ante la inminencia de la autorización

Fomento y Energía advierten a CNMV de que la opa de Atlantia sobre Abertis no es legal

Los ministerios de Fomento y Energía han enviado dos cartas al presidente del organismo regulador para hacerle saber que no debería autorizar la operación de Atlantia

Foto: Sede corporativa de Abertis. (EFE)
Sede corporativa de Abertis. (EFE)

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) lleva más de tres meses para aprobar la oferta pública de adquisición (opa) lanzada por Atlantia sobre Abertis. Aunque la autorización se esperaba para esta semana, lo cierto es que el organismo que preside Sebastián Albella ha recibido dos escritos de los ministerios de Fomento y Energía advirtiéndole de que la operación debe ser sancionada previamente por el Gobierno. Por tanto, le invitan a que no verifique el folleto de la operación, lo que supone 'de facto' ponerla en cuarentena.

Las cartas remitidas por el ministros de Fomento, Íñigo de la Serna, y por el de Energía y Turismo, Álvaro Nadal, y a las que ha tenido acceso El Confidencial, están fechadas el pasado 25 de septiembre. En ambos documentos, los dirigentes de las carteras responsables de las concesiones de las autopistas y de las telecomunicaciones de España describen los datos de la opa de Atlantia sobre Abertis. Pero le indican a Albella que cualquier cambio de titular de este tipo de activos debe tener previamente el visto bueno del Gobierno.

En los textos, los abogados del Estado de Fomento y de Energía le exponen al presidente de la CNMV la actual legislación española en materia de concesiones, en referencia a las carreteras que ahora mismo están bajo la gestión de Abertis e Hispasat, la empresa de satélites participada mayoritariamente por la empresa con sede en Barcelona. Un conjunto de normas que se resumen en que el Gobierno tiene capacidad de veto.

Pero lo más importante de las dos cartas es que tanto Fomento como Energía le apuntan a Albella, exabogado del prestigioso bufete Linklaters, que ninguno de los dos ministerios ha sido informado oficialmente de las intenciones de Atlantia, que no les ha solicitado en ningún caso su autorización para el cambio de control de los activos. Una forma de advertirle de que la CNMV puede aprobar una opa que no tiene el visto bueno del Gobierno.

"Se pone en conocimiento de la CNMV que a la fecha actual, no se ha recibido en este ministerio solicitud de la oferente [Atlantia] para el análisis de la autorización regulada en la Ley 8/1972, de 10 de mayo, de construcción, conservación y explotación de autopistas en régimen de concesión y el decreto 215/1973, de 25 de enero, por el que se aprueba el pliego de cláusulas generales para la construcción, conservación y explotación de autopistas en régimen de concesion", añade la carta del Fomento. Por tanto, le indican que "la CNMV no autorizará la oferta hasta que no se le acredite la obtención de la correspondiente autorización, no oposición, o simple notificación, salvo que hayan transcurrido los plazos para entender que la autorización se ha concedido por silencio administrativo".

Las cartas enviadas por Íñigo de la Serna y Álvaro Nadal paralizan 'de facto' la opa del grupo italiano, lanzada hace ya casi seis meses

Se trata del primer movimiento formal que hace el Ejecutivo de Mariano Rajoy para evitar la compra de Abertis por parte de Atlantia, operación que nunca ha gustado en Moncloa, pese a las últimas declaraciones oficiales de Luis de Guindos. El ministro de Economía aseguró este lunes que “el Gobierno adoptará una línea neutral en virtud de su competencia y teniendo en cuenta las reglas que se aplican a las empresas”. Además, agregó que “hay una autoridad específica que se ocupa del tema”, en alusión a la CNMV.

En realidad, las declaraciones del ministro de Economía venían a refrendar las posturas de sus homólogos de Fomento y Energía, ya que puntualizó que la opa debería tener en cuenta la legislación española sobre las concesiones de autopistas y telecomunicaciones. Esta es la agarradera del Gobierno para impedir que Abertis pase a manos italianas.

Mala relación con Roma

Un país con el que España tiene unas relaciones empresariales distantes por la compra de Endesa por parte de Enel y los vetos que en su día sufrieron BBVA y Telefónica cuando quisieron adquirir Banca Nazionale del Lavoro y Telecom Italia, respectivamente. Sin olvidar que fue el Gobierno transalpino el que en 2006 prohibió precisamente la toma de control de Autostrade, la actual Atlantia, por parte de Abertis.

Después de meses de tensión y estrategias intimidatorias más o menos veladas, el Ejecutivo italiano llegó a amenazar con rescindir concesiones a Autoestrade si la integración de ambas empresas salía adelante. El veto llegó en agosto de ese mismo año, posición que le supuso la reprimenda de la Comisión Europea. El organismo europeo recordó a Roma que no podía adoptar una postura contraria a la de Bruselas y que era a la Unión Europea a la que correspondía la competencia exclusiva en las fusiones de dimensión comunitaria. En diciembre de 2006, Autoestrade y Abertis anunciaron que tiraban la toalla por la entrada en vigor de una nueva normativa italiana sobre concesiones que lastraba, aún más, la fusión.

El Gobierno español ve con mejores ojos que la concesionaria participada en un 22,5% por CaixaBank quede en manos nacionales, motivo por el que ve bien la pretensión de ACS de lanzar una contraopa para competir con Atlantia. Una transacción de al menos 17.000 millones de euros que tiene en vilo a miles de accionistas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios