propone la salida a bolsa como solución

Qatar rechaza comprar el 7% de Gimeno para resolver la batalla entre las familias

El jeque catarí, que adquirió hasta el 15% de la cadena de distribución por 1.000 millones, ha rehusado la oferta de comprar la participación del presidente para cerrar la crisis interna

Foto: El jeque catarí Hamad bin Jassim bin Jaber al Thani. (Gtres)
El jeque catarí Hamad bin Jassim bin Jaber al Thani. (Gtres)

La solución a corto plazo a la guerra entre las hermanas Marta y Cristina Álvarez Guil contra Dimas Gimeno pasa por encontrar un inversor que adquiera el 7% de El Corte Inglés que tiene la familia del todavía presidente. Dado que la compañía no puede por su elevada deuda, que las hijas de Isidoro tampoco disponen de dinero líquido y que la Fundación Ramón Areces lo tiene prohibido por los estatutos, el único de todos los accionistas actuales con capacidad financiera para hacer frente a esta adquisición es Hamad bin Jassim bin Jaber al Thani. El jeque catarí que entró en el capital en 2015 y que el próximo mes de julio aflorará un 14% del grupo. Sin embargo, el multimillonario árabe ha rechazado la propuesta que las herederas le han hecho para repartirse el control del consejo de administración.

Según indican fuentes financieras próximas a las negociaciones, el que fuera primer ministro del emirato de Oriente Medio entre 2007 y 2013 ha desestimado la proposición que le han hecho algunos miembros del consejo de administración de El Corte Inglés para adquirir la participación de Dimas Gimeno, su madre, María Antonia Álvarez, y su tío, César Álvarez, estos dos últimos hermanos del fallecido Isidoro Álvarez. Una maniobra con la que se ha intentado encontrar una salida a la batalla entre los primos en busca de la paz social en el grupo.

Sin embargo, HBJ, como es conocido el hombre que dirigió el brazo financiero de Qatar Investment Authority (QIA), ha respondido que de momento no tiene intención de invertir ni un euro más en la compañía española, a la que dio 1.000 millones de euros hace tres años mediante un préstamo convertible en acciones a cambio de un paquete que iba desde el 10% inicial al 15% del 'holding' en función de una serie de variables. Una de ellas era un crecimiento a doble dígito —un 12% anual— del beneficio operativo o ebitda, que El Corte Inglés no ha cumplido.

Al contrario, un reciente análisis realizado por su equipo gestor ha concluido que la inversión tendría ahora unas relevantes pérdidas latentes, porque el valor de El Corte Inglés sería inferior al pagado en 2015, dada la evolución del sector y pese a la mejora de la cuenta de resultado del grupo español en el ejercicio 2016-2017 —el ebitda creció un 7,5% y las ventas, un 1,9%— y en las provisionales del año 2017-2018, cerrado el pasado 31 de enero, que todavía no son públicas.

Ese estudio fue realizado para revisar el préstamo de unos 1.000 millones que, a su vez, el jeque catarí pidió a Bank of America Merrill Lynch para financiar la toma de la participación en El Corte Inglés. El crédito ha sido refinanciado por el banco americano, pero HBJ ha tenido que poner garantías inmobiliarias adicionales para cubrir la pérdida de valor de su inversión, según aseguran fuentes próximas a El Corte Inglés.

Salida a bolsa como solución

Con esta negativa, Hamad bin Jassim bin Jaber al Thani quiere eludir tomar parte en la guerra de las familias Álvarez Guil y Gimeno Álvarez, porque considera que la mejor solución para resolver esta pelea es la salida a bolsa. Una operación que obligaría a la compañía a profesionalizar la gestión, con la incorporación de un equipo directivo de primer nivel y un consejo de administración capacitado e independiente, y que al mismo tiempo sería una oportunidad para que pudieran vender los accionistas que quieren hacer liquidez.

Ya no solo la familia de Gimeno, sino también la rama familiar de los Areces Galán, dueños del 9% del capital a través de Corporación Ceslar y expulsados del consejo de administración desde agosto de 2015. Unos herederos de los fundadores de El Corte Inglés que precisamente se opusieron a la entrada en el capital de Qatar —llegaron a querellarse contra el consejo— al considerar que los 1.000 millones prestados a cambio del 10% inicial no reflejaban el valor real de la compañía.

Hoy, distintas fuentes coinciden en que El Corte Inglés tendría una capitalización inferior a los 10.000 millones a que se tasó para el desembarco del inversor del emirato. Aunque la familia de Dimas Gimeno ha pedido 700 millones por su 7% en las primeras conversaciones informales con los emisarios de Marta y Cristina Álvarez para zanjar la polémica, el consejero delegado de El Corte Inglés, Víctor del Pozo, apenas ha ofrecido 350 millones en nombre de las hijas de Isidoro..Es decir, valoran el grupo en apenas 5.000 millones debido al desplome que han sufrido compañías similares durante estos tres últimos años.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios