cuatro de los 11 herederos se oponen

Guerra accionarial en la familia Barceló en medio de la fusión con NH Hoteles

Cuatro de los 11 herederos del grupo turístico mallorquín se oponen a la gestión del presidente, Simón Pedro Barceló, y del consejero delegado, Raúl González

Foto: Simón Barceló Tous (i) y Simón Pedro Barceló Vadell, copresidentes de Grupo Barceló.
Simón Barceló Tous (i) y Simón Pedro Barceló Vadell, copresidentes de Grupo Barceló.

Si el consejo de administracion y el accionariado de NH Hoteles lleva años en guerra tras el desembarco primero de Hesperia y después del grupo chino HNA, enfrentado actualmente con el consejo de administración, el capital de Barceló Hoteles está levantado en armas y con una división entre las familias fundadoras que pone en riesgo el intento por fusionarse con la primera en una operación valorada en más de 2.400 millones de euros.

Según han confirmado fuentes próximas a Grupo Barceló, cuatro de los 11 accionistas de referencia de la corporación turística no respaldan la gestión del presidente, Simón Pedro Barceló, y del consejero delegado, Raúl González. Hasta el punto de que en la pasada junta general votaron en contra de la aprobación de las cuentas de la multinacional hotelera con sede en Mallorca.

Estos cuatro accionistas, dueños del 22,8% del capital, rechazaron la gestión del presidente y de su hombre de confianza. Además, tres de ellos, propietarios del 17,66% de las acciones, no votaron a favor de la designación de las personas responsables de elevar al público las cuentas del grupo, según consta en el acta de la última junta general en la que Barceló Hoteles presentó un beneficio de 125,3 millones de euros.

Desde la compañía reconocen estas diferencias, pero prefieren no identificar a los accionistas beligerantes ni explicar los motivos del desacuerdo con el actual equipo directivo. Barceló fue fundado por Sebastián Barceló Tous y por Gabriel Barceló Vadell. El primero, ya fallecido, tuvo cinco vástagos, mientras que Gabriel fue padre de seis. Once primos hermanos que han heredado las participaciones de sus progenitores y que ahora tienen sensibles desavenencias.

Otras fuentes indican que los accionistas que se oponen a la administración del 'holding' balear son cuatro de los hijos de Sebastián Barceló Tous, una rama de la familia que está representada en el consejo de administración de la corporación a través de Simón Pedro Barceló Tous y su hermano Guillermo Barceló Tous. Por el otro brazo de la saga tienen asiento en el órgano de gobierno de Barceló Corporación Empresarial Simón Pedro Barceló Vadell y su hermana, Lusa Sebastiana.

Es llamativo que, en la carta remitida al consejo de administración de NH para proponerle la integración, Simón Pedro Barceló no se refiere explícitamente a que hable en representación de la totalidad del consejo de administración de Barceló, sino únicamente en calidad de copresidente —Simón Pedro Barceló Tous tiene el mismo cargo y no firma—, por lo que no se especifica si ha habido unanimidad en el intento de compra.

El consejero delegado de NH Hotel Group, Ramón Aragonés (i), y el director para América, Eduardo Bosch.
El consejero delegado de NH Hotel Group, Ramón Aragonés (i), y el director para América, Eduardo Bosch.

Fuentes financieras señalan que la fusión propuesta con NH Hoteles es una forma de resolver estas diferencias, ya que los accionistas actuales de la compañía mallorquina se integrarían en la empresa cotizada, por lo que tendrían una ventana de liquidez para vender sus participaciones. Una fórmula que ya sido usada por otras familias, como los Meliá o los hermanos Domínguez, dueños del grupo textil Adolfo Domínguez, que vivieron una guerra atroz.

Buenos resultados

Llama la atención la oposición a la gestión de Simón Pedro Barceló Vadell porque el grupo ganó un 25% más en 2016, ejercicio en el que la facturación ascendió a 2.854,9 millones, lo que representa un incremento del 15,1%. El grupo contaba con una tesorería positiva de 397,1 millones de euros (efectivo y otros activos líquidos equivalentes y otros activos financieros corrientes). Una posición de balance y de fondo de maniobra positivo que asciende a 78,8 millones y que le dan la seguridad de que podrá cumplir con todos los compromisos financieros.

El 'holding' contaba con una deuda bancaria de casi 880 millones de euros, mientras que el ratio de deuda financiera neta (saldos netos con entidades financieras) sobre el ebitda se situaba en las 1,5 veces, frente a las 1,8 del ejercicio anterior. El objetivo para 2017 es llegar a un ebitda en torno a 388 millones de euros y un beneficio neto de 150 millones, lo que supondría una mejora del 20%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios