RENUNCIA A COMPRAR UN 10% DEL CAPITAL

Las cajas de Liberbank vetan la entrada de Cerberus en el consejo para no perder poder

La anunciada entrada de Cerberus en el capital de Liberbank se frustró porque el fondo exigía un asiento en el consejo, algo a lo que se negaron las cajas de ahorros mayoritarias

Foto:

Las luchas de poder han dado al traste con la que iba a ser la mayor incursión de un fondo de capital riesgo en un banco español y el regreso al sector del exdirector financiero del BBVA Manuel González Cid. Cerberus había negociado con Liberbank la compra de hasta un 10% de capital en la operación de venta de las cajas de ahorros que controlan la entidad, realizada el martes por la noche. Pero cuando llegó el momento de la verdad, exigió un asiento en el consejo que considera que le corresponde con ese porcentaje, según fuentes al tanto de la operación. El consejero delegado del banco, Manuel Menéndez, se negó por miedo a una pérdida de poder de las cajas. Y Cerberus decidió darle la espalda y abortar la operación.

Ya en las semanas previas a la colocación, Menéndez había mostrado sus reticencias a que el fondo tomara un porcentaje tan grande, escudándose en que quería que la venta de las acciones de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura sirviera para incrementar la liquidez del valor en bolsa, no para que siguieran bloqueadas en manos de otros accionistas significativos. Sin embargo, las fuentes citadas explican que detrás de este rechazo se encuentra el miedo a perder poder por parte de las cajas, que siguen controlando férreamente el banco (como sucede en todos los bancos surgidos de las antiguas cajas).

Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank. (EFE)
Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank. (EFE)

Estas cajas, convertidas en fundaciones, redujeron su presencia con esta venta en un 19%, con lo que pasaron de casi el 44% al 24,2%; no obstante, pretenden recuperar parte de esa dilución en la ampliación de capital de 500 millones que comienza hoy. Mientra eso sucede, el 'hedge fund' Oceanwood posee el 12,6% del capital y, según las fuentes citadas, ha incrementado ese porcentaje con la compra de parte de las acciones de las cajas y probablemente entrará en el consejo. En esas circunstancias, les daba vértigo que Cerberus tuviera otro asiento. Demasiado riesgo de perder el control.

Eso es lo que provocó el veto a este fondo, que, a su vez, decidió desistir por completo de la inversión. Esto tuvo la consecuencia de forzar una rebaja mayor del precio de la venta (las cajas esperaban ofrecer un 5% respecto al cierre de la bolsa y al final tuvieron que llegar al 9%) y que tuvieran que vender un porcentaje mayor del capital (el 19% en vez del 18%) para lograr los 125 millones que pretendían obtener.

Fondos activistas

Este tipo de fondos son activistas, es decir, pretenden influir en la gestión de las empresas y los bancos en los que participan para incrementar su rentabilidad y hacer subir su valor en bolsa, que es lo que les interesa. Este activismo explica la renuncia a tomar una posición relevante si no pueden participar en la toma de decisiones.

Manuel González Cid, ex director financiero de BBVA, actualmente en Cerberus.
Manuel González Cid, ex director financiero de BBVA, actualmente en Cerberus.

En el caso de Liberbank, han recibido muy bien las medidas adoptadas para blindarse y alejar los fantasmas del Popular: la venta de una cartera de 600 millones en inmuebles a Bain y la citada ampliación. Pero creen que, para que la acción se recupere desde los deprimidos niveles actuales, se puede hacer más, sobre todo en el control de costes. La frustrada entrada de Cerberus, el descuento que tuvieron que ofrecer las cajas y la inminencia de la ampliación provocaron que el valor cayera ayer el 5,16%, hasta 0,699 euros.

Ampliación para recuperar la solvencia

Como paso previo a la citada ampliación de Liberbank, las fundaciones bancarias de las antiguas cajas que dieron lugar a la entidad (Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura) pusieron a la venta en torno a un 18% del capital del banco (finalmente, el 19%) por 125 millones de euros, una operación con la que pretenden obtener ingresos para comprar derechos en la ampliación (lo que se conoce como 'operación blanca').

Desde el punto de vista de Cerberus, resultaba más atractivo hacerlo en esta colocación de las cajas a un precio fijo y con cierto descuento respecto al cierre del valor en bolsa. La alternativa era comprar en la ampliación, pero, como no son accionistas, deberían adquirir previamente derechos en bolsa. Y dado que Liberbank es un valor muy estrecho, ante una compra importante el precio de los derechos se dispararía y la inversión le saldría más cara.

Esta venta se produjo el mismo día en que Liberbank presentó sus resultados hasta septiembre, que arrojaron unas pérdidas de 270 millones. Esto es consecuencia de las provisiones que ha tenido que dotar para rebajar el valor de sus inmuebles hasta el precio al que los ha vendido a Bain. Con la ampliación, el banco pretende recuperar los niveles de solvencia perdidos por esta situación y alcanzar la tasa de cobertura (de los activos tóxicos que le quedan en balance) más alta del sector.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios