DURANTE EL MACROJUICIO

El BBVA pacta con la fiscalía pagar más de 20 millones en un caso de fraude de IVA

El banco acepta la responsabilidad civil de su filial BBVA Trade en un fraude carrusel tras pactar los acusados conformidades. Uno de los pocos fraudes en los que el fisco ingresará dinero

Foto: Sede del BBVA en Madrid. (BBVA)
Sede del BBVA en Madrid. (BBVA)

El BBVA ha aceptado pagar más de 20 millones de euros por un fraude del IVA, según fuentes jurídicas. Lo ha hecho en la Audiencia Nacional durante el juicio por una fraude carrusel del IVA, el de la empresa Asia Chip, una investigación que comenzó en 2006 y que ha salpicado a una filial del banco, BBVA Trade. La defensa de la filial ha explicado durante el juicio su disposición a pagar lo defraudado porque, al haber aceptado los acusados una condena en conformidad, era la mejor opción. Fuentes del BBVA destacaron el martes que se trata de una "consecuencia de una actuación irregular de algunos exempleados a los que el banco es ajeno".

Los fraudes tipo carrusel proliferaron durante años. En estos, una empresa española compra una mercancía a una extranjera, en una operación que está exenta de IVA. Esa intermediaria es conocida como 'trucha'. Luego la vende a una tercera empresa española, que sí paga IVA. En ese momento, la trucha debería ingresar el IVA a Hacienda, pero lo que hace realmente es disolver la sociedad antes de que llegue el momento de ingresarlo a Hacienda. Así, la tercera empresa ha pagado el impuesto pero nunca ha llegado a Hacienda. En ocasiones, la mercancía vuelve a ser exportada, por lo que la empresa pide que le devuelvan el IVA, así que el fraude es doble. Estos fraudes son habituales en productos electrónicos.

El juez de instrucción cifró el fraude en 61,77 millones, lo que afectó a la Agencia Tributaria y a la Diputación Foral de Vizcaya

En 2006, la Audiencia Nacional y la Fiscalía Anticorrupción lanzaron una operación contra este fraude centrada en la empresa Asia Chip. Normalmente, los fraudes tipo carrusel lo realizan pequeñas empresas sin apenas personal, en ocasiones solo testaferros. De hecho, en este caso, la instrucción se archivó contra 37 de los acusados porque no pudieron ser localizados. A menudo son los mismos que han participado en otros fraudes y cuando llega la condena, la Hacienda pública apenas recupera nada.

"Las sociedades importadoras fueron todas ellas sociedades truchas inexistentes o casi opacas para la Hacienda pública, con una intensa y discontinua actividad de compras por millones de euros, sin infraestructura ni recursos. Su vida comercial era muy corta hasta que eran reemplazadas por sociedades similares. La mayoría de sus administradores eran de nacionalidades extranjeras y no fueron nunca localizados por el juzgado", señala el auto judicial que hace dos años dio por concluida la instrucción. Pero en este caso había una particularidad. En el negocio estaba BBVA Trade, una filial propiedad del BBVA.

Según el auto del juez De la Mata al procesarlos, "el fraude investigado urdió una ficción continuada en los ejercicios 2002 a 2004 respecto a las operaciones comerciales de importación y exportación entre España y EEUU de componentes informáticos. Las maniobras de engaño y ocultación desplegadas tuvieron como único objetivo obtener por parte de unas sociedades exportadoras a EEUU devoluciones de IVA de la Hacienda pública". Para ello, usaron "todo un esquema de ficción de las empresas instrumentales de su cadena de aprovisionamiento, que se fueron repercutiendo fase a fase las cuotas de IVA devengadas sin realizar desde el inicio ningún ingreso en la Hacienda pública. De esta forma, se apropiaron de fondos públicos en cuantías millonarias".

La cuantía aún no está definida porque se discuten los intereses, pero superará los 20 millones

El juez de instrucción cifró el fraude en 61,77 millones, lo que afectó a la Agencia Tributaria y a la Diputación Foral de Vizcaya. La Hacienda vasca, por cierto, no se ha personado en la causa a reclamar el daño, como sí ha hecho la Agencia Tributaria a través de la Abogacía del Estado. Durante el juicio, que lleva semanas celebrándose en la sede de San Fernando de Henares de la Audiencia Nacional, los acusados —que ya han dejado el BBVA— han aceptado los cargos y negociado condenas de conformidad. Pero lo previsible es que no puedan hacer frente a las multas millonarios. Por lo tanto, lo tendrán que hacer los responsables civiles subsidiarios, principalmente BBVA Trade.

Fuentes jurídicas explican que BBVA tendrá que hacer frente al pago de más de 20 millones por este fraude y que ahora lo que queda en discusión son los intereses, por lo que la cuantía no está definida. Así que, al contrario de las operaciones contra muchos de estos fraudes de carrusel, esta sí acabará con el ingreso de dinero en las arcas públicas, según fuentes del sector. Fuentes del banco señalaron que "la responsabilidad civil será de BBVA Trade y que el acuerdo preliminar con el fiscal excluye a la matriz".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios