recurre ante la audiencia nacional

La antigua Gaesco Bolsa acusa a la CNMV de ignorar al Supremo en el caso Colonial

Delforca 2008, heredera del antiguo bróker, ha llevado ante la Audiencia Nacional la decisión del supervisor de archivar el caso sin haber realizado las pesquisas que le instó a realizar el Supremo

Foto: CNMV
CNMV

Una década después del descalabro de Inmobiliaria Colonial, continúa la batalla por demostrar qué ocurrió en torno a la cotización de la inmobiliaria y las ventas realizadas por Banco Santander, a las que siguieron la caída en desgracia de la antigua Gaesco Bolsa, firma ahora bautizada como Delforca 2008, mientras que su matriz, el antiguo Gaesco Hólding, es ahora Mobiliaria Monesa.

Esta última, en su informe de auditoría anual, acaba de desvelar que la CNMV ha vuelto a dar carpetazo a la investigación que, desde hace nueve años, el antiguo bróker está pidiendo llevar a cabo. El supervisor ha tomado esta decisión en contra de la decisión del Tribunal Supremo, que hace tres años ordenó a la CNMV “la reapertura de la tramitación del expediente sancionador” contra Colonial, su consejo de administración de aquel entonces, presidido por Luis Portillo, y Banco Santander.

Según denuncia Mobiliaria Monesa en sus cuentas anuales, “la CNMV ha vuelto a archivar la denuncia contra lo ordenado por el Tribunal Supremo respecto a la intervención de Delforca 2008 en la ordenada reapertura del expediente. Sin haber dado, en consecuencia, los indicados trámites de audiencia, vista intervención y alegaciones a Delforca 2008, dejándola en total indefensión”.

Lejos de tirar la toalla, la firma “ha presentado el correspondiente escrito ante la Audiencia Nacional respecto al incumplimiento de los términos de la sentencia del Tribunal Supremo (de manera incomprensible)” y “ha recurrido en vía administrativa por ser un acto autónomo de dicha sentencia del Tribunal Supremo”, además de estar estudiando “otras posibles acciones contra lo que se entiende es una desobediencia manifiesta y voluntaria de lo ordenado por el Alto Tribunal”.

Historia de un exceso

Los hechos que enfrentan a Mobiliaria Monesa contra la CNMV se remontan al año 2007, cuando el entonces presidente de Colonial, Luis Portillo, invirtió 314 millones de euros en la ampliación de capital dirigida a saldar la compra de Riofisa. Esta operación, altamente apalancada, contó con una estructura de derivados (‘equity swaps’) sobre los títulos de la propia Colonial en la que participaron la antigua Gaesco Bolsa y Banco Santander.

A partir de aquí, la historia: todo el sector inmobiliario español colapsó por el estallido de la burbuja y las acciones de los hasta entonces reyes del ladrillo entraron en caída libre. Portillo fue incapaz de liquidar las posiciones del ‘equity swap’ y Santander reclamó a Gaesco que respondiera ella, algo a lo que la firmó se negó alegando ser sólo un intermediario.

Suma y sigue, porque el bróker contraatacó acusando a la entidad de haber manipulado la cotización de Colonial con ventas masivas de acciones antes de la liquidación del derivado, porque le favorecían a la hora de cerrar estas posiciones.

Así se abrió una guerra de arbitrajes y pleitos, todavía hoy pendientes de resolución final, en los que Santander reclama 66,4 millones por las pérdidas en la compra-venta de acciones de Colonial por parte de Portillo; y la antigua Gaesco exige al banco 120 millones por haber intentado controlar a la compañía, torpedeando el saneamiento de la misma y obligándole a vender a GVC su actividad de mercados organizados y el negocio de las gestoras de fondos y pensiones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios