Unos paquetes de acciones buscan comprador

La lavadora de El Corte Inglés: las otras sagas familiares que quieren su dinero

Accionistas con casi un 20% del grupo también quieren vender sus participaciones, lo que puede alterar aún más el equilibrio de poder en plena lucha por él

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Mientras todas las miradas se centran en la batalla entre Dimas Gimeno y sus primas, Cristina y Marta Álvarez, otros accionistas de El Corte Inglés, con participaciones incluso más relevantes, también andan a la gresca. Unos paquetes de acciones que buscan comprador y que harán saltar por los aires el equilibrio de poder en la casa.

Una de las disputas más latente y menos visible es la que se vive en Cartera Mancor, dueño del 9% de El Corte Inglés. Una sociedad de inversión propiedad de José Antonio García Miranda, fallecido en 2010, ahora administrada por Asunción Peña, su mujer. La señora, de avanzada edad, ha delegado las funciones de gestión a Paloma García Peña, una de sus cinco hijos y la que representa a Mancor en el consejo de administración.

De los otros cuatro hermanos, a uno de ellos el padre dejó varias propiedades inmobiliarias en la zona alta de Barcelona. Unas viviendas que habitualmente suelen ser alquiladas a jugadores del Barça y que le garantizan una renta continuada para tener asegurados unos ingresos recurrentes. Los otros tres, Jorge, Ángel y César, sobre los que se asegura que han llevado una vida más bien bohemia y alejada del mundo financiero, mantienen serias diferencias con Paloma, que es la que tutela la fortuna de la familia.

Mancor vive de los dividendos que paga El Corte Inglés, a razón de unos 4,6 M al año, que la hija administra con sumo cuidado

Mancor vive de los dividendos que paga El Corte Inglés, a razón de unos 4,6 millones al año, que la hija administra con sumo cuidado, incluido un paquete de acciones de su tío de alrededor del 2% del capital. Pero su participación en el grupo de distribución tiene al menos un valor de 481 millones de euros, según consta en la última memoria anual de la sociedad. En realidad, los 4,76 millones de acciones de la Serie A y los 132.867 de la Serie B de El Corte Inglés que detenta Mancor tienen un valor nominal de 28,59 y 7,97 millones de euros, respectivamente, y uno histórico de 23 millones. Pero en 2011, tras una actualización de las participaciones, se estimó que la tasación razonable ascendía a 460,13 millones de euros, que, sumado al valor histórico, elevaban la capitalización de ese 9% del 'holding' a 483,16 millones.

En consecuencia, a cada uno de los cinco hermanos —hijos de García Miranda—, más su tío, les corresponden unos 80 millones de euros partiendo de esa valoración. No obstante, algunos de los futuros herederos consideran que es mucho mayor si se toma como referencia el precio al que entró el jeque catarí Hamad bin Jassim bin Al Thani en 2015. En concreto, calculan que podrían obtener hasta 800 millones por el citado paquete, que quieren convertir en 'cash' cuanto antes.

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, las hijas de Isidoro Álvarez, Marta y Cristina, y Florencio Lasaga. (Fundación Ramón Areces)
El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, las hijas de Isidoro Álvarez, Marta y Cristina, y Florencio Lasaga. (Fundación Ramón Areces)

Como El Corte Inglés no cotiza y las hermanas Marta y Cristina Álvarez no tienen intención de sacar el grupo a bolsa pese a la presión del inversor árabe, los hijos de García Miranda han pedido a Paloma disolver Mancor o que la compañía le compre sus participaciones individuales, tal y como hizo años atrás con algunos de los Areces y con la familia González Delgado. Sin embargo, la administradora de la fortuna familiar se opone a la primera propuesta, mientras que El Corte Inglés ya no tiene capacidad financiera —los acreedores se lo prohíben para hacerse con esos paquetes mediante la autocartera.

La rebelde

Situación similar se vive en Corporación Ceslar que, como Mancor, se opuso a la alianza con el jeque catarí, buscado por Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría, la llamada vieja guardia. Ceslar tiene algo más de un 9% de El Corte Inglés heredado de Luis Areces, hermano del fundador, Ramón Areces, Participación gestionada por Carlota Areces, a la que en agosto de 2015 se la expulsó por lo mismo que están haciendo ahora las hijas de Isidoro y Dimas: filtrar información confidencial de la casa. Carlota representa a sus cinco hermanos, que tampoco quieran saber ya nada del grupo, más allá de proteger su patrimonio y convertirlo en dinero.

Por tanto, un 18% de El Corte Inglés está en el aire, con reclamaciones de sus propietarios para que les sean compradas sus participaciones, sin que ninguno de sus socios —excepto el jeque de Qatar—, dispongan de dinero para adquirirlas. Paquetes suficientes para alterar el poder en una simbólica compañía española, acostumbrada a lavar sus trapos en casa y que ahora tiene la ropa sucia tendida en sus escaparates, a la luz de todo el público.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios