único satélite de criteria que no se mueve

Alemany se planta ante Abelló, KKR y Proa para dejar la sede de Saba en Cataluña

El grupo de aparcamientos es la única gran insignia de Criteria que mantiene su sede en Barcelona, decisión que el presidente ha justificado a los fondos por razones de negocio y neutralidad

Foto: Salvador Alemany, tras ser elegido presidente del Patronato del Liceu.
Salvador Alemany, tras ser elegido presidente del Patronato del Liceu.

Es la única de las grandes empresas del imperio Criteria que mantiene su sede en Cataluña. Saba, el gigante español de los aparcamientos, ha decidido apostar por la neutralidad y centrarse solo en el negocio, estrategia que incluye mantener su cuartel general donde siempre ha estado, es decir, en Barcelona.

Así se lo comunicó el propio presidente de la compañía, Salvador Alemany, a los fondos accionistas —Torreal, KKR y Proa Capital— cuando estos le mostraron su preocupación, según ha podido confirmar El Confidencial con fuentes conocedoras, conversaciones que se mantuvieron siempre dentro del ámbito de encuentros informales, ya que en ningún momento se ha elevado este punto a una reunión del consejo.

Tampoco el oficioso (que no oficial) acuerdo entre el Gobierno y Criteria para aprobar el real decreto que permitió a La Caixa llevarse su sede de Barcelona en 24 horas hizo a Saba cambiar de postura. A cambio de esta ley a la medida, el 'holding' presidido por Isidre Fainé aceptó impulsar el traslado de sedes de todo su universo empresarial, lo que conllevó la marcha de gigantes como Gas Natural, SegurCaixa Adeslas, Vidacaixa o la propia Abertis, presidida también por Alemany.

Saba está controlada en un 50,1% por Criteria, mientras que el resto del capital se lo reparten entre Torreal, el brazo inversor de Juan Abelló (20%), KKR (18,2%) y Proa Capital (10,5%). Además, hay otro 1,2% en manos de minoritarios.

Entre los argumentos que ha esgrimido el grupo de aparcamientos para defender que un cambio de sede es innecesario, destaca el hecho de que se trate de una compañía no cotizada y sin 'rating', lo que la aleja del embiste de la volatilidad vista en los mercados y de su castigo al riesgo Cataluña.

Un ejemplo de esta diferente vara de medir, en función de si se está en bolsa o no, se encuentra en la propia Abertis, que sí ha trasladado su sede a Madrid, pero que ha mantenido el domicilio de Acesa, la concesionaria de la AP-7, en Barcelona.

Precisamente, dentro del "no va a pasar nada" que ha esgrimido Alemany a los fondos para seguir en Cataluña, se incluye un razonamiento de que las empresas concesionarias, ya sean de autopistas o de aparcamientos, deben mantenerse neutrales, porque trabajan con administraciones de todo signo político, y deben ser interlocutores de todas ellas allá donde tengan negocio.

Con unos ingresos de 205 millones y ganancias netas de 32 millones, Saba cuenta con un parque de 200.000 plazas de aparcamiento donde el 68% se encuentra repartido por toda la geografía española —con Cataluña como principal mercado—, el 14,3% en Italia, el 8,57% en Portugal y el 9,08% en Chile.

La neutralidad política ahora defendida por Saba contrasta con el pasado de Alemany como asesor económico de Artur Mas, relación que aceptó justo cuando la antigua CiU empezó a adentrarse en la deriva independentista, y tras haber declinado la oferta del expresidente de la Generalitat para que ocupara la Consejería de Economía.

Al aceptar ponerse al frente del Consejo Asesor para la Reactivación Económica y el Crecimiento (Carec), el consejo de sabios que creó Mas, el presidente de Abertis y Saba dejó la presidencia del Círculo de Economía.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios