invierte en un fondo de capital riesgo chino

El gurú de inteligencia artificial por el que BBVA ha apostado 40 M

El banco ha invertido en el fondo de capital riesgo de Sinovation Ventures que gestiona Kai-Fu Lee, el expresidente de Google China

Foto: Kai-Fu Lee. (EFE)
Kai-Fu Lee. (EFE)

Inteligencia artificial y China. BBVA ha puesto 50 millones de dólares —en torno a 40 millones de euros— en un fondo con el objetivo de aprender más sobre estas dos vertientes. El banco presidido por Francisco González ha invertido en Sinovation Fund IV, el fondo de capital riesgo de Sinovation Ventures, para tener acceso al conocimiento de China y sus innovaciones en inteligencia artificial.

El gestor de vehículo es Kai-Fu Lee, lo que ya es toda una carta de presentación. Kai-Fu Lee (1961, Taiwán) se formó en Estados Unidos tras emigrar allí con sus padres. Estudió en la Universidad de Columbia y después trabajó en Apple, SGI y Microsoft. Con este gigante tecnológico se trasladó a Pekín. Desde allí fichó por Google, lo que enfrentó a las dos empresas en los juzgados por una cláusula de no competencia. Finalmente, desembarcó en Google para lanzar y presidir la filial china entre 2005 y 2009, alcanzando una cuota de mercado del 30%. Ese año fundó Sinovation Ventures, convirtiéndose en una referencia tecnológica en China.

La firma de capital riesgo tiene presencia en Pekín, Shanghái, Shenzhen y Silicon Valley (California, Estados Unidos). Su volumen de activos alcanza los 1.700 millones de dólares —unos 1.400 millones de euros— divididos en seis fondos, aunque todos están centrados en 'startups' surgidas en China al calor del avance tecnológico. En concreto, pone el "foco en el desarrollo de la próxima generación de compañías chinas de alto nivel tecnológico", según asegura en una presentación.

Kai-Fu Lee (también llamado Li Kaifu) sigue al frente de la gestión. Su estrategia es aprovechar la experiencia en empresas estadounidenses en torno al desarrollo de nuevas tecnologías durante las últimas décadas para discernir entre las 'startups' con más potencial. Entre los mayores éxitos en los que ha invertido están Meitu, una aplicación para el intercambio de fotos; Mobike, una aplicación para alquilar bicicletas; VIPKid, una firma de educación 'online' para niños, o Face++, que provee tecnología para el reconocimiento facial de las cámaras. Estas empresas están valoradas en más de 1.000 millones de dólares, por lo que se conocen ya como unicornios.

La estrategia de Kai-Fu Lee es aprovechar la experiencia con las nuevas tecnologías en EEUU y China e invertir en las 'startups' con más potencial

Más allá de su papel como inversor de capital riesgo, Kai-Fu Lee es uno de los gurús más escuchados en China en lo que a tecnología e innovación se refiere. En Twitter tiene 1,7 millones de seguidores y en Weibo, la red social china de 'microblogging', más de 50 millones. Asimismo, ha sido vicepresidente del Comité de los 100, una organización que tiene como fin promover la participación de todos los estadounidenses de origen chino en Estados Unidos y el diálogo entre ambos países. Actualmente, esta relación pasa por un momento muy delicado, con la amenaza de guerra comercial.

En una conferencia en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) celebrada en noviembre, Kai-Fu Lee predijo un futuro de liderazgo en inteligencia artificial para China. De hecho, estima que en apenas 10 años el coche eléctrico autónomo será popular en el país, mientras que cree que tardará al menos dos décadas en Estados Unidos. Aun así, cree que por sus capacidades económicas las dos potencias prolongarán el duopolio en la inteligencia artificial del que a su juicio gozan actualmente.

Más digital y menos oficinas

El gurú tecnológico también señaló el año pasado que los grandes bancos serán la primera industria en apostar con fuerza por la inteligencia artificial para transformar su negocio, aunque se refirió a las principales entidades de Wall Street.

Entre la oferta de Sinovation Ventures, BBVA ha apostado por el Sinovation Fund IV, que cuenta con un patrimonio de 400 millones de euros. Desde la entidad explican que la meta es adquirir conocimiento y tener acceso a la innovación en inteligencia artificial que se está produciendo en China. De hecho, estos avances están abordando el campo de las aplicaciones bancarias. Ahora, BBVA tendrá acceso a la información de todas las inversiones que realice el vehículo. "También dará a BBVA la oportunidad de construir potenciales acuerdos y encontrar nuevos clientes, productos y servicios", señalan fuentes del banco.

Las entidades españolas están inmersas en un proceso de digitalización para competir por el público joven y mantener su negocio con menos costes. No en vano, la banca española cerró 1.336 sucursales en 2017, en torno al 5%. En el caso de BBVA, el recorte fue del 15% en España, al cerrar 508 oficinas, hasta terminar el año pasado con 3.811. De hecho, Carlos Torres, consejero delegado y posible sucesor de FG, ha reconocido que en el muy largo plazo podrían operar con 1.000 sucursales en España. Una visión en la que coincide con Kai-Fu Lee, que describió las infraestructuras (oficinas) de la banca como "la maldición del equipaje que tienen".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios