Noticias de La Caixa: Fainé sale de Gas Natural para pasar de jugador de la partida a repartidor de cartas
Criteria como motor de operaciones corporativas

Fainé sale de Gas Natural para pasar de jugador de la partida a repartidor de cartas

Ocupa la presidencia de Criteria, el 'holding' de participada de la antigua caja catalana y que a cierre del año 2016 sumaba activos por más de 361.000 millones de gran valor estratégico

Foto: Fotografía facilitada por Caixabank del presidente de la Fundación Bancaria la Caixa, Isidre Fainé. (EFE)
Fotografía facilitada por Caixabank del presidente de la Fundación Bancaria "la Caixa", Isidre Fainé. (EFE)

Poca gente sabe que hace tres años, en una reunión en Madrid, Isidre Fainé le ofreció a Florentino Pérez fusionar Abertis con ACS, con el objetivo de crear el Vinci español. Vinci es un gigante francés de la construcción y las concesiones que triplica el tamaño de Abertis. Después de todo, Florentino y Fainé son viejos conocidos. Fueron socios en la empresa de autopistas españolas entre 2003 y 2012, durante nueve años, y el hoy presidente del Real Madrid llegó a ser vicepresidente de Abertis. Cuando se le hizo la propuesta, Florentino Pérez respondió que no.

Ironías del destino, Florentino Pérez se encuentra inmerso en una carrera de opas para controlar Abertis en un pulso con el gigante italiano Atlantia. En esta misma semana, Isidre Fainé ha optado por dejar la presidencia de Gas Natural y alejarse de la primera línea del Ibex-35. Como un jugador de cartas que dejará su afición para convertirse en crupier, Fainé, como banquero viejo, ha recordado que la banca siempre gana. Cambio de rol. Centrarse en esos momentos, como la reunión con el presidente de ACS hace tres años. Dar juego, a veces, puede ser la mejor baza.

De modo que ahora cede el paso a un directivo de su máxima confianza, Francisco Reynés, que dirigirá una de las joyas de la corona del grupo como presidente ejecutivo de Gas Natural.

Fainé sigue siendo el presidente de la Fundación Bancaria La Caixa. Y también ocupa la presidencia de Criteria, el 'holding' de participada de la antigua caja catalana y que, a cierre del año 2016, sumaba activos gestionados por más de 24.000 millones. Ahora el juego ya no pasa por gestionar las empresas sino las participaciones. De administrador a propietario.

Para Fainé, centrarse en Criteria implicar volver a los orígenes, a su época previa a La Caixa, cuando dirigía Bankunión, una entidad centrada en las participaciones industriales —tenía más de 200— y que era el accionista de Acesa en los orígenes de la compañía. El primer gran éxito bancario de Fainé fue sugerirle al entonces director general de La Caixa, Josep Vilarasau que sacase Acesa del Fondo de Garantía de Depósitos. Era a principios de los años 80 y se ponían las bases de lo que luego acabaría convirtiéndose en Abertis. Repartir cartas. Como entonces, como ahora. La lengua catalana tiene una frase para este tipo de actividad, cuando, además se hace desde un segundo plano pero con consecuencias efectivas de poder: "remenar les cireres", que en traducción muy libre sería el equivalente al muy ibérico "cortar el bacalao", pero con un sentido de discreción adecuado en extremo a la figura de Fainé.

Las mejores cartas

En un mazo no todas las cartas son iguales. Hay dieces pero también hay ases. Los dos ases en el mazo de Fainé son el 45% que Criteria tiene CaixaBank y el 24% que mantiene en Gas Natural. El as de Gas Natural hay que jugarlo con inteligencia, supone una quinta parte de los activos de Criteria. Y la vía que contempla el presidente de La Caixa pasa por Portugal.

Hace meses que se ha puesto en marcha los contactos para un fusión de Gas Natural con la portuguesa EDP para crear un gigante ibérico que además tendría presencia en toda América Latina, incluida Brasil, y que pondría un pie en el mercado de Estados Unidos. Los contactos son muy lentos porque los socios de referencia de la eléctrica lusa son chinos: CWE Investment (propietarios del 21% de EDP) y el grupo CNIC (3% de EDP). Y los chinos son los reyes a la hora de alargar y dilatar una negociación.

El plan para fusionar Gas Natural con EDP avanza de manera muy lenta por la tendencia de los chinos a limitar los tiempos incluso en fases preliminares

En los próximos meses está previsto que Fainé vuelva a Asia y mantenga otra reunión con gigante chino Three Gorges (Las Tres Gargantas) que controla CWE y explota la gigantesca presa de las Tres Gargantas en el río Yangtsé, considerada la mayor planta hidroeléctrica del mundo. La intención: que la fusión energética ibérica no caiga en el olvido. Además, Fainé también guarda alguna carta en la manga: en concreto el 17% que mantiene en el banco de Hong Kong BEA y que espera que en este caso le sirva de palanca para lograr su objetivo.

A sus 76 años, Fainé no ha perdido la paciencia. Si se le recuerda lo lentos que son los chinos en cerrar tratos, él replica que durante años sus propios colaboradores le decían que la compra del banco portugués BPI nunca se conseguiría. Tardó diez años pero se salió con la suya y en los últimos resultados récord de CaixaBank se recordaba la importancia de lo aportada por la nueva adquisición portuguesa.

Cartas y palancas

Así que Fainé se ha reservado un papel director en su juego de cartas y palancas. Cartas para ganar, palancas para salirse con la suya. No siempre se gana. Se entró en el capital el grupo galo de Suez (donde tiene el 7,5%) pero ni ha podido comprar más acciones, como pretendía, ni la evolución de los títulos ha sido la que se esperaba.

El momento más duro para Fainé fue cuando tuvo que llevarse las sedes de las empresas fuera de Cataluña a causa de la crisis independentista

Ha habido más situaciones difíciles. La más dura, el pasado mes de octubre, cuando se decidió llevarse todas las sedes sociales ante la crisis política en Cataluña. Un momento muy doloroso. Los que le conocen explican que Fainé cita por su número "el artículo 32" de la Ley de Transitoriedad Jurídica, el que permitía a la nueva Generalitat independentista hacer cualquier cosa "por decreto" con la inseguridad jurídica que eso generaba.

Fainé no se lo podía permitir. Por preservar el patrimonio del grupo y por la Fundación Bancaria. La Obra Social reparte cada año 516 millones. Los gasta en proyectos sociales y culturales. Y del mismo modo que Criteria tiene ganar dinero para preservar esas actividades, tampoco se podía poner en juego todo lo acumulado solo por el aventurerismo político de terceros.

Isidre Fainé asegura a sus más cercanos que lo que más le gustaría es volver a traer las sedes de las empresas del grupo La Caixa a Barcelona. Hoy por hoy esto parece poco probable a corto plazo. También le preocupa la poca prisa que se están dando los grupos políticos en llegar a acuerdos para que vuelva a haber una Generalitat plenamente operativa. Las cosas no van por ahí. Para el repartidor de cartas el problema no es una mala mano. Lo peor es que en los nuevos tiempos cuando les llega el turno los políticos siempre pasan… y ya no cogen los naipes que les llegan sobre el tapete.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios