su sueldo roza ya los cuatro millones de dólares

Villar Mir sube un 27% el sueldo a su yerno López Madrid en su exilio de oro

El polémico empresario, imputado en varias causas de corrupción, ganó el pasado año casi cuatro millones de dólares como presidente ejecutivo de Ferroglobe, filial de Grupo Villar Mir

Foto: El empresario Javier López Madrid. (EFE)
El empresario Javier López Madrid. (EFE)

Javier López Madrid emigró hace un año a Londres para alejarse de sus problemas judiciales en España tras ser vinculado a varios casos mediáticos de corrupción. Lo hizo para convertirse en, primero, vicepresidente de Ferroglobe, y, después, presidente ejecutivo de la misma compañía, la filial cotizada en el Nasdaq estadounidense del 'holding' de la familia Villar-Mir. Y lo cierto es que se podría deducir que el retiro británico le va muy bien, al menos desde el punto de vista monetario.

Según consta en la memoria oficial de 2017 de Ferroglobe, publicada recientemente, Javier López Madrid, imputado por los casos Bankia, Lezo y Púnica, ganó el pasado año 3,80 millones de dólares, un 27% más respecto a los 2,98 millones que percibió en el ejercicio precedente. El empresario fue remunerado con un salario base de 715.163 dólares, más unos ingresos por beneficios de 311.173 dólares, una aportación al plan de pensiones de 143.003 dólares, un bonus anual de 715.163 dólares y un incentivo a largo plazo de 1,91 millones de dólares.

La subida del 27%, derivada principalmente por haber casi duplicado su bonus a largo plazo —ha pasado de 1,14 a 1,91 millones—, le colocaría como el undécimo presidente y consejero delegado mejor pagado del Ibex 35, en el caso de que Ferroglobe cotizase dentro del índice selectivo de la bolsa española. En esta imaginaria clasificación, la remuneración de López Madrid estaría entre los 3,6 millones de Pere Viñolas, presidente de Colonial, y los cuatro de Josu Jon Imaz, primer ejecutivo de Repsol.

López Madrid (d) y Villar Mir (i), en el acto en que se anunció la fusión entre FerroAtlántica y Globe. (EFE)
López Madrid (d) y Villar Mir (i), en el acto en que se anunció la fusión entre FerroAtlántica y Globe. (EFE)

La diferencia es que la inmobiliaria capitaliza 4.280 millones de euros y la petrolera tiene un valor bursátil de 24.700 millones, por los 1.940 millones de dólares que presenta la compañía de materias primas controlada por la familia Villar-Mir —tiene el 53% del capital— y regentada por López Madrid. Su capitalización solo es comparable a la de Indra, el penúltimo valor del Ibex por tamaño, cuyo presidente, Fernando Abril-Martorell, cobró 7,39 millones de euros en 2017 tras recibir un incentivo extraordinario trianual de 5,57 millones.

La mejora salarial de López Madrid se ha producido al tiempo que Ferroglobe se ha apreciado un 31% en el Nasdaq estadounidense, donde cotiza desde finales de 2015. Pero actualmente cotiza en mínimos de 12 meses tras perder un 30% entre enero y abril. Un desplome provocado por la decisión de la Comisión Internacional del Comercio de Estados Unidos, que se ha opuesto a una reclamación de la compañía de los Villar-Mir para actuar contra países como Australia, Kazajistán, Brasil y Noruega por supuesto ‘dumping’ en la venta de silicio. La compañía, que factura 1.700 millones de dólares, ganó el pasado año 20 millones de dólares, gracias a los 30,9 millones provenientes de la rebaja fiscal aprobada por Donald Trump.

Los acreedores piden más garantías

Una fuerte caída que ha obligado a la familia a tener que poner más garantías por el préstamo de 415 millones de dólares concedido en 2015 por cuatro bancos —Santander, Crédit Agricole, HSBC y Société Générale—, cuya contrapartida son las propias acciones de Ferroglobe, según consta en la memoria del grupo. El aumento de la pignoración se produjo el pasado 14 de febrero, en plena caída de la cotización de la compañía con sede en Londres. En caso de impago, estos acreedores se convertirían en accionistas de control de la filial de Grupo Villar Mir.

López Madrid no ha sido el único directivo bien pagado en Ferroglobe. Pedro Larrea, exejecutivo de Pricewaterhouse y de Endesa y hombre de confianza del yerno de Villar Mir, cobró el pasado año 3,05 millones de dólares por su función como consejero delegado. Larrea, que en junio de 2017 fue nombrado también consejero, percibió 612.000 dólares como salario fijo, 281.283 como otros beneficios, 122.451 dólares como complemento por pensión, un bonus anual de 612.000 dólares y 1,42 millones en concepto de plan de incentivo a largo plazo.

Estos sueldos llaman la atención, puesto que tanto López Madrid como Larrea parten de un sueldo base de 550.000 y 475.000 libras esterlinas, respectivamente. Sin embargo, a mediados de 2016, Ferroglobe, la compañía resultante de la fusión de FerroAtlántica con la americana Globe Specialty Metals, aprobó una nueva política de remuneraciones para fidelizar a los directivos y premiarlos si consiguen determinados resultados. El presidente del comité de compensaciones no es otro que Javier Monzón, íntimo amigo de López Madrid, que llegó a Ferroglobe al poco tiempo de abandonar la presidencia de Indra.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios