ofrece un depósito con alta remuneración

Sabadell lanza una campaña para captar 1.000 millones tras la crisis de Cataluña

La entidad llama uno a uno a los clientes para ofrecerles un depósito estructurado a un año con una rentabilidad por encima del mercado para frenar la salida de dinero

Foto: Vista del edificio del Sabadell en Alicante. (EFE)
Vista del edificio del Sabadell en Alicante. (EFE)

Banco Sabadell ha decidido tomar medidas para frenar la salida masiva de depósitos provocada por la tensión política en Cataluña. La entidad, que ha trasladado su sede a Alicante por la inseguridad jurídica derivada del anuncio y suspensión de la independencia, está llamando uno a uno a sus clientes para ofrecerles un producto con una remuneración muy por encima del actual tipo de interés oficial. El objetivo es captar ahorro para compensar el trasvase de dinero a otros competidores y no verse obligado a recurrir a líneas especiales de liquidez del Banco Central Europeo (BCE).

Fuentes de Banco Sabadell han confirmado que la institución ha puesto en marcha una iniciativa boca a boca, sin campaña de publicidad en las oficinas y en los medios, para que los clientes actuales inviertan parte de sus ahorros en un depósito estructurado vinculado al Ibex 35. La institución ofrece una rentabilidad del 0,75% si el principal índice de la bolsa española se mantiene o sube durante los 12 meses del periodo de cómputo. Si baja, el suscriptor recibe un 0,25%, una remuneración que 'a priori' puede parecer pírrica, pero que es muy superior al 0,08% que de media están abonando ahora los bancos por retener el dinero a un año.

La propuesta del Sabadell garantiza el 100% del capital, a cambio de que el cliente mantenga el dinero inmovilizado desde el 23 de noviembre de este año y la misma fecha de 2018. Es decir, se trata de un producto bancario a plazo ilíquido. Las aportaciones son desde un euro hasta un millón, por lo que va dirigido tanto a inversores particulares tradicionalmente con pocos recursos como a clientes de banca personal y banca privada con patrimonios por lo general bastante significativos.

El banco está haciendo esta comercialización desde las oficinas. Pero a diferencia de las campañas habituales únicamente con cartelería de la promoción, la dirección general del Sabadell ha dado orden a sus comerciales de llamar uno a uno a los clientes para ofrecerles este depósito estructurado. Y lo hacen con cierta exigencia, puesto que están indicando a los ahorradores que tienen que contestar en apenas 24 horas a la oferta comercial, pese a que el periodo de cómputo no arranca hasta dentro de algo más de un mes, el citado 23 de noviembre.

Una estrategia que tiene como objetivo último la captación de entre 500 y hasta 1.000 millones de dinero nuevo, como se denomina en el argot bancario a la llegada de efectivo de otras entidades o de clientes que lo tienen apartado en cuentas sin remunerar y que se lo pueden llevar a un competidor de un día para otro. Con esta iniciativa, el Sabadell se asegura que ese montante no saldrá de su balance en los próximos 12 meses. Una fórmula para corregir el impacto que la incertidumbre política en Cataluña ha tenido sobre los movimientos impulsivos de sus ahorradores.

Fuentes oficiales del banco presidido por Josep Oliu han declinado hacer ningún comentario sobre cuánto dinero salió de la entidad tras el 1-O, las posteriores intervenciones de Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, y de Felipe VI. Lo cierto es que el consejo de administración aprobó en la tarde del jueves 5 de octubre trasladar su sede oficial desde Cataluña a Alicante por el devenir de unos acontecimientos políticos que se traducían en una inseguridad jurídica para la institución y sus impositores.

Salida controlada

Otras fuentes señalan que los clientes retiraron entre 2.000 y 3.000 millones de euros del Sabadell entre el martes 3 de octubre, día de la aparición televisiva del Rey, y el viernes 6, una vez hecho oficial el cambio de sede. Un dinero que representa el 3% sobre los 99.500 millones que el banco tenía entre depósitos y cuentas a la vista a 30 de junio, y un 4,27% sobre los 70.231 millones de clientes españoles. Un fuga de depósitos que, según las mismas fuentes, se ha detenido ya una vez que la mudanza a Alicante ha calmado el ímpetu y el miedo de los ahorradores. Al contrario, la balanza empieza a inclinarse hacia el lado positivo.

En este sentido, la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, dio datos sobre la fuga de dinero que ha habido en los bancos catalanes en una entrevista con Carlos Alsina en 'Más de uno', de Onda Cero. “El independentismo está llevando a la incertidumbre y la inseguridad”, declaró, para añadir que “las empresas no se van porque el presidente Rajoy o el Gobierno hayan dicho que se vayan… Al final, las empresas se van porque sus socios, sus accionistas, ven cómo en un día perdieron 4.000 millones de euros en cuentas bancarias en Cataluña".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios