este lunes toma posesión de su cargo

Pulso al Gobierno del fondo TCI contra el nuevo presidente de Aena

El fondo The Children Investment (TCI), segundo máximo accionista de la compañía tras el Estado, votó en contra de la entrada de Jaime García-Legaz en el consejo el pasado viernes

Foto: Jaime García-Legaz tomará posesión como presidente de Aena este lunes. (EFE)
Jaime García-Legaz tomará posesión como presidente de Aena este lunes. (EFE)

El pulso entre el Gobierno y el inversor institucional más fuerte del consejo de Aena sigue en todo lo alto. Según fuentes próximas al órgano de dirección, el fondo TCI, segundo máximo accionista de la compañía, votó en contra de la entrada en el consejo de administración de Jaime García-Legaz y se abstuvo en su nombramiento como presidente y consejero delegado en el comité del pasado viernes.

La proposición del exsecretario de Estado de Comercio del Ejecutivo de Rajoy que traía Fomento bajo el brazo fue aprobada gracias al 51% que la sociedad Enaire mantiene en el gestor aeroportuario, con lo que el nombramiento de García-Legaz tomará efecto este mismo lunes. Aunque la decisión ya estaba tomada, el protocolo corporativo obliga a someter la propuesta de nuevo presidente al veredicto tanto del consejo de administración como de la comisión de nombramientos y retribuciones, órganos en los que está presente Christopher Anthony Hohn, fundador de TCI y representante del fondo en la compañía.

Con este gesto, TCI muestra su disconformidad con la decisión adoptada por el Gobierno. Tras la salida de Vargas, el inversor institucional había recomendado que el puesto de máximo responsable de Aena estuviera ocupado por un perfil más empresarial y menos político, con lo que su reclamación ha caído en saco roto.

El nuevo choque dentro del máximo órgano de decisión de la firma evidencia el malestar de este inversor institucional con el Ejecutivo, dominador de la empresa. TCI fue uno de los impulsores este verano junto con el ya expresidente José Manuel Vargas de lanzar una contraopa por Abertis que compitiera con la de los italianos de Atlantia, pero fue vetada por el Gobierno.

La principal reclamación de los inversores institucionales, a la que también se sumó Vargas, tiene que ver con el proceso de desinversión del Gobierno en la compañía. Estos accionistas buscan que el Ejecutivo pierda la mayoría del capital social de Aena. Entienden que, en la situación actual, las posibilidades de expansión internacional y crecimiento de la firma se ven limitadas, dado que muchos países vetan cualquier venta de infraestructuras a una compañía que está controlada por el Estado español. Pese a ello, Aena cuenta con aeropuertos fuera de España como el de Lutton en Londres y otros situados en Latinoamérica.

El Estado sacó a bolsa el 49% de la sociedad en 2015 y la compañía casi ha triplicado su valor bursátil. La buena marcha de los aeropuertos en España, principalmente Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat, le están reportando pingües beneficios, por lo que en los planes del Ejecutivo no está, por el momento, vender más acciones de Aena que le hagan perder el control del activo.

La elección de Jaime García-Legaz lleva implícita una vinculación más directa con el Gobierno, dado que ha participado en diferentes puestos de responsabilidad pública desde hace más de una década de la mano del Partido Popular. El murciano entra a presidir Aena sabiendo que TCI no está conforme con su elección.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios