DIRECTIVOS DE LA ETAPA BENJUMEA SE DESVINCULAN

Abengoa: cobra el bonus y corre, mientras la empresa prepara otro ERE para 150 personas

Abengoa inicia el año manteniendo los mismos patrones de gestión de personal que los dos últimos: indemnizaciones millonarias a la antigua cúpula y ajustes gruesos en la plantilla

Foto: El presidente ejecutivo de Abengoa, Gonzalo Urquijo. (EFE)
El presidente ejecutivo de Abengoa, Gonzalo Urquijo. (EFE)

Abengoa ha empezado el año 2018 manteniendo los mismos patrones de gestión de personal que los dos últimos ejercicios: indemnizaciones millonarias para miembros de la antigua cúpula heredada de la etapa del expresidente Felipe Benjumea, al tiempo que realiza procesos de despido colectivo (extintivos o temporales) entre el resto de la plantilla. Bajo la batuta de Gonzalo Urquijo como presidente ejecutivo desde hace un año y dos meses, la compañía sevillana abonó en diciembre unos denominados 'bonus de permanencia' al menos a tres altos directivos, y nada más arrancar en enero ha anunciado el que asegura será su último ajuste de personal para un máximo de 150 empleados en sus servicios centrales. La empresa ha llegado a tener en marcha hasta 32 ERE entre extintivos y temporales estos dos últimos años.

En concreto, y según varias fuentes internas, los tres exdirectivos son Jesús García-Quílez, ex director financiero, sustituido en noviembre de 2016 por Víctor Pastor procedente de FCC y que aún seguía en el grupo; Rogelio Bautista, exdirector de Riesgos, que se ha marchado a la aseguradora Zurich tras dejar Abengoa, y José Manuel Rodríguez, ex consejero delegado de la empresa informático del grupo, Simosa IT, que ha fichado como jefe de sistemas (CIO) en la ingeniería sevillana Ayesa. Habrían cobrado en concepto de bonus de permanencia —para retenerles hasta final de 2017— medio millón, 250.000 y unos 75.000 euros, respectivamente. Han esperado a ingresarlo, y acto seguido han abandonado la empresa. Abengoa no ha querido comentar situaciones particulares, y solo ha señalado que algunas de esas cifras no son exactas.

En el caso de García-Quílez, además, la empresa le ha abonado otro medio millón de euros en concepto de 'no competencia poscontractual' por un periodo de dos años. Quien fuera hombre de la máxima confianza de Benjumea, pero denostado por la banca acreedora de Abengoa desde antes de la entrada en preconcurso en noviembre de 2015 por no facilitarles información fidedigna, se ha apuntado a las listas del INEM, según las mismas fuentes. Quílez se suma así a otros altos directivos, como el expresidente y exvicepresidente de Abeinsa, Alfonso González y el uruguayo Brandon Kaufman, que en 2016 dejaron la empresa con un millón de euros bajo el brazo. Abeinsa era la cabecera del negocio de ingeniería, en la que afloraron pérdidas de casi 900 millones por retrasos y mala ejecución de proyectos en 2015.

Las 150 personas que, en paralelo, se podrían ver afectadas por este ajuste incluirán despidos y salidas temporales (ERTE)

Se da la circunstancia de que García-Quílez tenía firmado ese contrato de no competencia pese a no formar parte del comité de dirección creado en noviembre de 2016 y no tener firmado contrato de alta dirección. Todos los miembros de ese comité firmaron contratos de alta dirección con esa indemnización por no competencia equivalente a dos años de salario. Estos miembros son el propio presidente Urquijo; el citado director financiero, Víctor Pastor; el director general, Joaquín Fernández; el director de RRHH, Álvaro Polo; el secretario del consejo de administración, Daniel Alaminos, y David Jiménez, director de Estrategia y Reestructuración.

¿Último ajuste?

Las 150 personas que, en paralelo, se podrían ver afectadas por este ajuste incluirán despidos y salidas temporales (ERTE). Una de las sociedades en las que ya se ha comunicado que habrá despidos es precisamente Simosa IT​ (tecnología), y también en otra sociedad denominada Simosa (mantenimiento industrial), aunque no se han concretado cuántos. Simosa IT es la filial que da servicios tecnológicos al conjunto de Abengoa, y asumió ese papel tras la venta de Telvent a Schneider Electric en 2011.

Fuentes laborales de la compañía indican que la incertidumbre sobre este proceso es total, y desconocen aún si afectará a la propia Abengoa SA o a empresas como GIRH (Gestión Integral de Recursos Humanos). Esta última depende directamente del director de personal, Álvaro Polo. Abengoa ha reducido su plantilla dramáticamente desde 2015: a final de ese año, con el preconcurso en marcha desde noviembre, tenía 28.121 empleados de los que 7.000 estaban en España. A septiembre pasado, la mitad: 14.239, de ellos, 3.000 en España.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios