ofertas en una semana

La guerra entre Sabadell y Hemisferio que condiciona la venta de la sede de Planeta

La venta de la sede de Planeta va mucho más allá de una operación inmobiliaria: detrás se esconde el tenso momento que atraviesan las relaciones entre Sabadell y la sociedad de los Lara

Foto: Sede de Grupo Planeta. (EFE)
Sede de Grupo Planeta. (EFE)

El proceso de venta de la sede de Grupo Planeta en Barcelona va mucho más allá de una operación inmobiliaria, ya que detrás de ella se esconde la tensa relación que mantienen actualmente dos nombres propios del mundo empresarial catalán: Banco Sabadell e Inversiones Hemisferio, sociedad de la familia Lara.

Unas diferencias que desde hace un mes han confundido al mercado sobre quién es el dueño del edificio, icono del parque de oficinas de la Ciudad Condal, y quién será, por tanto, el beneficiario de la venta exprés del mismo, encargada a CBRE.

Quien ha otorgado este mandato es Hemisferio, aunque, eso sí, tras cambiar el guion que hasta hace poco tenía escrito con Sabadell, entidad que esta primavera se acercó a la patrimonial con un acuerdo para liquidar la deuda de unos 270 millones que tiene con ella, propuesta que se saldó con un apretón de manos.

Este pacto se resume en que Sabadell podía quedarse con el edificio por un importe inferior al que Hemisferio prevé conseguir vendiéndolo directamente más las acciones que la sociedad tiene del banco y que, según el último informe de cuentas de Hemisferio, correspondiente al ejercicio 2016, representan en torno al 2,6% del capital del mismo.

Fuentes conocedoras aseguran que este acuerdo está pendiente de una última firma, que será la que activará el paso del edificio al patrimonio de Sabadell, un horizonte inmediato que explica la celeridad que ha insuflado la sociedad de los Lara al proceso de venta.

La próxima semana se ha fijado el plazo para que los interesados presenten ofertas vinculantes, detrás de las cuales se espera que haya socimis, aseguradoras e inversores extranjeros interesados en salvaguardar su capital con activos trofeo, donde la seguridad es más importante que la rentabilidad.

Los 200 millones que, según el mercado, quiere conseguir Hemisferio con esta venta, apenas arrojan una 'yield' del 3%-3,5%, según afirman fuentes inmobiliarias conocedoras de la operación, que ponen en duda que pueda llegarse a esa cantidad.

Una versión menos caballerosa de cómo han discurrido los acontecimientos entre Sabadell y Hemisferio habla de que en los despachos de la planta noble de Grupo Planeta no sentó precisamente bien la propuesta del banco, la cual fue vista más como una amenaza de ejecución que como una negociación entre socios.

Así, y coincidiendo con la dimisión de José Manuel Lara García del consejo de Sabadell, se decidió aprovechar el tiempo de prórroga que tiene Hemisferio antes de que el banco pueda cumplir su objetivo para iniciar una subasta exprés, con la que aspira a saldar el grueso de su deuda.

Sea como fuere, la realidad es que el hecho de que sea la propia Hemisferio la que haya tomado las riendas del proceso de venta es una oportunidad para lograr un importe más elevado, ya que Planeta continuará como inquilino y, por tanto, puede fijar unas mejores condiciones de alquiler.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios