Iberdrola, Endesa, GNF y REE limitan a 2020 su plan inversor ante el recorte del Gobierno
  1. Empresas
plantean ajustes si sufren caída retributiva

Iberdrola, Endesa, GNF y REE limitan a 2020 su plan inversor ante el recorte del Gobierno

Las eléctricas están transmitiendo a los analistas que adaptarán su nivel de inversión en redes desde 2020 a la bajada de la retribución regulada prevista por Nadal para mantener sus márgenes

placeholder Foto: El ministro de Energía, Álvaro Nadal, junto a Méndez de Vigo y Luis de Guindos. (Reuters)
El ministro de Energía, Álvaro Nadal, junto a Méndez de Vigo y Luis de Guindos. (Reuters)

Las eléctricas españolas (Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa y Red Eléctrica) tratan de parar los golpes que están recibiendo tras los planes avanzados por el Gobierno respecto a la retribución regulada a partir de 2020. Para ello, las compañías están transmitiendo a varios analistas que adaptarán sus inversiones en redes al nivel del recorte que finalmente ejecute el Ministerio de Energía dentro dos años, cuando toca revisar la retribución.

Dicho de manera más clara: las empresas están deslizando entre los expertos la idea de que si el Gobierno baja la retribución regulada a sus redes, harán los ajustes necesarios para mantener sus márgenes. Así, las compañías no quieren enseñar sus cartas y han limitado sus planes estratégicos a 2020, momento en que el Ejecutivo tendrá que tomar una decisión.

Este mismo miércoles, el consejero delegado de Endesa, José Bogás, reconoció que esperan una reducción en la retribución. Sin embargo, preguntado por qué impacto tendrá esto para el periodo 2020-2025, aseguró que no esperan que llegue tal impacto. Durante una 'conference call' por la presentación de su nuevo plan estratégico, el ejecutivo de la eléctrica sostuvo que han contemplado la disminución de retribución regulada por plantear el escenario más conservador, añadiendo que continúan "trabajando estrechamente con la autoridad para actualizar el modelo de remuneración de forma justa".

placeholder Diapositiva del nuevo plan estratégico de Endesa. En amarillo, la caída en 2020 de la distribución. (Fuente: Endesa)
Diapositiva del nuevo plan estratégico de Endesa. En amarillo, la caída en 2020 de la distribución. (Fuente: Endesa)

La interpretación que están haciendo ya varios expertos es que el Gobierno no se atreverá a llevar los recortes para las líneas de transporte y distribución demasiado lejos, dado que necesita continuar con las inversiones en la próxima década. Esto les lleva a pensar que finalmente el Ejecutivo será cauto con la reducción de la retribución, para evitar exponerse a que las dueñas de las redes lleven a cabo recortes que se puedan traducir en un peor nivel del servicio, con el efecto negativo que esto puede tener sobre el empleo.

Aunque ninguna empresa reconoce oficialmente que se guarden este as bajo la manga, varios ejecutivos admiten desde el anonimato que este asunto ya está encima de la mesa. Por su parte, el Gobierno sostiene que ninguna compañía le ha planteado el asunto directamente.

placeholder Estimación de caída de ingresos. (Fuente: Morgan Stanley)
Estimación de caída de ingresos. (Fuente: Morgan Stanley)

Uno de los analistas más descreídos con la supuesta rebaja de la retribución en 2020 explica que ahora mismo se está jugando una partida de póquer y aún es pronto para avanzar cuál será finalmente el recorte. "Las redes son un activo vivo, que necesita de unos cuidados e inversiones, con lo que las empresas juegan con esta baza en una hipotética negociación".

En esta misma línea se expresó Morgan Stanley en un informe de octubre al que ha tenido acceso El Confidencial: "Pensamos que la necesidad de inversiones podría generar incentivos (...) España va a necesitar otros 600 millones entre 2020 y 2025 para impulsar más redes que sirvan al vehículo eléctrico y la nueva interconexión con Francia [alrededor de 900 millones]", apunta el banco de inversión, y añade que "las empresas eléctricas tendrían algún poder de negociación con el regulador para lograr más incentivos".

Otro analista puntualiza que la situación del sistema eléctrico a día de hoy es muy diferente a la que se encontró el Gobierno antes de la reforma de 2013. Entonces el déficit estaba desbocado y era necesario recortar, pero ahora hay superávit en el sistema eléctrico, por lo que parten de una situación que no les obliga como entonces.

Sin embargo, el ministro Álvaro Nadal lanza recurrentemente el mensaje de que su principal preocupación es que no suba la factura a los consumidores y expresó en el Congreso de los Diputados que estos recortes pueden abaratar la factura en 2020 hasta un 10%. Algo discutible, ya que los expertos señalan que cualquier ahorro del sistema debe ir a pagar la deuda histórica contraída, que llegó a rozar los 30.000 millones de euros.

El Gobierno expresó en junio su intención de mantener los diferenciales ligados al bono dentro de tres años en el nivel actual, lo que en la práctica supone una bajada de entre el 25% y el 40% de la retribución, dada la caída de rentabilidad del bono español. Esto trajo una ola de informes negativos sobre las compañías eléctricas, que están sufriendo sus consecuencias en bolsa.

De hecho, algunos analistas siguen haciendo sus cálculos en base al hipotético recorte planteado por Nadal. Berenberg publicó un duro informe en el que pasaba de recomendar la compra de acciones de REE a optar directamente por la venta, lo que provocó un desplome del operador del sistema en bolsa el 1 de noviembre. Sostiene que la compañía cuenta con un elevado riesgo regulatorio que se puede traducir en una caída del 40% de su retribución desde 2020, por lo que directamente recomienda a sus inversores que salgan de la compañía española e inviertan en Italgas, dado el marco regulatorio más atractivo que tiene Italia.

Foto: Tendido eléctrico en España.

Otro que ha decidido rebajar sus expectativas este mes de noviembre sobre Endesa es Citi. Sus analistas apuntan que la eléctrica se enfrenta a una caída de ingresos del 35% hasta 2025, por la diminución en la retribución regulada y la competencia, y que esto aún no está descontado en el precio de la acción, que rebajan hasta los 16,80 euros desde casi 20. Estas alarmas llegan después de que otras firmas como Goldman Sachs abrieran la veda, tras hacer una enmienda total sobre el sector en España. A este se unió JP Morgan, que también rebajó precios y recomendaciones a la vista de las novedades regulatorias a Iberdrola y REE.

Foto: El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal (i), y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont. (EFE)

Esto es lo que está provocando que las eléctricas reaccionen y traten de apaciguar los ánimos respecto a esta cuestión. De hecho, tras el revuelo que provocó el informe de Goldman en septiembre, incluso el Gobierno parece estar bajando el tono. "Los asistentes a las reuniones coinciden en señalar que los dirigentes del Ministerio de Energía han bajado el 'tono' contra el sector eléctrico e incluso avanzan que los recortes podrían frenarse si son considerados 'injustos' para las propias compañías", afirma 'El Mundo'.

Esconden sus cartas

Ante esta situación, las compañías se ponen en disposición de jugar la partida sin mostrar todas sus cartas. El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, echó balones fuera cuando Alberto Gandolfi, el analista de Goldman Sachs que provocó el terremoto en el sector con su informe, le preguntó sobre una hipotética caída de la retribución de entre el 25% y el 40% a partir de 2020: "Hablar de cosas que vayan a suceder a partir de 2020 me parece como un sueño (...) las condiciones están cambiando y hay que esperar a la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que se va a aprobar en 2018 (...) muchas regulaciones se pueden cambiar". Su plan estratégico finaliza en 2020.

Morgan Stanley, sobre las redes: "Las empresas eléctricas tendrían algún poder de negociación con el regulador para lograr más incentivos"

Endesa, por su parte, ha pedido 500 millones de euros al BEI para llevar a cabo importantes inversiones en su red de distribución por 1.331 millones después de que Nadal se quejara en el mes de abril a su accionista mayoritario, la italiana Enel, porque el Gobierno quería que la compañía invierta mucho más.

Gas Natural Fenosa tampoco revela sus planes más allá de 2020. La compañía presentará un nuevo plan estratégico en febrero para el periodo 2018-2020. REE, otro de los grandes afectados por la regulación, cuenta con un plan inversor que expira en 2019.

Las renovables se llevan la peor parte

Los expertos explican que así como las eléctricas tienen cierta capacidad de negociación sobre la retribución futura de sus redes, por la necesaria inversión que estas precisan, con las renovables solo les queda envainársela. La rebaja de la retribución que se prevé tras los planes avanzados por el Ejecutivo afecta también a las plantas de generación bajo régimen específico (primas a la inversión).

Sin embargo, estos son activos en operación que no precisan de inversión, con lo que en este campo las eléctricas pierden margen de maniobra. Además, la regulación afecta mucho más. La nueva retribución baja de forma automática para el caso de las renovables desde 2020, mientras que las redes caen solo 50 puntos básicos cada año.

Foto: La sequía es uno de los factores que han influido en el mal comportamiento de las eléctricas. (EFE)

Esto impacta en gran medida a Iberdrola y Acciona, los dos más expuestos en España. Sin embargo, también en esta parte las compañías afilan sus cuchillos contra el Gobierno. Fuentes de las empresas sostienen que la nueva retribución para 2020 no se puede hacer sin una nueva ley que tenga que ser aprobada en el Parlamento como pretende Nadal. Una de las grandes 'utilities' asegura que los planes que pretende el Gobierno son "un disparate".

Esta idea también la recogen los analistas. Morgan Stanley sostiene en su último informe, en el que calma los ánimos sobre los recortes, que "la ley de electricidad española (Ley 24/2013) estableció el concepto de retorno 'adecuado' para actividades reguladas. Si bien no hay una medida clara de lo que significa 'adecuado', basándonos en los retornos de otros países y las estimaciones del mercado para el coste del capital de las empresas reguladas, creemos que es posible establecer que un rendimiento por debajo del 5% es poco probable que sea adecuado. Creemos que esto es particularmente relevante, ya que hay rendimientos en riesgo de moverse por debajo del coste de capital". Aún queda mucho partido por jugar.

Álvaro Nadal Gas natural Inversores Congreso de los Diputados Noticias de Iberdrola Embargos Red Eléctrica de España (REE) Gas Natural Fenosa Acciones Energía
El redactor recomienda