en plena compra del 30% de globalia

Globalia negocia con Barceló la fusión de su grupo turístico para crear el líder de viajes

Javier Hidalgo y Gabriel Subías, consejeros delegados de ambas compañías, se han sentado para estudiar la integración de Halcón Viajes y B the Travel Brand

Foto: Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia. (Carmen Castellón)
Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia. (Carmen Castellón)

Los movimientos corporativos en el sector turístico siguen en temporada alta. Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia, negocia con Avoris, la división de operadores turísticos de Barceló, la integración de sus dos agencias de viajes, lo que daría lugar al líder del sector en España. Fuentes próximas a la operación han confirmado las negociaciones llevadas por el hijo del dueño de Viajes Halcón y Air Europa con Gabriel Subías, consejero delegado de B The Travel Brand, con el visto bueno de Simón Pedro Barceló, presidente de la multinacional mallorquina.

La transacción se ha planteado mediante una integración de las dos divisiones turísticas de Globalia y Barceló, cada una de los cuales tendría un 50% de la compañía resultante, pese a que el tamaño de ambas sociedades es algo dispar. La división minorista de Globlia, que incluye Halcón Viajes y Viajes Ecuador, cuenta con una red de unos 903 puntos de venta propios, de los que unos 475 son propios y otros 428 se reparten entre franquiciados y asociados, con una plantilla próxima a las 1.691 personas, mientras que Avoris dispone de 633 oficinas de cara al público y emplea a 2.915 personas.

Globalia facturó 1.200 millones de euros en 2016 a través de su negocio turístico ‘retail’, mientras que la de Barceló alcanzó los 1.523 millones, según la información corporativa de ambas compañías. Las diferencias se explican porque la segunda incluye en esta división los ingresos de su línea aérea, Evelop, creada en 2013, y de su turoperador mayorista, Viva Tours, mientras que la familia Hidalgo los separa, especialmente Air Europa, su principal fuente de facturación, que aglutina el 47% del total de la cifra de negocio.

El presidente de Barceló Grupo, Simón Pedro Barceló. (EFE)
El presidente de Barceló Grupo, Simón Pedro Barceló. (EFE)

Ambas compañías ya saben lo que es firmar un acuerdo corporativo, ya que en 2017 Globalia vendió su filial de viajes en Portugal a Barceló. Una subsidiaria que tenía 62 puntos de venta y facturaba unos 35 millones de euros. Una desinversión que la familia Hidalgo llevó a cabo tras una brusca reestructuración en 2013 y que supuso el cierre de 160 agencias de viajes y la salida de 450 trabajadores. “Gracias a estas duras y difíciles medidas, el resultado de la división volvió a números positivos en 2014”, explica Globalia, que aun así ha dedicado sus esfuerzos en los últimos años a apostar de forma “preferente” por las ventas por internet en lugar de por las oficinas a pie de calle.

“En un contexto de atonía de la demanda de viajes en el mercado español y portugués, la división minorista continúa el proceso de adaptación al mercado, ajustando a la baja el número de oficinas propias abiertas al público, cerrando aquellas que no contribuían efectivamente en forma positiva a la cuenta de resultados consolidada del grupo”, explica Globalia en su último informe anual sobre la evolución del negocio minorista. Una visión que pone de manifiesto, según distintas fuentes, la necesidad de acometer una nueva reestructuración o una fusión para reducir costes al tiempo que se gana tamaño.

Esa ha sido la estrategia de Barceló en los últimos años. Desde 2015, la familia mallorquina ha adquirido Viajes 2000, Special Tours y Catai, además de haber firmado una alianza estratégica previa con Viajes Eroski. Antes, entre 2012 y 2014, ambos grupos intentaron la compra de Orizonia, la antigua Iberostar Viajes, que la familia Fluxa, dueña de esta cadena hotelera, había vendido en 2005 por 900 millones de euros. Tras una guerra de ofertas en la que se impuso inicialmente Globalia, la compañía cayó en concurso de acreedores y presentó una reclamación judicial contra Barceló, que ganó finalmente la puja, por 60 millones de euros.

Cambio de accionistas del 'holding'

Las negociaciones con Barceló se producen al mismo tiempo que los Hidalgo están atentos al cambio en el accionariado de Globalia, que se resolverá en las próximas semanas. Como adelantó El Confidencial el pasado 20 de marzo, la familia está negociando con varios fondos de capital riesgo la recompra de la participación del 30% que actualmente está en manos de Banco Santander (9,9%), Unicaja (7%), Abel Matutes (5,14%)y José Antonio Hidalgo (9%), hermano del presidente, con el que tiene una relación distante.

Varios 'private equity' están ahora mismo analizando las cuentas internas de Globalia, que ha sido valorada en unos 1.200 millones de euros, por lo que la compra de este 30% asciende a unos 360 millones. Según distintas fuentes, la firma que más avanzada está en esta operación es Gala Capital, que años atrás ya intentó la adquisición de Iberia antes de la entrada de British Airways. Otros de los fondos que han echado las redes al sector turístico en España son Starwood y Blackstone, que han analizado también la compra del 30% de NH Hoteles.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios