Muere Belmiro de Azevedo, el tercer hombre más rico de Portugal y magnate del comercio
  1. Empresas
a los 79 años

Muere Belmiro de Azevedo, el tercer hombre más rico de Portugal y magnate del comercio

Azevedo fue el responsable de la expansión del grupo Sonae en los años ochenta, una empresa que, con 40.000 trabajadores, se erige ahora como el mayor empleador privado de Portugal

Foto: Fallece el empresario Belmiro de Azevedo. (Foto: Wikimedia Commons)
Fallece el empresario Belmiro de Azevedo. (Foto: Wikimedia Commons)

"El problema de morir tiene más que ver con quien se queda y no con quien se va". La frase la pronunció en 2004 el empresario portugués Belmiro de Azevedo, fallecido este miércoles a los 79 años. Con una fortuna valorada en 2.000 millones de dólares, Azevedo se convirtió en el tercer hombre más rico de Portugal tras la muerte de Américo Amorim en julio, un patrimonio que ahora tendrán que repartirse los que "se quedan".

Belmiro fue el responsable de la expansión del grupo Sonae en la década de los 80, una empresa que, con 40.000 trabajadores, se erige ahora como el mayor empleador privado de Portugal. Dentro de las múltiples firmas que engloba, destacan las que se centran en el área de los centros comerciales y del negocio inmobiliario (Sonae Sierra), del comercio minorista (Sonae MC y Sonae SR) y del Software y los Sistemas de Información (Sonaecom).

placeholder Belmiro de Azevedo (2º izqda) en sus primeros años trabajando para el grupo Sonae
Belmiro de Azevedo (2º izqda) en sus primeros años trabajando para el grupo Sonae

El fallecido llegó a la compañía con tan solo 26 años para ocupar el puesto de director de Investigación y Desarrollo. De todos modos, dos años después ya ejercía como director general y administrador delegado, cargo que le obligó a enfrentarse a uno de los momentos más delicados de la historia de la empresa: el intento de nacionalización en 1978. Gracias a una huelga de los trabajadores, la empresa logró parar este proceso, e incluso se mantuvieron las mismas personas al frente de la misma.

Consecuentemente, Azevedo dirigió la compañía en los años ochenta, década en la que esta entró en el mercado de capitales y protagonizó una expansión que le llevaría a convertirse en uno de los grupos empresariales más importantes de Portugal. Destaca en este sentido la apertura en 1985 del primer hipermercado en Portugal, el 'Continente Matosinhos', un éxito rotundo que marcaría su crecimiento en este sector.

En la lista Forbes de 2017, Azevedo ocupa el puesto 1.376, por detrás de sus compatriotas Americo Amorim, Alexandre Soares y Demetrio Carceller Coll

Poco después, entre 1986 y 1989, el grupo invirtió también en las áreas de turismo, tecnologías y medios de comunicación, apuestas que resultarían un éxito. Por último, su entrada en el negocio inmobiliario a finales de los años ochenta fue otro de sus grandes aciertos, ya que le llevó a tener bajo su poder más de un millón de metros cuadrados de superficie alquilable 12 años después.

"Comparto la visión de que si una empresa quiere perdurar en el tiempo y mantenerse competitiva, tiene que ser exigente y eficiente en el uso de los recursos humanos y financieros", aseguró Azevedo en una entrevista concedida en 2009. La estrategia puede parecer simple, pero el fallecido demostró ser uno de los mejores a la hora de ejecutarla.

"Fama de rico, comportamiento de pobre"

En la lista Forbes de los más ricos de 2017, Azevedo ocupa el puesto 1.376, por detrás de sus compatriotas Americo Amorim (385), Alexandre Soares dos Santos (745) y Demetrio Carceller Coll (973). De todos modos, a la hora de explicar de dónde procede la fortuna de cada uno de ellos, la revista estadounidense solo utiliza el término "self made" con Belmiro, subrayando así que se trata de un hombre que llegó a lo más alto por sí mismo.

Hijo de un carpintero y una costurera, Azevedo era el mayor de ocho hermanos. Estudió en Tuías hasta los 11 años, edad a la que se mudó a Oporto para vivir con su padrino. Una vez terminados sus estudios en el colegio, el fallecido ingresó en la Facultad de Ingeniería de la ciudad, carrera que terminó en 1964. Un año después, con 26 años, entró a trabajar en la empresa Sonae. "Tengo fama de rico y comportamiento de pobre. Estoy bien así", aseguró el propio Avezedo en una entrevista concedida en 2010.

Portugal Americo Amorín Empresas
El redactor recomienda