Operación Calderón: El Atleti retrasa a junio la venta de operación Calderón con Ibosa, Princeton y Solvia de finalistas
el club aspira a conseguir 200 millones

El Atleti retrasa a junio la venta de operación Calderón con Ibosa, Princeton y Solvia de finalistas

El club ha comunicado a los interesados que tienen hasta verano para presentar las ofertas vinculantes, periodo durante el cual intentará conseguir varias aprobaciones y avances urbanísticos

Foto: Estadio Vicente Calderón.
Estadio Vicente Calderón.

El Atlético de Madrid ha decidido retrasar hasta junio el cierre de la venta de los terrenos de su antiguo campo, desarrollo conocido como operación Mahou-Calderón, con el objetivo de poder llegar a esa fecha con una serie de licencias y compromisos administrativos que han exigido los tres finalistas del proceso para poner sobre la mesa los 200 millones de euros que aspira a conseguir el club con la cesión de sus derechos urbanísticos.

Según afirman fuentes conocedoras, todas las ofertas que recibió el equipo controlado por Enrique Cerezo y Miguel Ángel Gil estaban condicionadas a una serie de aprobaciones y avances urbanísticos que llevaron a CBRE, firma encargada de dirigir el proceso de venta, a prorrogar el plazo para remitir ofertas vinculantes.

Inicialmente, se esperaba que este retraso fuera hasta el próximo miércoles, 31 de enero, pero los interesados han recibido la noticia de que, finalmente, tendrán de plazo hasta junio, margen durante el cual el Atleti confía en conseguir la aprobación definitiva de su plan parcial, garantías de que el Ayuntamiento de Madrid financiará los 60 millones que costará cubrir la M-30, además de aspectos como el proyecto de reparcelación y urbanización.

La cooperativa de viviendas Ibosa, el fondo de capital israelí Princeton y una filial de Solvia, la inmobiliaria de Banco Sabadell, son los tres interesados que a finales del pasado ejercicio presentaron las mejores ofertas, todas ellas en el entorno de los 200 millones.

Pero ninguno de ellos estaba dispuesto a poner sobre la mesa todo el dinero contante y sonante, como exige el club, sin tener antes las garantías sobre los puntos citados, de ahí que sus ofertas estuvieran, en todos los casos, condicionadas a la consecución de una serie de hitos urbanísticos.

Precisamente, con la idea de ofrecer garantías, el pasado diciembre, cuando el Ayuntamiento de Madrid aprobó inicialmente el planeamiento de operación Mahou-Calderón, dejó fuera el proyecto de cobertura de la M-30, que deberá ser desarrollado en un expediente independiente, lo que en principio actúa como salvaguarda de que esta obra no afectará al desarrollo de la operación inmobiliaria.

Sin embargo, como se ha visto en tantas ocasiones, mientras que no se cuente con un proyecto de reparcelación y urbanización en regla, las autoridades municipales pueden en cualquier momento cambiar el guion, hacer un nuevo plan y decidir que corresponde al promotor privado hacerse cargo de esta millonaria inversión. Riesgo que los potenciales compradores no están dispuesto a asumir sin garantías.

Estos consideran que, sin el compromiso del ayuntamiento de ejecutar la cobertura de la M-30, se puede llegar a bloquear la obtención de las licencias de primera ocupación, por lo que están requiriendo que se comprometa en el convenio de gestión a dotar de presupuesto para cerrar la carretera.

Slim, en la retaguardia

El problema es que el Atleti está necesitado de liquidez inmediata, porque desde el pasado diciembre empezó a contar el plazo para devolver a Inbursa, la banca de Carlos Slim, los 160 millones que le prestó para poder pagar las obras del Wanda Metropolitano, el nuevo estadio del club colchonero.

El importe del préstamo explica que el equipo rojiblanco pusiera como nota de corte en la primera fase del proceso de venta, la correspondiente a las ofertas no vinculantes, un mínimo de 150 millones de euros.

Además de Ibosa, Princeton y Solvia, también llegaron a esta cifra Aelca, Stoneweng, Inmoglaciar y Realia. Esta última, precisamente, es una inmobiliaria controlada por Slim, que a la espera de que algún interesado pueda terminar de cerrar un acuerdo por 200 millones y con las condiciones de pago que exige el Atleti, permanece en la retaguardia con la ventaja que le confiere ser el financiador del club.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios