prevé destinar 100 millones para más acciones

El Gobierno vasco entra en CAF para dar "un espaldarazo" a la industria local

El Ejecutivo de Urkullu compra el 1,24% de la compañía por 15 millones de euros dentro de una reorientación de la política industrial que continuará a lo largo de la legislatura con más adquisiciones

Foto: Ferrocarril de CAF
Ferrocarril de CAF

El Gobierno vasco ha reorientado su política industrial y, en una medida inédita, ha decidido entrar en el capital de la empresa de construcción de ferrocarriles CAF con la adquisición del 1,24% de las acciones de la compañía guipuzcoana. El Ejecutivo de Iñigo Urkullu ha destinado 15 millones de euros para la compra de 425.870 acciones de la firma con sede en Beasain y que se encontraban en manos de Kutxabank.

La decisión de entrar en el capital de una de las grandes empresas del País Vasco, que se hizo efectiva el pasado 28 de diciembre, representa la primera actuación de una nueva estrategia empresarial de adquisición pública de acciones y que contribuirá a "garantizar el crecimiento de la economía vasca y el arraigo de empresas vascas con potencialidad tecnológica y de internacionalización", según ha anunciado hoy la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, en una comparecencia junto al titular de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, para presentar esta "reordenación" de los instrumentos financieros del Gobierno vasco.

Esta primera participación pública en "la cabecera de una empresa cotizada" será financiada por el Instituto Vasco de Finanzas, a cuyo Fondo Social aportó el Ejecutivo de Vitoria una primera partida de 30 millones de euros a finales de 2017 para emprender este tipo de operaciones de capital riesgo y de participaciones empresariales permanentes.La pretensión del Gobierno de Urkullu es dar continuidad a este política a lo largo de la legislatura con dotaciones públicas de hasta 100 millones de euros.

La venta de títulos por parte de Kutxabank se enmarca en la reducción de sus participaciones empresariales por “exigencia del regulador”. Tapia ha asegurado que el Gobierno vasco no afronta esta actuación en CAF como un "hecho aislado". El objetivo, según ha remarcado, es continuar con actuaciones "similares" para dar "un espaldarazo claro" a la industria vasca. "Es una oportunidad que no se podía dejar escapar", ha aseverado la consejera, quien ha justificado que se entre en una empresa saneada que cuenta con un gran potencial económico internacional para "favorecer su crecimiento" e impulsar el "arraigo" de una compañía con "carácter tractor y estratégico". Esta política no tendrá como foco de acción a empresas en crisis ya que la intervención podría ser considerada como "ayudas de Estado" por la Unión Europea, que está muy vigilante para evitar este tipo de actuaciones, por lo que se corre el riesgo de que instancias europeas determinen la ilegalidad de algunas operaciones de este tipo.

Arantxa Tapia y Pedro Azpiazu, en la presentación de esta nueva actuación industrial.
Arantxa Tapia y Pedro Azpiazu, en la presentación de esta nueva actuación industrial.

La actuación en CAF constituye el primer paso "relevante" dentro del objetivo ambicioso que se ha marcado el Ejecutivo de Urkullu de crear un Fondo Estratégico de 250 millones de euros dotado con aportación público y privada para impulsar la economía vasca. El Gobierno vasco pretende suscitar la atención de posibles inversores privados con el aval de esta primera actuación, con la que quiere proyectar una decidida apuesta por este tipo de operaciones dentro de la industria vasca para generar un escenario de confianza. La creación de este fondo es un reto que se marcó el gabinete de Urkullu ya en la pasada legislatura y que está por concretarse a expensas de recibir musculo financiero privado (se espera captar 150 millones).

El Gobierno vasco persigue evitar que empresas tractoras caigan en manos de capital extranjero y el centro de decisión se traslade fuera del País Vasco

La adquisición del 1,24% del capital social no permite entrar en el consejo de administración al Gobierno vasco, que se convierte en "socio estable y comprometido con el futuro" de CAF, de quien tendrá un mayor conocimiento de sus planes, así como en "colaborador real" del resto de accionistas. Azpiazu ha rechazado intenciones "especulativas" con esta operación, si bien no se descarta adquirir más capital de la firma de Beasain en un futuro. Con esta nueva estrategia de entrar en el capital de empresas tractoras vascas, el Ejecutivo autonómico persigue igualmente evitar en la medida de lo posible que caigan en manos de capital extranjero y el centro de decisión se traslade fuera del País Vasco. En Ajuria Enea se tienen muy presentes los efectos que ha provocado en Gamesa su adquisición por parte de Siemens el pasado año y se quiere cerrar la puerta a otros posibles casos.

A este respecto, en el caso concreto de CAF, el sindicato 'abertzale' LAB ha denunciado que la adquisición del 1,24% de las acciones "no tendrá ninguna incidencia en el control, el seguimiento y el impulso de la actividad" de la compañía guipuzcoana, ya que el Gobierno vasco "ni siquiera tendrá un miembro en el consejo de administración". Por ello, ha denunciado que se trata de una "operación de marketing", al tiempo que ha emplazado al Ejecutivo a fomentar su participación en "empresas estratégicas que tomen compromisos con el territorio" para garantizar que "el ámbito de decisión se quede" en el País Vasco.

La operación en CAF se ha instrumentado a través de Socade por mandato y cuenta del Instituto Vasco de Finanzas, sin que ello "prejuzgue la fórmula definitiva de instrumentación del fondo de participaciones empresariales del Gobierno vasco" en el futuro. El Ejecutivo de Vitoria tendrá definido en el primer cuatrimestre de este año el diseño de la reordenación de sus instrumentos financieros para acometer luego las transformaciones que sean necesarias para posibilitar este impulso a las empresas tractoras del País Vasco.

Nuevo contrato de CAF

El anuncio de la entrada en el accionariado de CAF se produce el mismo día en el que la compañía guipuzcoana ha dado a conocer que suministrará 26 nuevos tranvías para Budapest (Hungria), que serán adquiridos por la empresa responsable del transporte de la ciudad, Budapesti Közlekedési Központ (BBK), por 55 millones de euros. El contrato incluye la fabricación de dos tipos de tranvías, 21 de ellos estarán compuestos por cinco módulos, y los cinco restantes contarán nueve módulos. Las primeras unidades se comenzarán a entregar a partir de febrero de 2019. La empresa de Beasain firmó su primer contrato con este cliente en marzo de 2014 e incluía el suministro de 37 unidades de tranvía con opción de posteriores ampliaciones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios