos gastamos el dinero que ganamos, sino de cómo lo ganamos", asegura Amalia Blanco, directora general de Comunicación y Relaciones Externas de Bankia, en la mesa redonda 'Gestión responsable del sistema financiero', organizada por El Confidencial, patrocinada por Bankia y con la participación también de Ricardo Pedraz, coordinador del equipo de Finanzas Sostenibles de AFI, y Almudena Rodríguez, directora de Responsabilidad Empresarial de Accenture.

Cuatro ejes de la gestión responsable

Más allá de las buenas palabras de las que toda empresa quiere hacer gala, la verdadera gestión responsable de una compañía se articula en torno a cuatro ejes principales.

1.- Gobierno corporativo

En España, el gobierno corporativo ha pasado de ser una opción a casi una obligación, al menos para las empresas cotizadas, que se manejan bajo el 'Código de buen gobierno' elaborado por la CNMV, que marca varias de las pautas a seguir.

Este código "ya habla de los asuntos sociales como ineludibles para el consejo de administración", asegura Amalia Blanco, hasta el punto de que "invita a las empresas españolas a tomar decisiones en función de esos criterios, midiendo los resultados y objetivos, etc.".

"Si no tienes un buen gobierno corporativo, pones en peligro la sostenibilidad de la compañía" (Almudena Rodríguez, Accenture)

Para Almudena Rodríguez, el gobierno corporativo no consiste en incluir una pátina solidaria en el negocio, sino en que esa responsabilidad sea precisamente parte del negocio. En su opinión, "si no tienes un buen gobierno corporativo, pones en peligro hasta la propia sostenibilidad de la compañía en el tiempo".

De hecho, "si te fijas en las compañías que tienen buena gobernanza, sus ratios son mejores que las del resto del mercado", nos cuenta Ricardo Pedraz. "Es algo muy estudiado: los intangibles influyen en las pérdidas y ganancias de la cuenta de resultados de una empresa".

Amalia Blanco, directora general de Comunicación y Relaciones Externas de Bankia.
Amalia Blanco, directora general de Comunicación y Relaciones Externas de Bankia.

2.- Organización interna y empleados

Los empleados acaban siendo una parte esencial de la gestión responsable de una compañía, ya que, como asegura Blanco, de Bankia, "hay que conseguir que los equipos estén organizados y comprometidos: en transparencia, en presencia social, en sus propias carreras profesionales dentro de la compañía, etc.".

Se trata, por tanto, de que la satisfacción dentro de una empresa no sea una simple cuestión de recursos humanos, sino del negocio puro y duro. Para Accenture, "un buen clima laboral puede afectar a tu cuenta de resultados, y uno malo, empeorarla".

3.- Gestión de riesgos

Cualquiera podría pensar que este tipo de factores solo podría interesar a los colectivos sociales o en menor medida incluso a los consumidores, pero lo cierto es que, según Ricardo Pedraz, todo esto va mucho más allá.

"La gestión responsable es una manera de valorar los riesgos que asume una empresa. De hecho, los clientes empiezan a preocuparse por este tipo de situaciones, aunque todavía no mucho, pero los inversores sí. Muchos inversores tienden, a veces incluso más que las propias empresas, a preocuparse de cómo se gestionan las compañías, qué productos tienen, qué tipo de sostenibilidad generan, qué tipo de valor a largo plazo aportan... Estos criterios cada vez son más importantes", asegura.

Ricardo Pedraz, coordinador del equipo de Finanzas Sostenibles de AFI.
Ricardo Pedraz, coordinador del equipo de Finanzas Sostenibles de AFI.

Y es que "los inversores quieren saber dónde va su dinero: la rentabilidad y el riesgo son importantes, pero también importan los criterios ambientales o de gobernanza, que ahora empiezan a primar en las inversiones junto a los criterios puramente financieros. Si quieres ver el presente de una empresa, mira sus ratios financieros; si quieres ver su futuro, mira sus ratios de sostenibilidad".

De hecho, "hay muchos agentes internacionales, como los bancos centrales de muchos países o los inversores, que no son precisamente sospechosos de peligrosos ambientalistas y que ya están teniendo muy en cuenta estos criterios", asegura el coordinador del equipo de Finanzas Sostenibles de AFI.

"La rentabilidad y el riesgo son importantes, pero también los criterios ambientales o de gobernanza" (Ricardo Pedraz, AFI)

Para Pedraz hay un caso paradigmático en este sentido: "En el caso de Volkswagen, muchos fondos que tratan de hacer inversión responsable no la tenían en su cartera. Eran líderes en DowJones, pero no en sostenibilidad, no pasaba el criterio mínimo de valoración de gobernanza".

En opinión de Almudena Rodríguez, eso al final se acaba notando: "El fallo de una gran empresa puede afectar también a las que la colindan, a las que la apoyan, a las que la han verificado y auditado... Y cuesta una barbaridad ganarse esa confianza".

4.- Responsabilidad social y sostenibilidad

La responsabilidad social corporativa (RSC) ha pasado de ser un apéndice de las empresas a formar parte de todo su núcleo estratégico: "No vale con dar ayudas económicas", señala Amalia Blanco, sino que "tienes que plantearte qué espera la sociedad de una empresa financiera, tienes que ir adonde esté la sociedad. En Bankia, por ejemplo, estamos calculando las emisiones de nuestra cartera crediticia para descarbonizarla, que es donde un banco puede cambiar de verdad la sociedad".

Y en este sentido, parece que España es un alumno aventajado: "La banca española le lleva 20 años de ventaja a la de Estados Unidos", relata Almudena Rodríguez, ya que "hace 20 años nadie a nivel de dirección tenía estos temas en su agenda, no estaba entre las preocupaciones ni en las juntas de accionistas. Ahora hemos cambiado, quizá porque la gente que toma decisiones [gobiernos y consejos de administración] han empezado a forzar que se vayan teniendo en cuenta".

Almudena Rodríguez, directora de Responsabilidad Empresarial de Accenture.
Almudena Rodríguez, directora de Responsabilidad Empresarial de Accenture.

La asignatura pendiente

En todo este camino, eso sí, la directora de Responsabilidad Empresarial de Accenture cree que aún hay un reto por alcanzar: "Hay que enseñar al ciudadano a consumir de forma responsable y a tener criterios de responsabilidad a la hora de elegir lo que consume y las empresas que consume".

De hecho, "incluso las empresas ya lo hacen con sus proveedores. Que Bankia hiciese una auditoría a Accenture porque somos proveedores suyos es muy positivo, lo impone como requisito de negocio si quieres trabajar con ellos".

"La gente no cree que sus datos vayan a ser mal utilizados, siguen confiando en la banca" (Amalia Blanco, Bankia)

Del mismo modo, los ciudadanos también deben saber a qué tipo de compañías entregan sus datos: "La gente no cree que sus datos vayan a ser mal utilizados", considera Amalia Blanco, "siguen confiando en que la banca cuida de sus datos y su información".

Por ello, "acompañar al cliente en su evolución es ya una de las patas de responsabilidad y modelo de negocio. Es que el negocio y la responsabilidad no pueden ir separados, el modelo de negocio tiene que ser responsable", asegura.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios