Noticias de OHL: OHL repaga 616 millones y deja su deuda bancaria a cero para salir de la UVI
tras cobrar la venta de la filial de concesiones

OHL repaga 616 millones y deja su deuda bancaria a cero para salir de la UVI

La constructora ha pagado a cuatro de los principales bancos españoles préstamos y líneas de crédito tras cobrar los 2.158 millones de la venta de la división de concesiones

Foto: El presidente de OHL, Juan Villar-Mir. (EFE)
El presidente de OHL, Juan Villar-Mir. (EFE)

OHL quiere volver a tener una solvencia a prueba de cualquier socavón. La compañía ha aprovechado la venta de su división de concesiones al fondo australiano IFM Global Infraestructure para cancelar totalmente su deuda financiera. Según han confirmado fuentes del mercado, la empresa controlada por la familia Villar-Mir ha pagado a la banca en los últimos dos días 616 millones de euros, con los que ha dejado a cero su pasivo.

La constructora recibió el pasado jueves los 2.158 millones de IFM en lo que definió como “la operación más importante en la historia del grupo”. Ese mismo día, OHL lanzó una oferta para recomprar tres series de bonos con vencimiento en 2020, 2022 y 2023 por 894 millones de euros, propuesta que los tenedores de estos instrumentos financieros pueden aceptar hasta el 12 de mayo.

Un día más tarde, la compañía se dirigió a la banca, liderada por Santander, CaixaBank, Bankia, Sabadell, Société Générale y Credit Agricole, para ofrecer la amortización anticipada de 616 millones de lo que se conoce como deuda corporativa o deuda bruta con recurso. Todos los bancos han aceptado el cheque de OHL, que en 2016 tuvo que pedirles un auxilio debido a los graves problemas para hacer frente a sus obligaciones a corto plazo.

Los apuros de OHL incluso han estado latentes hasta hace pocas semanas, puesto que los acreedores le autorizaron dos 'waiver' (prórrogas) sobre dos préstamos que suman 440 millones de euros. El primero es un crédito sindicado con 14 entidades financieras, firmado en junio de 2015, por importe de 250 millones de euros; mientras que el segundo es una línea de crédito 'revolving' de 190 millones, que forma parte de la financiación sindicada por importe de 700 millones que OHL logró el año pasado.

La constructora recibió el pasado jueves los 2.158 millones de IFM en lo que definió como “la operación más importante en la historia del grupo”

En sendos casos, la compañía había incumplido la obligación de cerrar el último ejercicio con un ratio de apalancamiento por debajo de cuatro veces ebitda, ante lo cual sus entidades acreedoras le han concedido una dispensa, conscientes de que estos números se darán la vuelta una vez se cerrase la venta de la división de concesiones. De hecho, los bancos le impusieron como condición para esta prórroga la cancelación de estos créditos una vez se materializara la venta del 100% de su filial.

Hay que recordar que OHL era considerada como una empresa de alto riesgo por Moody´s hasta el pasado mes de diciembre, cuando la agencia de 'rating' le levantó la calificación de bono basura. En el verano de 2016, esta misma firma advirtió sobre la capacidad de pago de la constructora, que en octubre de 2015 tuvo que ampliar capital en 1.000 millones de euros ante su insolvencia sobrevenida.

La deuda de la familia

A partir de ese momento, el objetivo de OHL es, por una parte, volver a repartir dividendo, pero bajo criterios de prudencia —lo que ha borrado las esperanzas de aquellos que confiaban en una retribución extraordinaria para los accionistas—, y por otra, renegociar las líneas de liquidez que logró el año pasado para conseguir unas condiciones más cómodas, conversaciones que la empresa ya ha empezado a mantener con sus entidades acreedoras.

Tras pagar los 616 millones de deuda bancaria y los 894 millones de los bonos, la compañía se queda con 648 millones disponibles para reducir sus líneas de crédito, financiar nuevos proyectos y remunerar a los accionistas. El más favorecido sería la propia familia Villar-Mir, que al mismo tiempo está renegociando la deuda del Grupo Villar Mir, que ronda los 4.470 millones, con Banco Santander, Deutsche Bank, HSBC y Credit Agricole.

Fuentes financieras aseguran estar tranquilas con la posición de la familia, al indicar que los activos que tiene el grupo superan en cerca de 1.000 millones la deuda neta. Se refieren a lo que aportan la inmobiliaria Espacio, Ferroglobe —la empresa cotizada en el Nasdaq estadounidense— y Fertiberia, la filial de fertilizantes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios