proyecto quasar

Morgan Stanley y Deutsche se llevan el pastel del mayor crédito inmobiliario desde la crisis

Los dos bancos se han hecho con la mayor parte de los cerca de 7.000 millones que financiarán el vehículo conjunto creado por Santander y Blackstone para dar salida al ladrillo tóxico de Popular

Foto: Santander adquirió Popular en junio.
Santander adquirió Popular en junio.

Morgan Stanley y Deutsche Bank han sido los elegidos para hacerse con la mayor parte del megacrédito de Quasar, nombre con que se conoce el vehículo conjunto creado por Santander y Blackstone para gestionar los 30.000 millones de ladrillo tóxico de Popular.

Como adelantó este medio, los dos socios llevan meses negociando con las principales entidades del planeta la financiación de cerca de 7.000 millones que inyectarán a la nueva sociedad tenedora de estos activos, unas conversaciones que ya tienen sus grandes ganadores.

Finalmente, la estructura financiera se ha construido sobre dos grandes prestamistas, los citados Morgan Stanley y Deutsche Bank, y un 'poll' de bancos, que todavía se está terminando de definir, en el que participarán cuatro o cinco firmas con cantidades más pequeñas, según afirman fuentes conocedoras.

Los dos primeros aportarán la mayoría de la financiación, mientras que entre los prestamistas con menores posiciones se da por hecha la participación de Goldman Sachs y Bank of America Merrill Lynch. El resto serán también entidades extranjeras, ya que ningún español ha querido participar en esta estructura.

Además, tanto Santander como Blackstone aportarán algo más de 3.000 millones de euros en capital, cifra que se repartirán proporcionalmente a la participación que tiene cada uno en Quasar, donde la mayoría corresponde al fondo estadounidense, con el 51%, mientras que el banco español controla el otro 49%.

El calendario con el que se está trabajo contempla tener toda la operación cerrada en las próximas semanas, y en cualquier caso antes del concluir el mes de marzo.

La mayor cartera de Europa

Fue el pasado verano cuando Blackstone se impuso en la subasta exprés lanzada por Santander para desconsolidar 30.000 millones de activos inmobiliarios (adjudicados y fallidos) de Popular, una cartera cuya valoración neta quedó reducida a cerca de 10.000 millones tras elevar las provisiones al 63%, en el caso de los adjudicados, y al 75%, en los créditos.

Para hacerse con el 51% de la sociedad, Blackstone puso sobre la mesa un cheque de 5.100 millones, mientras que Santander aportó la totalidad de la activos a su nueva sociedad conjunta, la cual se completará con la citada inyección de 3.000 millones de capital y la financiación de cerca de 7.000 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios