mantiene sus paquetes en estas participadas

CaixaBank se blinda ante posibles caídas de sus inversiones en Telefónica y Repsol

Fuentes de CaixaBank desvinculan ambas operaciones de posibles cambios en su cartera de participadas y lo definen como una "práctica habitual" para la gestión activa

Foto: CaixaBank se blinda ante posibles caídas de sus inversiones en Telefónica y Repsol. (Reuters)
CaixaBank se blinda ante posibles caídas de sus inversiones en Telefónica y Repsol. (Reuters)

CaixaBank está utilizando instrumentos de inversión en derivados para blindar al banco de posibles caídas en bolsa en sus principales participadas: el 5% que mantiene en Telefónica y el 9,6% que retiene en Repsol. Precisamente esta semana se recompró de manera anticipada el 'equitiy swap -nombre técnico de dicho producto financiero- que se mantenía sobre el 0,88% de Telefónica, según se ha comunicado a la CNMV. Eso supone que CaixaBank mantiene su participación en la compañía que preside José María Álvarez-Pallete.

El 'equity swap' es un mecanismo que permite asegurar la participación ante posibles oscilaciones de mercado, lo que en el caso de CaixaBank le sirve para reducir los costes de capital que para un banco supone mantener este tipo de participación, más características de una cartera industrial. En la práctica, se venden los derechos económicos -el dividendo- pero no los políticos -se retiene el voto en las juntas de accionistas-.

Además de este 'equity swap' sobre las acciones de Telefónica, CaixaBank también tiene vivos otros dos productos de este tipo, que afectan de manera conjunta al 4,8% de la petrolera Repsol, la mitad de su participación.

Fuentes de CaixaBank desvinculan ambas operaciones de posibles cambios en su cartera de participadas y lo definen como una "práctica habitual" para la gestión activa de la cartera de participadas, ya que así se asegura un precio de cobertura.

En un reciente informe la firma de analistas Alantra Equitys valora que en el caso de la petrolera "financieramente, CaixaBank está bloqueando una pérdida de capital antes de impuestos de alrededor de 250 millones de euros por la mitad de su participación en Repsol". Además dicha pérdida, según este mismo analista no sería tal, ya que se compensaría liberando los activos ponderados por riesgo vinculados a este paquete de acciones y que estima en un horquilla entre los 260 millones y los 275 millones.

En el caso de Telefónica, se hizo una cobertura que ahora se ha cancelado debido a que el precio de mercado ha bajado desde que se hizo constituyó el instrumento financiero en cuestión.

Telefónica está contabilizada como disponible para la venta, si bien muchos analistas consideran este 5,1% como un activo principal de la entidad. En consecuencia, los cambios en su valoración de mercado se reflejan en los ratios de capital, no en la cuenta de resultados.

Al efectuar este tipo de cobertura se ha reducido impacto negativo que la caída de la acción hubiera tenido en el ratio de capital de CaixaBank. Por ello, se ha reforzado el capital en aproximadamente 100 millones por este ajuste de valoración de Telefónica. En los últimos doce meses, la acción de Telefónica ha caído un 21%.

El plan estratégico

El plan estratégico de CaixaBank incluía reducir el consumo de capital (económico) imputado a participadas minoritarias. Eso se ha llevado a cabo por dos vías o desinversiones como Inbursa o BEA 'que fueron traspasadas a Criteria' o a través de coberturas financieras. Las coberturas han de verse como dinámicas y pueden y deben variar en función de la evolución del mercado.

En todo el 2017 CaixaBank ganó un total de 173 millones de euros por los ingresos de las participadas, sobre un total de 1.684 millones de beneficios totales del ejercicio, y que supuso una ganancia récord.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios