las obras arrancaron hace una semana

De edificio fantasma a hotel de lujo con vistas a todo Madrid: Riu verá la luz en julio de 2019

Así es la panorámica de 360 grados de todo Madrid y la piscina no apta para bañistas con vértigo. La cadena mallorquina invertirá unos 400 millones de euros entre la reforma y la compra

Apenas quedan 18 meses para que el 'patito feo' de plaza España se convierta en cisne. Riu ha puesto su maquinaria a funcionar para que su 'edificio fantasma' pase a ser un hotel de lujo en pleno corazón de Madrid.

Las obras arrancaron el 8 de enero y terminarán como muy tarde en julio de 2019, fecha idónea para estrenar una piscina no apta para bañistas con vértigo. Los interesados deberán subir 26 plantas en ascensor para hacerse unos largos con las cuatro torres de fondo. El Palacio Real, el Templo de Debod o la zona de Madrid Río se pueden ver con toda claridad desde el otro lado de la azotea, cuyas vistas son lo único que permanecerá intacto cuando acabe la reforma el verano del año que viene.

Vistas desde la azotea del Edificio España, icono de Madrid. (M. V.)
Vistas desde la azotea del Edificio España, icono de Madrid. (M. V.)

La cadena mallorquina juega con ventaja: algunos hoteles podrán competir con ella en ubicación, pero ninguno puede ofrecer una panorámica de 360 grados de todo Madrid. Al margen de la azotea, a la que este periódico ha podido subir en grupos de cinco personas con motivo de una presentación a la que no han asistido los hermanos Carmen y Luis Riu, queda todo por hacer. Los operarios no se quitarán el casco hasta cambiar la sensación de abandono, frío y oscuridad que uno experimenta al cruzar las puertas del futuro hotel.

No es para menos. Tras más de una década cerrado a cal y canto, el Edificio España volverá a la vida de la mano de la familia Riu: cuatro estrellas, casi 600 habitaciones, 26 suites, salas de reuniones o eventos, gastrobar, dos restaurantes, 'sky bar', terraza de 500 metros cuadrados, 100 plazas de garaje.. y un centro comercial en las tres primeras plantas, gestionado directamente por Baraka, el 'holding' de Trinitario Casanova.

Los planes frustrados de Wanda, que compró el edificio a Banco Santander en 2004 y pretendía derribar la fachada sin el visto bueno del Ayuntamiento de Madrid, hicieron que el grupo chino vendiese el inmueble a Casanova por 272 millones de euros tras meses de negociaciones. El empresario se lo adjudicó a Riu el mismo día que lo compró, el pasado mes de junio.

La cadena balear invertirá unos 400 millones de euros entre la compra y la rehabilitación del edificio. Ahora acomete la segunda fase de las obras para remodelarlo por dentro, una vez acabados los trabajos de conservación de la fachada. Riu destinó 600 millones de euros a proyectos de reforma, construcción y adquisiciones de hoteles en 2017, año en el que facturó 2.156 millones de euros (+7%).

Vistas donde termina la calle Princesa y empieza Gran Vía. (M. V.)
Vistas donde termina la calle Princesa y empieza Gran Vía. (M. V.)

"Queremos ser el Times Square de Madrid", avanzó Ricardo Luque, director general de Riu Plaza Hoteles. A diferencia de Wanda, Riu planteará precios algo más asequibles, respetará las líneas rojas marcadas por el ayuntamiento y dará cabida al turismo de congresos. Habilitará además dos ascensores para subir a la azotea directamente desde la calle, ofreciendo así un proyecto "abierto a todos los ciudadanos".

La compañía ha comenzado otra reforma en un hotel de Nueva York, ubicado justamente al lado de Times Square (la de verdad). Este año inaugurará Riu Palace Tropical Bay (Jamaica), Riu Palace Boavista (Cabo Verde), Riu Astoria (Bulgaria), Riu Santa Fe de Baja California y ClubHotel Riu Tequila (ambos en México). Otro de sus objetivos es crecer en destinos asiáticos. Hoy cuenta con 92 hoteles en 19 países. Su 'core' es el segmento vacacional.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios