creen que tienen interés en sus renovables de eEUU

China teme perder joyas de EDP por presión regulatoria en favor de Iberdrola o Enel

Fuentes próximas a China Three Gorges, que lanzó una opa sobre la eléctrica lusa el viernes, creen que otras 'utilities' tratarán de influir en los reguladores para que desinviertan y así poder sacar tajada

Foto: Logo de la 'utility' portuguesa EDP. (Reuters)
Logo de la 'utility' portuguesa EDP. (Reuters)

China Three Gorges, máximo accionista de EDP que acaba de lanzar una opa para hacerse con el control de la eléctrica lusa, está tratando de anticipar los movimientos de sus rivales. Según fuentes próximas al consorcio propiedad del Estado chino, las grandes 'utilities' europeas intentarán sacar partido a esta situación.

Así, las fuentes consultadas muestran su preocupación porque los rivales de la firma que preside António Mexia jueguen por la espalda en lugar de lanzar una opa competidora. En este sentido, creen que pueden presionar a los reguladores con el argumento de que tras CTG se encuentran el Estado chino y el Partido Comunista. Con esto, buscarían que las autoridades insten a que EDP se deshaga de determinados activos como condición para obtener la aprobación de la toma de posesión de la multinacional portuguesa.

Cabe destacar que EDP y su filial EDP Renovables cuentan con un portfolio de activos diversificado en geografías como EEUU o Brasil, lugares donde rivales como Iberdrola o Enel tienen intereses específicos y están intentando crecer. La propia eléctrica china señala en su página web que CTG se ha expandido por más de 40 países, tanto en inversiones directas como de forma indirecta, con EDP o Shanghai Electric. Entre las joyas de EDP, destaca su cartera de renovables.

La opa para controlar EDP se produce pocos días después de que Iberdrola estallara ante la Comisión Europea por entender que su pelea en el mercado con Enel en Eletropaulo está distorsionada, ya que la 'utility' italiana tiene como máximo accionista al Estado transalpino. De esta manera, consideran que su participación en el mercado no se produce en igualdad de condiciones. "Si CTG toma el control de EDP, esta desigualdad sería aún más extrema", comentan fuentes de una de las firmas rivales de EDP.

Vista de una planta de EDP en Asturias. La firma lusa es dueña de la antigua Hidrocantábrico. (Reuters)
Vista de una planta de EDP en Asturias. La firma lusa es dueña de la antigua Hidrocantábrico. (Reuters)

Pese a todo, la concurrencia de capital público en sectores estratégicos está superada, al menos en Europa, donde países de todo tipo tienen importantes inversiones. Otra cosa es Estados Unidos, que además vive actualmente una guerra comercial con China tras la imposición de aranceles de Donald Trump. Esto no quiere decir que CTG no logre las aprobaciones de sus reguladores por la opa de EDP, pero eso no elimina el temor a tener que deshacerse de alguna de sus joyas para culminar su toma del 50% más una acción del capital social de la eléctrica lusa, además de levantar el veto del 25% de derechos de voto por accionista.

Las fuentes consultadas ven más factible un escenario como el descrito a que una gran energética se lance a cara descubierta con una opa competidora sobre EDP. Pese a que el precio ofrecido el viernes por CTG es considerado por el mercado como bajo, entienden que la unión entre China Three Gorges y EDP va más allá del precio de compra ofrecido. Así, destaca el plan industrial ofrecido para la eléctrica desde hace seis años, cuando entraron en el capital, con inversiones cercanas a los 2.000 millones de euros. Además, subrayan la facilidad de financiación que ofrecen dos bancos estatales chinos (Bank of China y China Development Bank) con líneas de crédito por otros 2.000 millones que están apoyando el crecimiento de la compañía.

Además, CTG tiene intención de integrar algunos activos que posee en varios países de Europa dentro del portfolio de EDP. Todo ello, entienden, es complicado de romper para un tercero. Sin embargo, el precio de la acción tanto de EDP como de EDP Renovables ha subido este lunes por encima del valor de la oferta de CTG, con lo que los analistas están descontando que aún hay margen para ofrecer más por la compañía en un contexto de consolidación del sector. La agencia Bloomberg anunciaba este lunes que el consejo de EDP se prepara para rechazar el precio ofrecido, aunque matiza que no considera la opa hostil.

El movimiento de los accionistas chinos llega tras diversos rumores de opa sobre la compañía lanzados por distintas empresas como la española Gas Natural Fenosa, la italiana Enel o más recientemente la francesa Engie, con lo que muchos expertos entienden que trata de poner a salvo su lugar dentro de EDP. CGT cuenta además con el visto bueno del Gobierno de Portugal, que ya ha señalado que no se opondrá al movimiento accionarial.

A cambio, los inversores chinos ofrecen mantener la empresa en la bolsa portuguesa y continuar con la marca. Para el Ejecutivo luso, una compra por parte de otro actor europeo podría conllevar la desaparición de la marca de la compañía, algo con un coste simbólico importante para uno de los países que tuvieron que ser rescatados tras la irrupción de la crisis económica y que aún está sufriendo las consecuencias.

En este contexto, es una incógnita la actitud que adoptará el presidente de la compañía, António Mexia, que cuenta con el favor de varios fondos presentes en el capital. No obstante, todo está en el aire con un cambio relevante en el accionariado y en un clima de hostilidad entre el propio Mexia y el presidente luso, António Costa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios