gira del presidente de bankia por las oficinas

Goiri, a la tropa: niega la fusión con BBVA y pide más esfuerzo sin recompensa cierta

El presidente de Bankia está de 'tourné' por su red de oficinas. En ella, ha negado que esté planeando una fusión con BBVA y ha pedido otro esfuerzo para cumplir el plan estratégico

Foto: El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en la presentación del plan 2018-2020. (EFE)
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en la presentación del plan 2018-2020. (EFE)

José Ignacio Goirigolzarri y su número dos, José Sevilla, se han ido de gira por provincias como las antiguas folclóricas para explicar a los empleados de la red de sucursales de Bankia el nuevo plan estratégico 2018-2020 recientemente presentado. Pero el tema estrella de todas las visitas están siendo las famosas declaraciones del presidente en que admitía que la entidad tendría una "encaje perfecto" con BBVA. Aparte, fuentes de la plantilla aseguran que les ha vuelto a pedir un nuevo esfuerzo, el enésimo desde el rescate, sin que tampoco esta vez haya una recompensa asegurada.

En esta 'tourné', Goirigolzarri pretende dejar meridianamente claro que no hay ningún proyecto de fusión con BBVA sobre la mesa y que sus comentarios no significaban que se estuviera postulando para ser comprado, como casi todo el mundo interpretó. "Nosotros a lo nuestro, a trabajar y a cumplir nuestros objetivos solitos, porque no se plantea ningún otro escenario que no sea que Bankia continúe en solitario en el periodo que abarca el plan estratégico", es el mensaje que lanza, según las fuentes consultadas.

José Ignacio Goirigolzarri (actualmente en Bankia) y Francisco González, en su etapa juntos en BBVA.
José Ignacio Goirigolzarri (actualmente en Bankia) y Francisco González, en su etapa juntos en BBVA.

Las citadas declaraciones fueron publicadas el 5 de marzo en el 'Financial Times', y Goirigolzarri se está viendo obligado a explicar ahora lo que realmente pasó. Según su versión, hizo un visita informal a la sede del diario británico en un viaje a Londres para presentar el plan estratégico a inversores. Allí mantuvo una conversación informal, no una entrevista, en la que le preguntaron si alguien podría comprar Bankia, a lo que contestó que claro, como cualquier otro banco. "¿Y encajaría con BBVA?", insistieron los periodistas. "Sí, Bankia tendría un encaje perfecto con cualquier gran banco". Y al día siguiente se encontró con el titular del BBVA.

La operación con BBVA es la que tendría más sentido para el Gobierno, que privatizaría de una vez la entidad nacionalizada y maximizaría su precio gracias a la necesaria prima de control. Además, el banco que preside el antiguo jefe de Goiri, Francisco González, es el único que podría acometer la adquisición totalmente en efectivo (Economía no quiere un canje de acciones que haga al FROB accionista de otra entidad). Y según firmas como Mediobanca, también sería una operación redonda para BBVA, aunque tendría que vender su filial en EEUU o acometer una ampliación de capital de hasta 11.000 millones.

Un nuevo esfuerzo, y van...

Pero las explicaciones sobre BBVA son un accidente, porque el verdadero motivo de esta gira —que se hace todos los años tras los resultados— es arengar a la tropa para acometer el nuevo esfuerzo que va a suponer el cumplimiento del nuevo plan estratégico tras la integración de BMN... con 2.000 empleados menos tras el ERE acometido en la entidad adquirida. El problema, según fuentes de la plantilla, es que se trata del enésimo esfuerzo que les pide el presidente desde el rescate de 2012, y siempre va aplazando la recompensa para "cuando las cosas estén mejor".Y aunque el banco está mejor, la recompensa no llega.

"Cuando el rescate, se pidió un esfuerzo porque había que salvar el banco. Luego otro porque había que conservar los clientes. Después uno más porque había que vender acciones. Más tarde, porque había que volver al crecimiento. Y ahora porque hay un nuevo plan estratégico", comenta una de estas fuentes. "Al final, a la gente le queda que cada vez hay objetivos más ambiciosos que tiene que cumplir menos gente. Y que, aunque los cumplas, la recompensa siempre se aplaza", añade otra.

Hay que recordar que Goirigolzarri suprimió el bonus (retribución variable) de la plantilla en sus primeros años, y después prolongó esta supresión al conocerse las retribuciones abusivas de Blesa y Rato, y ante la necesidad de devolver el dinero de la salida a bolsa de 2011 a los minoristas. Más tarde, lo ligó al pago de dividendos o a la devolución de ayudas públicas, algo que sentó bastante mal a los empleados, porque son conceptos que no tienen nada que ver con sus objetivos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios