siete nuevos armamentos más el futuro eurodrone

Los 11.000 millones en gasto militar que Cospedal prometió hasta 2030, ¿en el aire?

Margarita Robles tendrá que decidir sobre el denominado nuevo ciclo inversor, anunciado en marzo para dotar a las Fuerzas Armadas de nuevos buques, aviones, tanques y helicópteros

Foto: La ministra de Defensa, Margarita Robles, pasa revista durante la ceremonia de traspaso de cartera en el ministerio. (EFE)
La ministra de Defensa, Margarita Robles, pasa revista durante la ceremonia de traspaso de cartera en el ministerio. (EFE)

Margarita Robles, la nueva ministra de Defensa del Gobierno de Pedro Sánchez, se va a encontrar sobre la mesa un pastel —presupuestario— prácticamente ya repartido hasta el año 2030. Y ello debido a que, tras una década en la que los sucesivos gobiernos postergaron la compra de nuevos equipamientos militares que modernizaran los existentes, la exministra Dolores de Cospedal anunció en marzo pasado que su departamento se comprometía a invertir 10.800 millones hasta 2030 en siete nuevos programas de armamento. Cifra inferior a la que inicialmente preveía presentar Cospedal, que la rebajó tras negociar con el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro. A ellos, se sumará el coste del nuevo dron militar europeo, el Eurodrone. ¿Qué ocurrirá ahora?

Fuentes de la industria, a la espera de la llegada del nuevo titular del departamento, que finalmente es Robles, y, sobre todo, del nuevo secretario de Estado que sustituya al cesante Agustín Conde, señalan que el riesgo es que las prioridades del nuevo Ejecutivo en otras áreas distintas a Defensa rebajen esa cantidad o se posponga alguno de esos siete programas. Todos ellos fueron calificados como los más urgentes por parte de las Fuerzas Armadas: son nuevas fragatas F110 (que haría Navantia y sustituyen a las F80), los blindados (tanques) 8x8, tres aviones de reabastecimiento en vuelo (que Airbus fabrica en Getafe) y otros nuevos para el entrenamiento del Ejército del Aire, alrededor de 20 nuevos helicópteros NH90 (que Airbus produce en Albacete) y la modernización de los estadounidenses Chinook, así como un nuevo sistema tecnológico de mando y control.

Los presupuestos de Defensa para este año 2018 incluyen un crecimiento del 11%, hasta 8.453 millones. Pero el jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), Fernando Alejandre, ya matizó en el Congreso en abril que ese aumento no es real, al incluir partidas que previamente no se contabilizaban en los presupuestos del departamento. Son los compromisos de pago de los Programas Especiales de Armamento (PEA) que lanzó el Gobierno de José María Aznar (entre ellos, el avión A400M, el submarino S80 o los cazas Eurofighter). Desde entonces, no se acometen nuevos programas de inversión relevantes en España. El alza real, excluyendo esos PEA, es del 2,3%, y Alejandre lamentó que aún no se ha recuperado la cifra de 2008. Y que además no se está cumpliendo con lo prometido a la OTAN respecto a alcanzar en 2024 un gasto militar equivalente al 2% del PIB.

Los 11.000 millones en gasto militar que Cospedal prometió hasta 2030, ¿en el aire?

En las cuentas de este año, que aún deben aprobarse definitivamente en el Senado y el Congreso, se incluye una primera anualidad de los nuevos programas anunciados por Cospedal. El riesgo entre las fuentes de la industria consultadas es que ni siquiera se inicie esa primera anualidad. Los socios parlamentarios del PSOE, en especial Podemos, han venido incidiendo en que los costes de esos PEA —los previstos y los extraordinarios— contrastan fuertemente con lo destinado a otras partidas de gasto social o cultural. La presión, pues, sobre el compromiso de gasto anunciado por la saliente Cospedal será previsiblemente alta de cara a las futuros Presupuestos de 2019.

España, socia al 23% en el Eurodrone

A esos 10.800 millones se suma, al menos, otro programa estratégico a escala europea: el del avión no tripulado de uso militar, el primero de esta clase, que se fabricará entre Alemania, Francia, Italia y España. El conocido oficiosamente como Eudrodrone se presentó el mes pasado en Berlín, y el compromiso presupuestario de cada país será determinante para repartir su fabricación entre las cuatro naciones que lanzan el programa. España optaría a fabricar el fuselaje (cuerpo central) del dron, que mide 20 metros, como adelantó El Confidencial.

Fuentes de Defensa, previamente a la salida de Dolores de Cospedal tras la moción de censura, explicaron a este medio que España participa con un 23% en el consorcio y que haría valer ese peso en cuanto a pedidos y retorno industrial del programa en nuestro país. También señalaron que será en 2019 cuando las industrias participantes en el lanzamiento de la aeronave (Airbus Alemania y España, Dassault desde Francia y Leonardo desde Italia) harán una oferta a los países clientes, y entonces se conocerá su coste. Inicialmente, se trabaja con una previsión de 300 pedidos cuyo precio total podría ascender a 10.000 millones, según fuentes de la industria.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios