Evitan anunciar medidas legales

Colau recorta en 346 millones el valor de los activos que Agbar aportó en Cataluña

Barcelona quiere remunicipalizar el agua, igual que hizo París con Suez, compañía francesa que controla Agbar y que será la principal perjudicada por esta iniciativa del consistorio

Foto: La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en un acto público. (EFE)
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en un acto público. (EFE)

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB), el consorcio que agrupa las ciudades de la conurbación urbana de la capital catalana y que preside la propia Ada Colau ha presentado hoy una auditoría interna en la que rebaja en 346 millones de euros la valoración de activos que la compañía Agbar aportó a la sociedad Aigües de Barcelona Empresa Metropolitana de Gestió del Cicle Integral de l'Aigua SA, más conocida como “la Mixta”, donde AMB posee el 15%.

En rueda de prensa, el concejal del Agua de Barcelona, Eloi Badia ha presentado hoy un informe elaborado por la entidad pública Barcelona Regional. Según este estudio, Agbar aportó a la sociedad público privada activos valorados en 476 millones, cuando en realidad estos activos valían sólo 130 millones.

Pese a la gravedad de las revelaciones, Badía ha evitado hoy anunciar medidas legales contra Agbar. De hecho el planteamiento toparía con algún problema, ya que la AMB no es el único socio de “la Mixta”. En la sociedad también participa Criteria, el holding de participadas de La Caixa. Criteria pagó en 2014 un total de 50 millones de euros por el 15% de la empresa. Eso valoraría el total de la sociedad en 333 millones, el triple de lo que ha apuntado hoy Eloi Badía en su informe.

Colau quiere remunicipalizar el agua de Barcelona, igual que hizo París con Suez, compañía francesa que controla Agbar. Incluso ha introducido esta cuestión en una multiconsulta que se va a celebrar en mayo y que incluye preguntar a la ciudadanía sobre si hay que nacionalizar el servicio del agua, que lleva privatizado 150 años. Hay una tendencia en los ayuntamiento controlados por el entorno de Podemos de remunicipalizar las concesiones de agua. Terrassa es el caso más paradigmático en Cataluña.

La presentación del informe es clave porque el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya falló en 2016 que “la Mixta” no podía seguir dando el servicio al área metropolitana de Barcelona, que suma 23 municipios, entre ellos algunos tan poblados como la capital catalana, L’Hospitalet de Llobregat, Badalona o Sant Cugat, al no haberse tramitado concurso público alguno.

Base legal

Esa sentencia es la base legal con la que cuenta Ada Colau para recuperar el servicio público para la administración. Agbar recurrió ante el Tribunal Supremo, como el resto de litigantes en esta causa: FCC, Acciona y Aguas de Valencia. Se calcula que ha de fallar en unos seis meses. Y en este caso no cabrá recurso. Badia ha apuntado que esta sentencia será la clave para remunicipalizar el servicio y dejar a Agbar sin la base de su negocio en España. Y que hasta entonces, contra lo que podría pensarse, no ni el Ayuntamiento de Barcelona ni el resto tomarán medidas legales.

Por tanto, una vez tomada la decisión política, la cuestión es el precio. Hoy Colau ha puesto el suyo: 130 millones a repartir entre los 23 municipios repartidos de forma proporcional en función de la población y las infraestructuras en uso.

Badia ha justificado la valoración porque supuestamente Agbar aportó 230 millones de activos ya amortizados, otros que correspondían a los propios ayuntamientos en función de la Ley de Urbanismo y otros 116 millones que corresponden a activos en alta que nunca deberían haber formado parte de la sociedad. Un campo abonado para futuros pleitos entre Suez y los municipios que quieran jugar. Sobre la mesa de póker: más de 346 millones de euros. En ese entorno, la remunicipalización será lo de menos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios