incorpora a sergio sánchez

Telefónica ficha en el CNI para reforzar su área de inteligencia por las ciberamenazas

La operadora está en negociaciones con Sergio Sánchez, portavoz del centro de investigaciones, a petición personal del jefe de seguridad corporativa del grupo

Foto: El presidente del Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente del Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

Telefónica quiere desarrollar un área de ‘business inteligence’ para reforzar la seguridad corporativa de la primera empresa de comunicaciones de España y una de las más importantes de Latinoamérica. Tras el ataque sufrido hace un año por varios 'hackers' que echaron abajo parte de sus sistemas, la operadora ha decidido crear un equipo especializado en amenazas de agentes externos para prevenirlas a nivel global e integral. Para ello, la operadora está negociando el fichaje de Sergio Sánchez, portavoz del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), una incorporación a petición expresa de Miguel Ángel Sánchez San Venancio, el coronel que se incorporó al grupo hace ahora dos años.

Fuentes oficiales de Telefónica han confirmado las conversaciones con Sergio Sánchez, pero matizan que todavía no se ha llegado a un acuerdo definitivo. Otras fuentes indican que las dos partes están ultimando los detalles del fichaje, para que el responsable de comunicación del CNI empiece a trabajar en la compañía a partir del 1 de septiembre. En este sentido, agregan que el cambio de Gobierno y los potenciales cambios en los servicios de seguridad del Estado no han tenido nada que ver, puesto que las negociaciones se iniciaron antes de la moción de censura del Partido Socialista.

Fuentes oficiales de Telefónica han confirmado las conversaciones con Sergio Sánchez, pero matizan que todavía no se ha llegado a un acuerdo definitivo

Para Sergio Sánchez, Telefónica no es una casa desconocida. El ahora portavoz del CNI —y conocedor de una parte relevante de las amenazas que han sufrido las administraciones públicas— ya trabajó en el grupo de telecomunicaciones. En concreto, en Telefónica Publicidad e Información (TPI), la antigua Páginas Amarillas, hasta que fue vendida a la inglesa Yell en 2006. A partir de ahí, se unió a los servicios de seguridad del Estado, donde ya estaba el coronel Sánchez San Venancio.

San Venancio fue fichado por Telefónica en la primavera de 2016, tras la salida de César Alierta y el nombramiento de José María Álvarez-Pallete como presidente. El militar, de 57 años y uno de los grandes expertos en lucha antiterrorista, sustituyó a Florencio San Agapito, que estuvo durante 20 años como jefe de seguridad del empresario aragonés, tanto en la operadora como en Tabacalera. El nuevo responsable de seguridad corporativa puso en marcha un plan de actuación, que fue aprobado por el consejo de administración y cuya ejecución requiere de más medios para combatir las continuas amenazas a las que se enfrenta la compañía.

En mayo de 2017, Telefónica fue una de las víctimas del 'ransonware', un virus de escala mundial que obligó a la compañía a apagar todos sus ordenadores y que se extendió a otras grandes compañías españolas —Vodafone, Indra, Iberdrola y Gas Natural— e internacionales. El ataque masivo fue tan grave que el Centro Criptológico Nacional, dependiente del CNI, decidió tomar cartas en el asunto y asumir la investigación.

Los casos de México y Guatemala

El 'ransomware' que puso en alerta a Telefónica fue una versión de WannaCry. Un virus que infectó la máquina cifrando todos sus archivos y, utilizando una vulnerabilidad de ejecución de comandos remota a través de SMB, se distribuyó al resto de máquinas Windows que estaban en esa misma red. Su agresividad fue tal que puso a prueba la credibilidad de Chema Alonso, la estrella de la ciberseguridad fichada por la operadora pocos meses antes y que sufrió numerosas críticas.

Pero el fichaje de Sánchez, gran conocedor de ambos mundos, no solo tiene como objetivo la ciberseguridad. Telefónica también se ha visto involucrada en sobornos, como los que algunos de sus directivos en México sufrieron para poder instalar torres de transmisión. Una mala práctica que ha acabado en una investigación interna, despidos y comunicados a las autoridades financieras.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios