Noticias de El Corte Inglés: Merrill Lynch y Santander avalan la inversión de Qatar y Gimeno en El Corte Inglés
en plena guerra accionarial en el grupo

Merrill Lynch y Santander avalan la inversión de Qatar y Gimeno en El Corte Inglés

El banco americano financió la compra de hasta el 14% del grupo español por parte del jeque árabe, mientras que el Santander se ha hecho cargo de la deuda fiscal del presidente

Foto: Imagen del nuevo edificio de El Corte Inglés en Castellana.
Imagen del nuevo edificio de El Corte Inglés en Castellana.

La batalla por el control del consejo de administración de El Corte Inglés tiene en vilo a la banca, a la que el grupo de distribución adeuda 3.650 millones de euros. Pero también a los acreedores de dos de sus principales accionistas, el fondo del jeque de Qatar y el propio Dimas Gimeno, el todavía presidente de la compañía, a la espera del próximo consejo extraordinario previsto para mediados de junio como muy tarde.

Según han indicado fuentes financieras, Hamad bin Jassim bin Jaber al Thani está en conversaciones avanzadas con Bank of America Merrill Lynch, su banco de cabecera, para alargar el crédito que solicitó en 2015 para, a su vez, conceder un préstamo a El Corte Inglés convertible en acciones de la compañía. La operación se hizo a través de PrimeFin, una sociedad domiciliada en Luxemburgo, que a cambio de esa financiación tiene derecho a recibir hasta el 14% del capital del 'holding' español de la distribución.

Pese a la gran fortuna que tiene el jeque catarí, al que 'Forbes' le atribuye más de 1.000 millones de dólares, lo cierto es que el que fuera primer ministro del emirato entre 2007 y 2013 se endeudó en 2015 para adquirir en diferido la participación en El Corte Inglés. De hecho, será este verano cuando ejecute la conversión del préstamo y tenga las acciones de la sociedad española en su patrimonio. Pero debido a que la compañía no ha cumplido con el plan de negocios estimado cuando firmó la financiación, el inversor árabe también ha tenido que revisar la deuda contraída con Bank of America Merrill Lynch.

Según distintas fuentes, el jeque tiene sobrevalorada su participación de hasta el 14% de El Corte Inglés, ya que se considera que actualmente el grupo valdría menos que cuando anunció la concesión del préstamo convertible, en junio de 2015. De hecho, sus gestores estuvieron inquietos cuando El Corte Inglés se vio otra vez obligado en el último trimestre de 2017 a refinanciar los 3.650 millones que adeuda a la banca, operación que se cerró a finales de enero de este año.

El jeque Hamad bin Jassim bin Jaber bin Muhamad al Thani. (EFE)
El jeque Hamad bin Jassim bin Jaber bin Muhamad al Thani. (EFE)

Para monitorizar mejor la inversión, Merrill Lynch se convirtió por primera vez en su historia en financiador también de El Corte Inglés, al liderar junto con Goldman Sachs y Banco Santander el dinero nuevo, incluido un préstamo puente de 1.200 millones para eliminar los polémicos pagarés para empleados y familiares de la casa.

Por su parte, Banco Santander se ha convertido en el garante de pago de Dimas Gimeno, el aún presidente, para hacer frente a su deuda y la de su familia, derivada del cobro de la herencia de Isidoro Álvarez. Como adelantó El Confidencial entre junio y finales de 2016, el sobrino de Isidoro, su madre y su tío pidieron a la Comunidad de Madrid aplazar hasta 10 años el pago del impuesto de trasmisión por el 7% del capital de El Corte Inglés que les legó el octogenario presidente fallecido en 2014.

Juez y parte

Tras más de seis meses de conversaciones, el equipo de Hacienda de Cristina Cifuentes, en eso momento presidenta de Madrid, accedió a darles cinco años de carencia y otros cinco más para depositar los 100 millones de impuestos por la herencia, valorada en hasta 700 millones. Pero, a cambio, le exigió un aval de un banco para tener seguridad de que a partir de 2021 podría cobrar.

Será este verano cuando el jeque catarí ejecute la conversión del préstamo y tenga las acciones de la sociedad española en su patrimonio

Ese aval se lo dio, según fuentes conocedoras del acuerdo, el Banco Santander, principal acreedor del 'holding' —700 millones— y su socio principal en Financiera El Corte Inglés, la filial desde la que la empresa presta dinero a sus clientes para pagar a plazos sus compras. Por tanto, en el caso de que Gimeno, su madre y su tío no pudieran hacer frente a la deuda con la Hacienda madrileña, sería la entidad presidida por Ana Botín la que se haría cargo de la factura. A cambio y como garantía, según las mismas fuentes, Santander tiene un derecho sobre una participación en acciones de El Corte Inglés.

En teoría, Gimeno podría hacer frente a esas obligaciones fiscales con los dividendos que cobra de El Corte Inglés a través de Cartera de Valores IASA, la tenedora del 7% de su familia y el origen de la guerra judicial entre las partes, como avanzó este diario en octubre de 2017. Pero resulta que esa sociedad de cartera, que tiene en total el 21% del grupo, está controlada por sus primas, Marta y Cristina Álvarez Guil, que tienen dos tercios del capital y con las que actualmente está en una guerra abierta. Por tanto, la distribución de dividendos está en manos exclusivamente de las hijas adoptivas de Isidoro, que podrían ahogarlo financieramente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios