fiasco de la bio que lucha contra el alzhéimer

Neuron reformula cuentas, aflora 12 millones en pérdidas y su plantilla 'dimite'

La biotecnológica granadina, suspendida de cotización en el MAB desde su entrada en preconcurso en 2017, negocia firmar un convenio anticipado de acreedores antes de abril

Foto: Fernando Valdivieso, presidente y fundador de Neuron. (Foto: Neuron)
Fernando Valdivieso, presidente y fundador de Neuron. (Foto: Neuron)

Neuron, la biotecnológica granadina en concurso de acreedores desde septiembre, afronta un momento crítico tras conocerse la reformulación de sus cuentas de 2016 enviada al MAB. La compañía que nació en 2005 en el Parque Tecnológico de la Salud de Granada, y que se incorporó al índice bursátil para pymes un lustro más tarde, ha aflorado pérdidas de 12 millones de euros que se suman a los números rojos de 1,7 millones declarados inicialmente. En total, el agujero solo en ese año asciende a 13,8 millones en la firma fundada y participada por su presidente, Fernando Valdivieso.

La auditora, Deloitte, ya reflejó salvedades en las cuentas originales presentadas al mercado a final de abril de 2017. La empresa no ha ganado dinero nunca desde su creación y los administradores de Neuron preveían, según el informe de auditoría, que durante el año pasado se obtuvieran fondos por cuatro millones procedentes de socios o financiadores externos, y capitalizar o aplazar otras deudas por 6,5 millones. Nada de ello se logró y la empresa entró en preconcurso en mayo, y en concurso cuatro meses más tarde. Todo ello impidió la convocatoria de junta que aprobara ese balance, y ahora se han reformulado incluyendo el impacto de la suspensión de pagos para aprobarse en una próxima junta de accionistas.

La clave de esas abultadas pérdidas está en que, al actualizar el balance de 2016 a la luz del concurso de 2017, los créditos fiscales por 11,1 millones que la empresa tenía activados ya no pueden seguir así, según la normativa contable. La situación concursal pone en entredicho la futura obtención de beneficios para compensar esa cantidad, y por ello se han desactivado pasando a engrosar las pérdidas de la compañía. Se volverían a activar si la firma sale del concurso. La perspectiva que maneja Neuron, que presentó concurso voluntario y tiene al despacho granadino Mir y Romero como coadministrador, es tratar de firmar un convenio anticipado antes de finales de marzo.

A ello se añade, según el informe de auditoría, que los 61 empleados de la plantilla (incluyendo los de su filial Neol, una treintena) han solicitado la rescisión de sus contratos. La empresa está intentando renegociar con algunos de ellos para que se queden y permitan retomar las líneas de investigación, según el citado informe. Pero Fernando Valdivieso ha explicado a El Confidencial que "las sociedades del grupo Neuron se han allanado [ante esas peticiones de rescisión] en todos aquellos casos en que las reclamaciones eran correctas. En consecuencia, no existe negociación alguna con las plantillas en este momento".

De producirse esa rescisión total, la empresa necesitaría otros 468.000 euros para las indemnizaciones y nóminas impagadas que no están dotados en las cuentas de 2016, ya que esa situación se desconocía un año antes, obviamente. Neuron tenía una plantilla compuesta fundamentalmente por investigadores altamente cualificados, entre ellos su director general, Javier Burgos. También han dimitido esta semana dos de sus seis consejeros, Inocencio Arroyo (socio minoritario) y Joseba Elorriaga (accionista con un 3,87% y que representa a un grupo de socios junto a los que suma el 9,45%), que accedieron al consejo hace solo tres meses.

Repsol, acreedor clave

Pesan igualmente en su balance como una losa los más de ocho millones invertidos en una macrosede de 2.800 metros cuadrados en el parque PTS de Granada. Se denomina El Cubo de las Ideas y ahora está en venta. El pasivo, corriente y no corriente, asciende a casi 20 millones (18,4 millones, según la información facilitada por Valdivieso), aunque los acreedores principales no son bancos sino organismos de financiación de la innovación en España, como el CDTI, la empresa pública Enisa o la agencia Idea de la Junta de Andalucía. Y la petrolera Repsol.

Neuron tuvo una especial repercusión a escala nacional, primero, por la entrada en su capital hace cuatro años del controvertido tiburón financiero Javier Tallada. Muy conocido ya en Granada porque estuvo implicado igualmente en el nacimiento y despliegue de Puleva Biotech. Y, segundo, por el encontronazo con la citada Repsol en la filial al 50% que ambas compartían, Neol Biosolutions, por la gestión financiera que Neuron pretendía realizar en ella. Finalmente, la petrolera pactó en 2014 la venta de su mitad en Neol por 4,5 millones, de los que quedaban pendientes de pago 4,3 millones a cierre de 2016. La empresa que preside Antonio Brufau controla así el 20% del pasivo de Neuron.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios