podría llegar a quedarse con el 25% del capital

Sorpresa: Pimco sale al rescate de Adveo tras la pillada en la quiebra del Popular

La que se considera una de las mayores gestoras del mundo es el inversor fantasma que va a prestar 33 millones de euros a la empresa de material de oficina para evitar los impagos

Foto: Sede central de Pimco en Newport Beach, California. (Pimco)
Sede central de Pimco en Newport Beach, California. (Pimco)

Adveo comunicó el pasado martes que había alcanzado "un acuerdo con una de las principales firmas mundiales de inversión" para rescatar al grupo de material de oficina de sus problemas de liquidez. Pero la compañía no identificó el nombre de esta sociedad, de la que aseguraba tener un trillón de dólares bajo gestión. Según ha podido saber El Confidencial, el salvador de la antigua Unipapel es Pacific Investment Management Company, más conocido como Pimco, uno de los mayores afectados por la quiebra de Banco Popular y cuya apuesta por Adveo ha provocado una gran sorpresa en el mercado.

Ayer, en el anuncio de la convocatoria de la próxima junta general de accionistas, Adveo deslizó que su nuevo socio se llama OC II Lux I Sarl, pero en ningún caso reconoció la identidad final de esta sociedad luxemburguesa. Según han asegurado las mismas fuentes, el propietario último de esta firma es Pimco, que con esta inyección de liquidez se convertirá en el primer prestamista y el primer accionista de la compañía de material de oficinas.

Una inversión que ha causado perplejidad en el sector al tratarse de un fondo de primera categoría mundial que hace una apuesta arriesgada por una compañía española de tamaño pequeño, ya que apenas capitaliza 30 millones de euros tras haberse hundido un 40% en lo que va de año. Adveo llegó a valer más de 600 millones al inicio del 'crash' bursátil de 2007 y hace tres años tenía un valor de mercado de 350 millones.

Pimco viene a resolver el estrangulamiento que está sufriendo la empresa por la negativa de la banca española a darle más líneas de financiación. En concreto, de BBVA, Santander, Bankia, Sabadell y CaixaBank, que ya no le fiaban más dinero. Una decisión que la estaba dejando sin capacidad de compra y, por tanto, sin 'stock' para servir a los clientes. La consecuencia final fue que los ingresos totales de 2017 se derrumbaron un 34%, desplome que fue del 42,7% en España y del 25% en Alemania, “donde el mercado es más sensible a este tipo de restricciones”. Los productos más afectados fueron los relacionados con la tinta y el tóner.

[Siga la cotización en bolsa de Adveo]

La empresa tenía que hacer frente este mes de julio a una primera amortización del préstamo sindicado firmado con la banca española que justo hace un año le refinanció el pasivo por 159,7 millones. Por ello, Adveo ha pedido a los accionistas que ratifiquen el próximo 28 de julio la entrada de Pimco, con cuyo dinero se reestablece la estabilidad financiera del grupo.

Accionistas de prestigio

Adveo está participada en un 32% por tres ramas familiares descendientes de los fundadores de Unipapel, que en 1976 unieron sus respectivas firmas: Bezares (dueños de la riojana Papyrus), Moreno de Tejada (que controlaba la madrileña Segundo Moreno) y Muguerza (Vascongada de Sobres). Alantra, antigua N+1, cuenta con el 16% a través del fondo QMC, mientras que Indumenta Pueri, sociedad de los dueños de la cadena de moda infantil Mayoral, tiene un 8,7%.

Esta estructura cambiará ahora totalmente. La mayor gestora de deuda pública del mundo tendrá como contrapartida garantías personales y reales sobre todos los activos (muebles e inmuebles) relevantes del grupo, incluyendo, entre otras, una prenda sobre el 100% de las acciones de la filial de la sociedad que pase a ser la cabecera de todos los negocios del grupo (New Adveo). Pimco tendrá también el derecho a adquirir hasta un 25% del nuevo 'holding', así como a requerir la venta de la totalidad del capital social bajo determinadas circunstancias y con sujeción a determinados plazos.

La sociedad de inversión, que se vio pillada en la quiebra de Popular con una posición de más de 320 millones en deuda convertible, tendrá por si fuera poco prevalencia a la hora de cobrar como acreedor en caso de que Adveo cayese en concurso. La línea de financiación tiene vencimiento a tres años con amortización tipo 'bullet', es decir, con un solo pago al final del préstamo. La deuda de Adveo a cierre de 2017 era de 192 millones de euros, un 40% menos que en septiembre de 2015. Curiosamente, Santander es hasta hoy el mayor acreedor, el banco al que Pimco ha demandado en Estados Unidos para recuperar lo que perdió en el Popular.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios