JERÓNIMO MARTÍNEZ TELLO, EXDIRECTOR DE SUPERVISIÓN

"El Banco de España nunca pensó que Bankia iba a 'petar', si no, estaríamos suicidados"

El exdirector general de supervisión del Banco de España asegura que la entidad se podía salvar con 13.000 millones, pero Goiri pidió dinero de sobra para cubrirse las espaldas

Foto: Sede central de Bankia en Madrid. (EFE)
Sede central de Bankia en Madrid. (EFE)

"No pensábamos que Bankia iba a 'petar' cuando salió a bolsa, sinceramente; si no, estaríamos suicidados". Así de contundente se ha mostrado el director general de supervisión del Banco de España en el momento de la OPV, Jerónimo Martínez Tello​, en su comparecencia en la comisión de investigación de la crisis financiera en el Congreso. Según su testimonio, el gran problema para la gestión de la crisis de Bankia fue que Luis de Guindos decidió que Rodrigo Rato tenía que dimitir. Asimismo, asegura que la entidad se habría salvado con los 13.000 millones que pidió el exvicepresidente del Gobierno, pero que Goirigolzarri exigió más para acceder a la presidencia para guardarse las espaldas.

Según Martínez Tello, ni los informes de seguimiento ni los famosos correos del inspector Casaus decían que Bankia era inviable, sino que cuestionaban la estructura de salida a bolsa (en la que se desgajaron los activos de peor calidad y las ayudas públicas recibidas hasta ese momento, 4.500 millones, que quedaron en BFA). De hecho, asegura que el equipo de Casaus dijo que la colocación era "una gran oportunidad". Y añade que los test de estrés europeos, los bancos de inversión y las agencias de rating, tras hacer sus 'due diligences', también dieron el visto bueno a la operación.

El ex director general de supervisión del Banco de España, Jerónimo Martínez Tello. (EFE)
El ex director general de supervisión del Banco de España, Jerónimo Martínez Tello. (EFE)

Asimismo, ha insistido en que la decisión de salir a bolsa en verano de 2011 fue exclusivamente del consejo de Bankia, con lo que niega la versión mantenida por otros muchos comparecientes de que fue una "cuestión de Estado". Incluso cuando los colocadores le dijeron que tenía que bajar el precio a 3,75 euros, el consejo "pudo decidir no salir, pero prefirió seguir adelante". "En el Banco de España no pensábamos que iba a 'petar', sinceramente".

Ya en 2012, cuando el plan de negocio no cumplió las expectativas, es cuando se cuestionó la viabilidad de BFA (no de Bankia). Entonces se reunió con Rato y este planteó hacer una "desestructuración", es decir, coger una parte de BFA e integrarla con Bankia para poder aprovechar los activos fiscales del grupo (DTA). Y el exdirector gerente del FMI solicitó unas ayudas públicas de 13.000 millones para poder ejecutar esta operación, más otros 2.000 millones de "apoyo temporal". El exresponsable del Banco de España considera que con esos 13.000 millones habría "estado suficientemente capitalizada", pero Goirigolzarri quiso "cubrirse las espaldas" y solicitó 19.000.

"El gran problema fue la dimisión de Rato"

"No solo se negoció que entrara un señor, que a mi juicio era el mejor consejero delegado de banca que había, sino en qué condiciones entraba. Evidentemente, se quería cubrir las espaldas porque la responsabilidad sería toda para él. Los 13.000 millones estaban más amparados. y se ajustan más a los resultados que ha generado Bankia en la realidad, pero probablemente era mejor inyectar 19.000 (y Goldman Sachs, contratado por el Ministerio, había llegado a 24.000) porque se asentaba más el proyecto. Con un desequilibrio tan elevado, mejor tirar por lo alto que por lo bajo". Este exceso de capital ha permitido "atender la devolución de 5.000 millones de preferentes y subordinada que han salido de las ayudas del Estado".

Precisamente, el relevo de Rato por Goirigolzarri fue el gran obstáculo para gestionar la crisis de Bankia, según esta comparecencia: "El problema fue que, cuando se estaba gestionando la crisis, por lo que sea, de unas reuniones en el Ministerio de Economía se deriva que el lunes por la mañana dimite el presidente de Bankia. Nos quedamos con una entidad muy grande que tenía las posibilidades de gestionar la crisis abiertas en canal". En esta misma comisión del Congreso, Rato acusó a Guindos de obligarle a dimitir y forzar el rescate de Bankia, y el todavía ministro le respondió que dimitió Rato pero se arrepintió, y entonces él ya no le dejó volver.

Fuera del caso Bankia, Martínez Tello ha admitido que el Banco de España se planteó una "solución de choque" cuando estalló la crisis financiera, pero la descartó porque tenía muchísimo riesgo: " expropiaciones, gestión desde el sector público, cambio de modelo de negocio con una reestructuración tremenda, había que financiarse en mercados, y existía un enorme riesgo de contagio". Ha puesto el ejemplo del Santander que, entre 2009 y 2013 saneó 67.000 millones con un margen de explotación de 20.000. "Imagínense las consecuencias de una estrategia de 'shock' para el resto del sector. Entendíamos que era inviable e inalcanzable. Por eso se adoptó la estrategia de las integraciones de cajas", ha explicado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios