Nuevo escándalo en el universo Springwater: Delion despide a toda la plantilla y cierra
  1. Empresas
270 trabajadores

Nuevo escándalo en el universo Springwater: Delion despide a toda la plantilla y cierra

Apenas un mes después de que Springwater anunciara la venta de la empresa al consejero delegado de su confianza, la compañía ha comunicado a la plantilla un ERE por cese de actividad

placeholder Foto: Planta de Delion en Valdemoro. (delioncom.com)
Planta de Delion en Valdemoro. (delioncom.com)

Poco más de un mes. Este es el tiempo que ha transcurrido entre la revocación de Martin Gruschka como administrador único de Delion Communications y el anuncio de despido de la plantilla por cese de actividad. Un cierre que el directivo alemán ha conseguido esquivar gracias a la oportuna venta de la compañía a una sociedad instrumental de nueva creación, Bistagno Inversiones, justo antes de estallar el escándalo, lo que ha desatado todo tipo de sospechas entre los trabajadores.

Springwater, la firma de inversión de Gruschka, adquirió Delion a Indra en el verano de 2013, es decir, pocos meses antes de hacerse con Unipapel y de organizar estas sociedades bajo el paraguas de Delion Holdings, con la promesa de crear un gran grupo de gestión documental. Sin embargo, la realidad ha sido otra muy distinta y, cuatro años después, las dos compañías se enfrentan a su extinción.

Precisamente, las denuncias de los empleados de Unipapel han sido el detonante de la caída en desgracia de Gruschka, que se enfrenta a diversos procesos judiciales por toda España, y han puesto en el ojo del huracán la manera de operar de Springwater.

Foto: Fábrica de la empresa Unipapel. (Aspa)

Pero en Delion parecía que la historia iba a escribirse de manera diferente, con final feliz. Eso fue lo que aseguró el propio consejero delegado, Ignacio Bazín, a este medio el pasado septiembre, cuando afirmó haber llegado a un acuerdo privado con Springwater para adquirir la empresa con el respaldo de varios inversores industriales.

Estos, según comunicó en esas mismas fechas la empresa a los trabajadores, iban a ser Salvador Moreno (dueño de Swifair), la familia Villanueva (Transportes Boyaca) y la familia Rein (Tavex), que con su entrada iban a inyectar los fondos necesarios para seguir operando, justo lo contrario del mensaje que el propio Manuel Rein ha hecho llegar a los trabajadores en las últimas semanas, con la "propuesta de la extinción de los contratos de trabajo que afecten a la totalidad de la plantilla de la empresa", según aparece en la documentación a la que ha tenido acceso este medio.

El propio consejero delegado, Ignacio Bazín, dijo en septiembre haber llegado a un acuerdo privado con Springwater para adquirir la empresa

Esta hace referencia a los centros de producción de A Coruña, Bilbao, Barcelona y Madrid. Además, Delion es propietaria de Datasur, en Andalucía. La mayoría de los 270 empleados repartidos en las plantas objeto del ERE acumulan retrasos en el cobro de las nóminas de octubre y noviembre y muchos temen que tras la venta a Bazín, profesional a quien Springwater ascendió al primer puesto directivo de la empresa, se esconda algún tipo de estrategia dirigida a esquivar responsabilidades por parte de la firma de Gruschka.

Desde Springwater aseguran haber realizado la venta de Delion en regla y desconocer el cese de actividad anunciado. Bazín, por su parte, no ha contestado ni a las llamadas ni a los mensajes de este medio.

Foto: Empresas del entramado de Springwater.

La operación de venta de Delion se estructuró a través de la sociedad de nueva creación Bistagno Inversiones, donde el pasado octubre fueron nombrados como administrador único y apoderado, respectivamente, Bazín e Ignacio Rein. En paralelo, Bazín tomó el relevo a Gruscka como administrador único de Delion, aunque apenas duró en el cargo unas semanas, ya que en noviembre cedió el puesto a Rein.

Aunque un defecto de forma en la presentación del primer ERE, anunciado el pasado 14 de noviembre, ha dilatado el proceso y la presentación del mismo en Trabajo, la empresa ya ha empezado a dar los primeros pasos para frenar su actividad, como ofrecer a los trabajadores no acudir al puesto de trabajo, aunque la mayoría de ellos desconfía de sus intenciones y sigue acudiendo a trabajar.

Springwater ERE
El redactor recomienda