aluvión de recursos

Guerra abierta por el último catastrazo de Madrid: Hacienda cobra por obras exentas

El Colegio de Administradores de Fincas de Madrid prepara un aluvión de recursos tras detectar que la última revisión del catastro ha exigido declarar obras que están exentas

Foto: El distrito de Chamberí es donde más casos se han detectado de reclamaciones del catastro por obras exentas.
El distrito de Chamberí es donde más casos se han detectado de reclamaciones del catastro por obras exentas.

En pleno descanso estival, entre los meses de julio y agosto, los administradores de fincas de Madrid han recibido un aluvión de consultas por parte de ciudadanos madrileños a quienes la Gerencia Regional del Catastro ha anunciado una subida del IBI y el cobro de 60 euros a cada uno de los vecinos propietarios de los inmuebles fiscalizados. ¿El motivo? Haber detectado una serie de reformas y mejoras de sus edificios que no habían sido declaradas correctamente, que elevan el valor del inmueble y, por tanto, del impuesto a pagar.

El problema, según denuncian desde el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid) es que muchas de esas obras no fueron comunicadas porque están exentas. En concreto, se acogen al artículo 16 de la Ley del Catastro Inmobiliario, que detalla las obras que deben ser comunicadas, especificando que “no se considerarán tales las obras o reparaciones que tengan por objeto la mera conservación y mantenimiento de los edificios, y las que afecten solo a características ornamentales o decorativas”.

En el caso de Madrid, además, se suma que “la ordenanza de edificación técnica, en el artículo 7, define cuáles son las obras de conservación que debe revisar la inspección técnica de edificios, por tanto, toda obra que se ejecuta por una inspección desfavorable es una obra de conservación, no de reforma o de mejora, porque entonces no estarías dentro de la ordenanza, y el artículo 16 de la Ley del Catastro detalla que este tipo de obras no deben ser comunicadas”, explica Apolonio Dorado, vicepresidente de CAFMadrid.

Este organismo acaba de preparar un recurso para que todos los afectados puedan tomar acciones contra esta decisión, movimiento que, aseguran, será generalizado en algunos barrios como Chamberí, donde, aseguran, las protestas que están recibiendo de los vecinos son generalizadas, aunque alertan de que también están llegando casos de otros distritos, como Centro o Atocha, y creen que irán a más, porque muchas de estas comunicaciones, al haberse recibido en verano, se están analizando ahora.

El Colegio de Administradores de Fincas denuncia que en Chamberí es generalizada la subida del IBI por obras que no suponen un incremento de valor

Un ejemplo de vecindario que ha decidido movilizarse es una comunidad de 84 vecinos de Chamberí que en 2006 corrigió unas deficiencias de la fachada principal y en los patios, obras que ahora, once años después, el castrato estima que han disparado un 94% el valor del inmueble, desde 28,9 hasta 56,1 millones, subida por la que Hacienda exige también revisar el correspondiente pago del IBI.

El problema concreto de este ejemplo es que estas obras se llevaron a cabo tras recibir una notificación de la Junta Municipal del Distrito de Chamberí, requiriendo ejecutar, en el plazo de un mes, las obras necesarias para subsanar el "mal estado de revestimiento de fachada principal, patios laterales y central, albardillas de peto de cubiertas sueltas, repaso de chimeneas y vierteaguas de ventanas de patios", según ha comprobado el administrador de la finca, que todavía guarda la documentación.

No se puede hacer una política de fomento de obras y luego aprovecharla para subir impuestos

"Con esto, desincentivas que la gente haga obras de mejora en su vivienda. No puedes hacer una política de fomento de obras y luego aprovecharla para subir impuestos", denuncia Dorado. La regularización catastral llevado a cabo en Madrid ha supuesto para el IBI un incremento de cuota en el periodo 2013-2017 de más de 13 millones de euros, cifras que el propio Ayuntamiento prevé incrementar en los próximo meses con las liquidaciones del impuesto que se vayan generando hasta final de año.

Lo que se está viendo en Madrid ahora hace temer que el catastro pueda repetir la jugada a partir de junio de 2018, cuando todas los inmuebles residenciales con más de 50 años estarán obligados a tener el Informe de Evalución de Edificios (IEE) que exige cumplir unos estándares de conservación, accesibilidad y eficiencia energética que va a conllevar obras en muchas comunidades.

"Cuando se hace el IEE se lleva a cabo una revisión del edificio para su correcto mantenimiento y conservación, pero no estás cambiando, ni rehabilitando, ni haciendo una construcción nueva. Sigue siendo un edificio antiguo y, si mañana compro una vivienda en uno de estos edificios, la voy a tener que reformar", explica Dorado.

Según datos del Ayuntamiento de Madrid, más de 35.000 inmuebles han sido regularizados tras la inspección llevada a cabo entre el 1 de abril de 2016 y el pasado 31 de julio, trabajos que forman parte de una ofensiva lanzada a nivel nacional por el Ministerio de Hacienda hace tres años y dirigida, dentro de su iniciativa de lucha contra el fraude, a regularizar la situación catastral de los inmuebles de todo el país.

La cara más conocida de esta acción son los drones con los que se han descubierto ampliaciones de viviendas o construcciones de piscinas que nunca se comunicaron. La menos conocida, las obras que están exentas de ser comunicadas, ya que según denuncian administradores de fincas con los que ha hablado este medio, cuando se han dirigido al catastro a informarse sobre qué normativa ampara esta regularización, y su correspondiente subida del IBI, nunca se les ha informado de que existe la citada excepción.

Solo en Madrid capital, la regularización ha supuesto para el IBI un incremento de cuota en el periodo 2013-2017 de más de 13 millones de euros

Desde el Miniserio de Hacienda dejan abierta la puerta a que puedan haberse cometido errores en algunos casos, pero reconocen que los afectados se ven ahora inmersos en una situación en la que deben primero pagar y, después, recurrir, con la obligación de tener que certificar que no es una obra de mejora. Desde el Ayuntamiento de Madrid cifran en 1.353 las alegaciones resueltas dentro del procedimiento, además de haber recibido 339 recursos de reposición. No obstante, estos números prometen dispararse a partir de ahora, con el recurso que ha preparado CAFMadrid.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios