Se hunde la comercialización eléctrica en españa

Gas Natural cierra la era Villaseca con los peores resultados en una década

La compañía salva el 'profit warning' gracias a la contabilización extraordinaria de 350M de su filial de gas en Colombia en el último trimestre del año. Se hunde el ebitda y el resultado operativo

Foto: El presidente Gas Natural Fenosa, Isidro Fainé. (EFE)
El presidente Gas Natural Fenosa, Isidro Fainé. (EFE)

Francisco Reynés tendrá trabajo. En nuevo presidente ejecutivo de Gas Natural Fenosa aterriza en una compañía que acaba de presentar el ebitda más bajo (3.915 millones) y mínimo resultado operativo (2.112 millones) en una década. Para encontrarse unos números inferiores hay que irse hasta 2008, cuando aún no se había integrado la eléctrica Unión Fenosa en el grupo.

No obstante, la firma energética cierra la etapa de Rafael Villaseca como consejero delegado con un beneficio de 1.360 millones, lo que supone un 1% más que el año anterior. Este resultado se produce gracias a la contabilización de un extraordinario en el último trimestre: se anotaron 350 millones de euros por la venta de su filial de gas en Colombia. Sin la misma, el beneficio neto de la compañía hubiese quedado en la barrera de los 1.000 millones de euros, lo que hubiera supuesto un 'profit warning', con el consiguiente impacto sobre la acción , tal y como explican varios analistas consultados y adelantó El Confidencial en noviembre.

"El resultado bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 3.915 millones de euros, con un descenso del 16,1% respecto a 2016, una vez reexpresado por la discontinuidad de los negocios de distribución y comercialización de gas en Italia, distribución de gas en Colombia, distribución de electricidad en Moldavia y generación eléctrica en Kenia" señala la compañía.

Sin considerar dicho efecto así como el impacto de Electricaribe, la disminución del Ebitda sería de 8,8%, según ha informado este miércoles la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Dicha disminución se concentra en el negocio de electricidad en España cuya evolución se vio afectada por factores climatológicos, con contracción de la producción hidráulica para Gas Natural Fenosa del 71,4%.

Gas Natural Fenosa obtuvo más de 1.500 millones de euros de beneficio en 2015, año récord, y se puso como objetivo para 2017 alcanzar entre 1.300 y 1.400 millones. En cualquier caso, tal y como aseguró Villaseca, la compañía cumpliría sus objetivos y podría, por consiguiente, mantener su dividendo. Una cuestión crucial si se tiene en cuenta que la acción de la compañía está sufriendo fuertemente en las últimas fechas y se sitúa en la actualidad por debajo de los 18 euros, cantidad en la que entró en 2015 el fondo GIP, actual poseedor del 20% del capital social de la compañía.

La sequía tumba los resultados

Entre las causas señaladas en anteriores trimestres por la compañía para explicar la fuerte caída está la sequía en España, que ha provocado que en 2017 el desempeño de la tecnología hidráulica haya descendido un 71%, lo que desata problemas no sólo por los menores ingresos en generación sino por no cubrir toda la comercialización. Este efecto obliga a comprar energía más cara en el mercado o producirla con otras tecnologías de mayor coste como las centrales térmicas de carbón o los ciclos combinados de gas.

De hecho, en este segmento encuentra uno de los mayores agujeros de sus resultados. El resultado de explotación de comercialización de electricidad en España ha pasado de 154 millones de euros en 2016 a -171 millones de euros en 2017, un 211% menos. Esto se traduce en una caída interanual del 57,8% del ebitda (-413 millones).

Se retrasa el plan estratégico con Reynés

El nuevo presidente ejecutivo de la firma energética, Francisco Reynés, ha pedido paciencia para poder dar un cierto estilo personal al nuevo plan estratégico que presentará la compañía. De hecho, este estaba previsto para finales de febrero o principios de marzo. Reynés ha señalado que este nuevo plan estratégico para ofrecer los objetivos de 2018-2020 se conocerá en el primer semestre. En este sentido, el nuevo primer ejecutivo de la compañía ha recordado que la junta de accionistas suele celebrarse en abril, mayo o junio y será pegado a la misma cuando se dé a conocer la nueva hoja de ruta de la compañía.

Con esta explicación, Reynés ha evitado pronunciarse sobre la política de dividendos o la posible fusión que desde hace meses viene sonando para la empresa cuyo máximo accionista es la Fundación Bancaria La Caixa, presidida por Isidre Fainé. Tampoco ha querido comentar cuál serán los incentivos de él mismo y su equipo si logran cumplir los nuevos objetivos y se ha limitado a señalar que dependerá de la ambición del plan.

El exconsejero delegado de Abertis ha agradecido el apoyo de todo el consejo a su elección como presidente, también el que le ha otorgado Repsol, propietaria del 20% de la compañía. También ha tenido palabras de agradecimiento para Fainé, por la confianza depositada en su figura. El nuevo presidente aglutina todo el poder pese a que el código de buena gobernanza recomienda que la figura de la presidencia se contrapese con un consejero delegado. A este respecto explica que se añade la figura de un consejero cordinador, Ramón Adell, para cumplir con el código de buen gobierno que rige el consejo de la compañía.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios